Thursday - Dec 13, 2018

Tensiones suben mientras EE.UU. anuncia simulacros militares cerca de Venezuela


venezuela_drill_HL

Tres países sudamericanos se preparan para realizar un gran simulacro militar cerca de Venezuela a finales de este año. La participación de los militares estadounidenses en el ejercicio ha generado preocupación por las verdaderas intenciones de los Estados Unidos en la zona, ya que ha trabajado para desestabilizar encubiertamente la economía venezolana.

por MintPress News Desk
Análisis de noticia

CHILE – La intervención de los militares estadounidenses en un próximo simulacro militar multilateral en América del Sur ha generado preocupación por posibles motivos ocultos por parte de los Estados Unidos. El simulacro, denominado “Operación: América Unidos”, implicará la instalación de una base militar temporal En la triple frontera compartida por las otras naciones participantes: Perú, Brasil y Colombia.

Según Theofilo de Oliveira, máximo general de las Fuerzas Armadas Brasileñas, los militares estadounidenses realizarán el ejercicio junto con las tres naciones latinoamericanas este mes de noviembre en un período de diez días. Los militares brasileños han afirmado que el objetivo del ejercicio es “desarrollar un mayor conocimiento, compartir experiencias y desarrollar la confianza mutua”. Los funcionarios del gobierno brasileño han negado firmemente los rumores de que el ejercicio llevará al establecimiento de una base militar multinacional en el Amazonas.

Estados Unidos fue invitado a participar por el presidente no elegido de Brasil, Michel Temer, que ha impulsado notablemente el gasto militar brasileño en un 36 por ciento, al tiempo que congeló el gasto público durante dos décadas a través de una controvertida enmienda constitucional.

Una relación amistosa con el ejército brasileño es clave para el interés estratégico de Estados Unidos en Sudamérica. Como señaló a la BBC, Héctor Luis San Pedro, coordinador de seguridad internacional, defensa y estrategia de la Asociación Brasileña de Relaciones Internacionales: “Brasil es un socio estratégico para la doctrina de los militares. Si Estados Unidos tiene una buena relación con la marina brasileña, es más fácil difundir su mensaje entre los militares de la región”.

Pierre señaló que el ejercicio es de particular interés para los Estados Unidos, ya que presenta una oportunidad para enfocarse en la situación política en Venezuela. Según Telesur, el presidente Donald Trump ya se ha reunido con los presidentes de Perú y Colombia para discutir el interés de Estados Unidos en Venezuela.
Como señaló anteriormente MintPress, Venezuela ha sido blanco de una guerra económica continua mientras los Estados Unidos continúan interrumpiendo el gobierno izquierdista llevado al poder por el fallecido Hugo Chávez. Si bien Nicolás Maduro -el sucesor de Chávez- tiene ciertamente una parte de la culpa por la situación actual de Venezuela, los Estados Unidos han trabajado para devastar encubiertamente la economía venezolana mediante una combinación de sanciones y manipulación de los precios del petróleo.

Con sus reservas de efectivo disminuyendo rápidamente como resultado, el gobierno de Maduro, en dificultades, probablemente irá a la quiebra en algún momento en los próximos meses, ya que casi el 70 por ciento de sus reservas restantes deben ser utilizadas para pagar intereses de los préstamos de gobiernos extranjeros. Cuando comience “Operación: América Unidos”, la situación en Venezuela es muy probable que sea mucho más grave y el gobierno de Maduro esté a punto de colapsar.
Además, Estados Unidos ha canalizado millones a los partidos de oposición venezolanos desde el fracasado golpe de estado contra Chávez en 2002, habiendo gastado entre 50 y 60 millones de dólares desde la elección de Chávez para reforzar la derecha del país. Ahora, esa cifra crecerá sustancialmente a medida que el Senado de los Estados Unidos se disponga a votar un proyecto de ley que canalizaría millones más a la oposición venezolana, así como a organizaciones no gubernamentales sin nombre.

El proyecto de ley, titulado “Ley de Ayuda Humanitaria y Defensa de la Gobernabilidad Democrática de Venezuela”, pretende ofrecer 10 millones de dólares en “asistencia humanitaria” a Venezuela y otros 10 millones para “promoción de la democracia”.

Como lo señala el propio proyecto de ley, Estados Unidos está sumamente interesado en la situación financiera de Venezuela, particularmente debido a las preocupaciones de Estados Unidos de que Rusia pueda ganar el control de la infraestructura petrolera venezolana si el gobierno de Maduro termina declarándose en bancarrota.

En el texto del proyecto de ley, se plantean preocupaciones sobre la petrolera estatal venezolana PDVSA y sus transacciones con Rosneft, una empresa petrolera estatal rusa. Como señaló TeleSur: “temiendo que PDVSA pudiera incumplir sus préstamos de Rosneft por $ 4 y $ 5 billones de dólares, independientemente de los constantes pagos de deuda de Venezuela, el proyecto advirtió que Rosneft podría controlar la filial de CITGO Petroleum Corporation de PDVSA, la cual controla la infraestructura de energía crítica en 19 estados de los Estados Unidos”. Viendo que Rusia ya ha tomado el petróleo venezolano por facturas impagas a pesar de su alianza política, este temor no es infundado.

Mientras los Estados Unidos han realizado ejercicios en Sudamérica en el pasado con poca fanfarria, el momento y ubicación del nuevo simulacro, así como las naciones involucradas en él, han levantado especulaciones sobre los actuales objetivos de Estados Unidos en América del Sur.

Dado el temor estadounidense de que el petróleo venezolano se convierta en propiedad del gobierno ruso, así como la documentada historia de Estados Unidos de derrocar y socavar a los gobiernos izquierdistas en Venezuela, “Operation: American United” puede ser menos un ejercicio y más de lo que su nombre Implica – una manera de traer a Venezuela, junto con otras naciones sudamericanas, de vuelta al pliegue de la influencia estadounidense.