Wednesday - Nov 14, 2018

Un inmigrante antes indocumentado reflexiona sobre el plan de Obama


First Person, Adrian Avila
New America Media

En un gimnasio lleno de una escuela en Las Vegas, Nevada, el presidente Barack Obama habló con calma sobre la posibilidad real de una reforma migratoria integral. Cuando me senté en mi silla a sólo 15 metros de distancia del presidente, estaba tratando de entender lo que estaba pasando en frente de mí. Como un individuo que fue indocumentado durante 22 años aquí en Estados Unidos, no podía creer que estaba a punto de escuchar un discurso que había soñado toda mi vida adulta.

Sólo cuatro meses antes, no se me habría permitido entrar a este evento, ya que no habría podido proporcionar una identificación adecuada. En aquel entonces, yo era un inmigrante indocumentado con muy pocas oportunidades en este país.

Las palabras no pueden y nunca podrán verdaderamente explicar lo que significa ser indocumentado. Sería como explicar lo que se siente correr una maratón a alguien que nunca ha corrido más de una milla. Pero como alguien que ha estado en ambos lados de la línea de indocumentados, tengo la esperanza de que, esta vez, el cambio llegará.

Después de sobrevivir como inmigrante indocumentado desde la edad de seis años, ahora soy titular de una U-Visa, que me concede estatus legal en este país desde hace cuatro años. También ahora tenemos un camino a la residencia permanente y a la ciudadanía algún día.

Estoy siguiendo el camino que millones de aspirantes tomarían si el plan que Obama propuso el 29 de enero se hace realidad. Ese plan incluye una revisión de los antecedentes con la biometría, y el pago de multas por entrar al país ilegalmente – todas, cosas en las que estaba más que dispuesto a participar.

A medida que el presidente dio su discurso relatando historias de por qué la reforma es necesaria, pensé en algunos de mis parientes más viejos que me criaron, que trabajaban y vivían con pocas esperanzas de que su situación pudiera cambiar. Tenía imágenes de ellos manejando a sus puestos de trabajo, nuevos y mejores empleos, con una licencia de conducir que siempre necesitaron, pero que siempre se les negó. Esa capacidad de poder compartir la carretera con todos los demás ciudadanos de este país, sin el temor a ser procesados, es una libertad que se siente realmente cambia la vida.

Lo que algunos – incluso los defensores de la reforma de inmigración – no saben es que la legalización no es sólo acerca de los privilegios básicos, como ser capaces de conducir y trabajar legalmente, pero que alivia el increíble y a veces debilitante estrés de ser indocumentados. Convertirse en legal transforma el ser de una persona. Lo sé porque yo estoy experimentando esos sentimientos ahora. Puedo tener momentos que siempre he soñado – ser capaz de conducir a mi esposa, pudiendo presentar una identificación apropiada cuando se me solicita, y ser visto como un ser humano mientras lo hago, y no como una especie de monstruo de la boogie mexicana.

Ahora imagine los 11 millones de inmigrantes indocumentados que tendrán la misma oportunidad – que van a cambiar este país en formas que son prácticamente inimaginable. Va a haber millones de personas que están dispuestas a trabajar más duro que nunca. Sería una de las mejores inversiones que este país puede hacer por su gente.

Cuando el presidente presentó una acción diferida el pasado junio de 2012, fue un pequeño paso hacia el logro de esta aspiración largamente esperada. Esa política permitió que jóvenes indocumentados que llegaron aquí antes de la edad de 16 años, y están bajo la edad de 31 años, califiquen para obtener un permiso de trabajo. Pero el cambio que trajo es pequeño en comparación con lo que tenemos en nuestras manos – un sistema de inmigración que es un gran problema que necesita grandes soluciones. Tenemos que arreglar las viejas leyes rotas que rigen nuestro sistema de inmigración y permitir el acceso a personas de todas las edades que cumplen con los requisitos para ser americanos. Uno nunca sabe a qué edad van a alcanzar la grandeza. Así que decir, a través de la acción diferida, que Estados Unidos sólo valida los jóvenes inteligentes, es erróneo.

Yo sé que el camino a la victoria es muy largo, que tendrá que viajar a través de la locura que es el proceso legislativo de EE.UU., pero espero y rezo para que la misma oportunidad que se me dio a mí se le dará a las personas que quieren ser una parte positiva en esta nación. Una cosa que muchos olvidan es que no todos los 11 millones quieren ser ciudadanos de este país. Pero para aquellas personas dispuestas a pasar por el proceso, sea lo que sea, sé que la recompensa será más que digna de él. Usted no puede beneficiarse sin trabajar por algo, y en comparación con lo que los inmigrantes enfrentan a diario, esta batalla debe ser un paseo por el parque.