Tuesday - Sep 18, 2018

Senado avanza después de acuerdo de inmigración


por Alex Meneses Miyashita

Harry ReidHarry Reid

El Senado comenzó debatiendo la inmigración esta semana, después que los parlamentarios republicanos y llegaron a un acuerdo esta semana.

El Líder de la Mayoría del Senado, Harry Reid (Nev.) dijo el 9 de mayo que si no se lograba acuerdo el 14 de mayo, la cámara tomaría la legislación aprobada por el Senado el año pasado en un punto de inicio del debate.

El proyecto que Reid está llevando al piso fue aprobado por el Senado con 62 votos en el 109no Congreso, incluyendo el de 23 Republicanos.

Auspiciado por los Sens. Mel Martínez (R-Fla.) y Chuck Hagel (R-Neb.), incluía especificaciones de seguridad de la frontera e interior, así como un programa de trabajador invitado y un camino de tres pasos para la legalización de los inmigrantes indocumentados.

Reid dijo que el proyecto era “imperfecto”, pero que proveía un buen punto para comenzar el debate mientras fue aprobado “abrumadoramente” el año pasado. Agregó que un nuevo proyecto de acuerdo será votado si es fi nalizado en las dos semanas asignadas para el debate, rechazando las peticiones de los legisladores Republicanos de darles más tiempo a los negociadores.

Arlen SpecterArlen Specter

“No tenemos más tiempo”, dijo Reid.

Los legisladores de ambos partidos en el Senado, incluyendo sus tres miembros hispanos, y funcionarios de la Administración Bush, incluyendo al Secretario de Comercio Carlos Gutiérrez, se han reunido durante varias semanas intentando definir una propuesta.

El Sen. Arlen Specter (R-Pa.) dijo la semana pasada que los negociadores estaban acercándose a “un gran acuerdo”. Mientras los Republicanos y los Demócratas están expresando esperanza de que lograrán uno, sin embargo no se sabe si realmente lo harán ni cuándo.

“No lo hemos logado todavía”, dijo el Sen. Edward Kennedy (D-Mass.). “Falta hacer gran parte del trabajo”.

Según el Sen. Robert Menéndez (D-N.J.), “Gran parte del problema es obtener un acuerdo, hasta ahora este año la propuesta de la Adminstración ha actuado como marcador en estas negociaciones”.

La propuesta de la Casa Blanca ha sido criticada por varios defensores de hispanos e inmigrantes.

El plan incluye “gatil- lar” la protección de la frontera para abordar otros aspectos de la reforma, tales como dar un camino a la legalización a los inmigrantes indocumentados.

Establece el costo de visas temporales por tres años para los inmigrantes indocumentados que esperan obtener un camino hacia la ciudadanía a $3,500, más $8,000 adicionales para residencia permanente. El momento para obtener la tarjeta verde podría tomar hasta 13 años.

Además el plan apoya visas familiares y requiere a los trabajadores extranjeros en un nuevo programa a regresar a sus países de origen luego de un tiempo de no ofrecerles un camino hacia la ciudadanía.

“Desde el minuto en que vimos esta propuesta se volvió claro que ya no estaban donde estaban el año pasado respecto de este tema”, dijo Menéndez. “En esencia, su plan se movió hacia la derecha”.

Agregó, “Evidentemente, la Casa Blanca se autoconvenció de que debe tener el apoyo de ciertos senadores Republicanos quienes se opusieron y trabajaron para vencer el proyecto bipartidista del año pasado”.

Bob MenéndezBob Menéndez

Un negociador clave es el Sen. Jon Kyl (R-Ariz.), quien se ha opuesto a otorgar a los inmigrantes indocumentados y a los trabajadores extranjeros un camino hacia la residencia permanente.

Frank Sharry, director de National Immigration Forum, dijo que los temas más discutibles parecían ser el futuro de las visas familiares y los trabajadores invitados.

“La razón es tan complicada que los Republicanos están poniendo sobre la mesa toda una nueva manera de abordar el futuro de la inmigración legal tanto temporal como permanente, y ellos están tratando de descubrir cómo hacer que funcione”, dijo. “Los Republicanos han dicho que temporal significa temporal, mientras los Demócratas insisten que no deberíamos estar creando un programa bracero”.

Menéndez dijo que el hecho de que “nadie se haya alejado de estas negociaciones” es una señal esperanzadora, pero él y otros Demócratas están instando al Presidente Bush a comenzar a poner más presión para lograr la reforma exhaustiva a la legislación.

“Si no se levanta rápidamente”, dijo Menéndez, “este proceso se va a desmoronar”.

Hispanic Link.