Tuesday - Nov 13, 2018

‘Una noche eterna de persecución y muerte’: los activistas hablan sobre la represión de Nicaragua


nicaraguandemonstratro3

A pesar de los asesinatos en masa y las nuevas leyes autoritarias, una oposición diversa dice que el movimiento para derrocar a Ortega está lejos de haber terminado.

por Maia Hibbett

Desde finales de abril hasta principios de julio, miles de nicaragüenses marcharon por las calles, las carreteras con barricadas y las universidades ocupadas. Mientras tanto, corearon el eslogan omnipresente de su movimiento: “Ortega y Somoza son la misma cosa”. En inglés, y sin la rima inteligente, significa: “Ortega y Somoza son la misma cosa”. Establece un paralelo entre Anastasio Somoza , el dictador de derecha que gobernó desde 1967 hasta 1979, y Daniel Ortega, el primer y único presidente del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el partido socialista revolucionario que derrocó a Somoza hace casi 40 años.

La frase habla del núcleo del descontento del pueblo nicaragüense con Ortega: ya no representa los ideales de bienestar social, acceso a la educación y antiimperialismo en los que se fundó el partido sandinista. Ortega se ha movido tan a la derecha, según Yanice Pérez, un organizador juvenil y artista cuyo nombre ha sido alterado por su seguridad, que la lucha en su contra “tiene antecedentes históricos sandinistas”.

Sin embargo, Guillermo Obando Corrales, un profesor de español de la escuela secundaria de Managua de unos 20 años, hizo hincapié en cómo la situación actual era diferente. “En la era de Somoza, nunca llegaron a 448 muertos en las manifestaciones”, dijo Corrales, citando el número de muertos declarado por la Asociación Nicaragüense de Derechos Humanos (ANPDH) a partir de nuestro video chat el 2 de agosto. Para Corrales, las circunstancias detrás estas bajas -que según el gobierno son menos de la mitad de las estimadas por ANPDH- marcan una distinción clave entre la inestabilidad actual y la revolución sandinista, que resultó en 10,000 muertes incluso antes de que la Contra War apoyada por Estados Unidos matara a miles más. Durante la revolución sandinista, las resistencias tomaron armas y formaron un ejército guerrillero. Ahora, Corrales dijo, “No estamos en una guerra. Estamos en una masacre “.

La reciente represión violenta y legislativa por parte del gobierno de Ortega ha hecho que Nicaragua sea demasiado peligrosa para que las resistencias se reúnan públicamente. Más allá de la amenaza de ser fusilados o secuestrados, los manifestantes ahora enfrentan un enjuiciamiento penal: desde el 16 de julio, los manifestantes pueden ser acusados y juzgados como terroristas; más de 200 han sido detenidos bajo las nuevas leyes ya. Pero, a pesar de los asesinatos y las nuevas leyes autoritarias, los miembros de la oposición insisten en que su movimiento está lejos de terminar. Corrales dijo que los ataques verbales de Ortega a “esta revolución pacífica” están perdiendo credibilidad, y cuando Ortega afirma que los manifestantes son los verdaderos agresores, “ya nadie le cree”.

A través de un movimiento diverso que incluye estudiantes universitarios y amas de casa, comunidades indígenas y pobres rurales, feministas y homosexuales, existe una demanda unificadora: Ortega y Rosario Murillo, la primera dama y vicepresidenta reunidas, deben acordar acelerar el cronograma electoral que de otra manera los mantendría en el cargo hasta al menos 2021. Si lo hacen, casi se garantiza que serán votados fuera del poder.

Pérez me dijo con seguridad: “Si tuviéramos elecciones democráticas y transparentes, Ortega perdería”. Señaló un amplio escepticismo sobre la legitimidad de las últimas elecciones en 2016. Debido a que los miembros registrados del FSLN hicieron las encuestas, muchos nicaragüenses creen que las cifras finales eran decidido antes de que se emitieran los votos.

La chispa del movimiento de oposición fue, irónicamente, un incendio. Reflexionando sobre los primeros días de la resistencia, Santos Méndez, un estudiante de ingeniería en la Universidad Centroamérica (UCA) de Managua, dijo: “A principios de abril, las noticias se propagaron rápidamente de un incendio en la Reserva Biológica Indio Maíz … Fue la demora en respuesta del gobierno, poca información sobre la situación y el rechazo de la ayuda internacional para extinguir las llamas que causaron la conciencia ambiental de UCA”. Indio Maíz es el hogar de comunidades Rama-Kriol indígenas y afrodescendientes, lo que hace que el gobierno se descuide olor a racismo ambiental

A medida que crecía la indignación por el fuego, el gobierno anunció reformas inesperadas para aumentar los impuestos a la seguridad social y reducir los beneficios. “La población nicaragüense se despertó cuando el ‘gobierno de solidaridad’ hizo una reforma a la seguridad social … [que] obligaría a los pensionistas a pagar el 5 por ciento al INSS [Instituto Nicaragüense de Seguridad Social]“, explicó Méndez.

El cambio repentino que buscó financiar el INSS es sintomático de lo que Pérez llamó el “clientelismo” del régimen de Ortega, que está en el corazón de la insatisfacción popular. Independientemente de lo que los llevó a la protesta, dijo Pérez, la mayoría de los disidentes están de acuerdo en que el acceso a los bienes públicos proporcionados por el autoproclamado gobierno socialista de Nicaragua es desigual, determinado sobre la base de la lealtad del partido en lugar de la mera ciudadanía nicaragüense.

“El partido [está] interviniendo en lo que debería ser neutral”, dijo. “Una de las mayores críticas del Orteguismo es que Ortega cooptó todos estos bienes públicos”.

Se refiere al partido como Orteguista, en lugar de sandinista, una distinción lingüística que se ha convertido en un indicador común del divorcio de Ortega de los valores fundacionales del FSLN. Donde el Frente Sandinista se estableció como socialista, el gobierno de Ortega ha privatizado las industrias nicaragüenses e hizo que los servicios sociales dependieran de la lealtad del partido.

“Antes del 18 de abril teníamos una sociedad tranquila”, dijo Corrales. Llamando a su propia familia “políticamente correcto”, dijo que, temiendo represalias del gobierno, sus padres lo habían desalentado de hablar. Pero Corrales “no pudo soportarlo más” y se unió a las protestas el 19 de abril, el día después de que el disidente comenzara a dirigir su enojo no solo por la respuesta al fuego y las reformas de la seguridad social, sino por la totalidad del régimen de Ortega.

Dijo que se encontró con manifestantes progubernamentales que parecían “perezosos, cansados … como si estuvieran obligados a estar allí”. Los jóvenes leales a Ortega, conocidos como la Juventud Sandinista, se burlaban de los manifestantes y les arrojaban piedras. Pero los insultos y las piedras pronto dieron paso a los disparos de la policía y al gas lacrimógeno, lo que llevó a los manifestantes como Corrales a esconderse. Fue ahí, explicó, que encontró la verdadera solidaridad. “La gente del vecindario [circundante] comenzó a abrir sus puertas para protegernos”, dijo, aún asombrado más de tres meses después. “La policía estaba tratando de entrar a la casa [donde se escondía Corrales], pero la gente le dijo ‘vete, no puedes entrar a mi casa’. Ya no tenían miedo”.

Después de media hora escondido, Corrales caminó a otro vecindario, donde los civiles le ofrecieron pan y agua. Le preocupaba encontrarse con las fuerzas de seguridad en su camino a casa, pero las calles de Managua estaban solitarias y en silencio.

Llegó a casa quemado por el sol, exhausto y con dolor en los pies. “¿Por qué saliste?”, Su familia gritó: “¡No vuelvas a hacer eso!” Después de reconocer su preocupación, Corrales se apresuró a ir a la cama. Pero antes de irse a dormir, su hermana pequeña entró a su habitación y le preguntó si había obtenido algún video. Él le mostró uno que había filmado mientras se escondía. En él, habla con la cámara, explica lo que está pasando, y la voz de una mujer le dice a la policía: “Somos personas, como usted … Estamos en nuestro propio hogar. No puedes invadir “. Los disparos se hacen eco en el fondo.

La hermana de Corrales publicó el video en Facebook, pero tenía miedo de ser identificado y perseguido por sus contenidos. En cambio, se envió un WhatsApp y se durmió. Su hermana pasó el video a sus amigos en WhatsApp, quienes rápidamente lo circularon en Facebook y Twitter. Cuando Guillermo despertó, se había vuelto viral.

- Nota del editor: debido a la duración de este artículo, se publicará en dos partes.

CONTINUARÁ LA PRÓXIMA SEMANA.