Monday - Jan 18, 2021

Trabajadores agrícolas: «Esenciales» pero viven con miedo


Pilar Marrero

Ethnic Media Services

 

Tienen salarios muy bajos, pocos beneficios, no tienen cobertura médica y no tienen días de enfermedad. Aproximadamente la mitad son indocumentados. Sin embargo, se les considera trabajadores «esenciales» que cosechan y empaquetan verduras y frutas, trabajan en plantas de empaque de carne, recogen y transportan el producto.

Son trabajadores agrícolas, tan importantes para mantener al país alimentado y en movimiento que están exentos de las órdenes de «quedarse en casa» e incluso de la reciente prohibición de dos meses de la administración Trump sobre nuevos inmigrantes. Las reglas para los trabajadores agrícolas de temporada se han relajado y, si se aprueba una propuesta reciente presentada por la administración, se puede permitir que los agricultores “reduzcan los salarios” para ellos.

Ahora estos trabajadores trabajan con miedo a morir de Covid-19. Hasta ahora se ha hecho muy poco para estabilizar su estado, asegurar que estén protegidos y compensarlos si terminan enfermando.

Hay un impulso creciente por parte de legisladores, sindicalistas y grupos de defensa «para proteger a los trabajadores agrícolas y la cadena de suministro de alimentos», luego de informes a mediados de abril de que 41 trabajadores agrícolas fueron diagnosticados con Covid-19 en el condado de Monterey, una de las áreas agrícolas clave de California. , Los asambleístas de California Robert Rivas (D-Hollister) y Eduardo García (D-Coachella) presentaron el primer paquete de ayuda Covid-19 en la nación enfocado en los trabajadores agrícolas. La legislación propuesta incluye licencia por enfermedad con goce de sueldo ampliada, pago por condiciones de vida peligrosas suplementarias para cubrir el aumento de los costos de salud y cuidado de niños, y otras medidas.

Mientras tanto, el Caucus Hispano del Congreso escribió una carta a los líderes de ambas cámaras del Congreso, solicitando asistencia financiera, apoyo para las necesidades de cuidado infantil y fondos adicionales para los centros de salud comunitarios y asistencia financiera directa para los trabajadores agrícolas, recordándoles que “la seguridad alimentaria de nuestra nación depende de la capacidad de los trabajadores agrícolas para continuar trabajando de manera segura para producir nuestros alimentos».

El alivio no pudo llegar lo suficientemente pronto para los hombres y mujeres en los campos de California.

El hondureño José Ramos trabaja en una empacadora de verduras en Santa María, cerca de Santa Bárbara. Ramos, un padre de cuatro hijos de 41 años, va a trabajar nerviosamente porque su empresa, dice, no dijo nada sobre el COVID-19 hasta hace unos días.

“Hasta hace poco no nos daban ninguna orientación pero muchos tomábamos nuestras propias medidas, como comprar gel para traer y hacer nuestras propias máscaras porque los jefes no nos las daban”, explicó Ramos. Señaló que en su empacadora el distanciamiento social era casi imposible. “En la zona donde trabajo hay cuatro empacadores, dos cajeros y de 8 a 10 cortadores en un espacio reducido, olvídate de los dos metros. Hay tres pies como máximo entre una persona y otra».

Armando Elenes, secretario-tesorero de United Farm Workers, dijo que el 77 por ciento de los trabajadores en una encuesta reciente informaron que los empleadores no habían cambiado las prácticas laborales ni ofrecieron información sobre la pandemia.

“Ahora a muchos se les dice que vayan a trabajar con una máscara, es como decirle a alguien que tiene que cavar hoyos en el suelo que venga con su propia pala. Si demandan equipos para trabajar, deben proporcionarlos”, dijo Elenes, quien señaló que hay fincas individuales que están mejorando sus prácticas.

Las regulaciones de Cal OSHA detallan un programa de prevención y seguridad que todos los empleadores de la industria agrícola deben implementar, incluida la capacitación de los trabajadores y la información sobre qué es COVID-19 y cómo se propaga, cómo prevenirlo y cuáles son los síntomas.

Los empleadores deben implementar medidas de seguridad en la granja y proporcionar limpiadores y desinfectantes y unidades de lavado de manos, así como medidas para aumentar la distancia física.

Sin embargo, los trabajadores agrícolas, sindicalistas y activistas de la salud señalan que esto no se ha aplicado de manera constante.

“El programa de trabajadores agrícolas de Asistencia Legal Rural de California (CRLA) recibe numerosas llamadas de trabajadores”, dice Estella M. Cisneros, directora regional del programa. “Informan que muchas empresas no han tomado ninguna medida”.

“Están en una situación difícil”, agregó Cisneros. “Si trabajan pueden exponerse y si no trabajan no tienen ingresos ni ayuda de ningún tipo”.

Algunos trabajadores agrícolas también informan que los capataces o jefes de cuadrilla difunden información errónea y dicen que el virus no es real. Los más preocupados son los que trabajan en plantas empacadoras de carne o verduras, ya que trabajan en interiores y en ambientes con aire acondicionado, considerados mucho más peligrosos que trabajar al sol y al aire libre, agregó Cisneros.

Un nuevo informe de la Iniciativa de Investigación de Capacidad Cívica (CCRI) de la Universidad de California en Merced, estima que el 42 por ciento de los 250,000 trabajadores agrícolas en el Valle de San Joaquín son indocumentados. Al menos 112,000 no recibirán el pago de estímulo federal.

El informe destaca otras vulnerabilidades exacerbadas por la pandemia, incluida la inseguridad alimentaria y de vivienda, la falta de beneficios para la salud, la falta de días de enfermedad y el escaso acceso a equipos de seguridad. CCRI recomienda que las ciudades y condados del Valle emprendan políticas