Wednesday - Nov 14, 2018

Radiación con teléfonos celulares tiene vínculo con cáncer de mama – nuevo estudio genera preocupaciones


por Lloyd Burrell

Un nuevo estudio genera preocupaciones sobre una posible asociación entre la exposición a la radiación del teléfono celular y el cáncer de mama en mujeres jóvenes.

El equipo de investigación, dirigido por la Dra. Lisa Bailey, ex presidente de la División de California de la Sociedad Norteamericana del Cáncer y una de los mejores cirujanas de mama en California, estudió a cuatro mujeres jóvenes – de entre 21 a 39 años – con cáncer de mama invasivo multifocal.

Los investigadores observaron que las pacientes desarrollaron tumores en áreas de sus pechos próximos a donde llevaban sus teléfonos celulares, a menudo hasta 10 horas por día, durante varios años. Ninguna de las pacientes tenía antecedentes familiares de cáncer de mama. Todas ellas dieron negativo para los genes BRCA1 y BRCA2 – los genes del cáncer de Hondurasmama relacionados con cerca de la mitad de los casos de cáncer de mama – y no tenían otros riesgos de cáncer de mama conocidos.

Las imágenes de los senos de las chicas jóvenes “revelaron una agrupación de los focos tumorales múltiples en la parte del pecho directamente debajo de donde sus teléfonos celulares tocaban su cuerpo.

Tiffany Frantz, una de las jóvenes que participan en el estudio, dijo que no tenía ni idea de los riesgos que implicaba. “Pongo mi celular justo en mi sostén”, dijo Frantz en una entrevista de televisión que también ganó un Emmy. Sin embargo, su madre Traci Frantz inmediatamente hizo la conexión justo después de que Tiffany desarrollara cáncer de mama a los 21 años. “Nunca nos lo tomamos en serio hasta después de que ella fue diagnosticada”. Sus tumores estaban exactamente donde su había puesto su teléfono celular en su sostén por cerca de seis años. Nadie nos dijo que era una mala idea”, dijo Traci Frantz. Los cirujanos tuvieron que remover el pecho izquierdo de Tiffany. Su familia no tenía factores de riesgo genéticos o de otro tipo.

Peligros de la exposición al campo electromagnético

Los teléfonos celulares emiten una forma de campo electromagnético (CEM) llamado radio frecuencia de radiación. Esta exposición a la radiación ha previamente sido ligada a tumores cerebrales, cáncer, enfermedades cardiovasculares, depresión y otras serias enfermedades.

Los estudios demuestran que otras exposiciones a los CEM de aparatos y dispositivos de uso cotidiano similares, supuestamente inofensivos también pueden ser peligrosas. El informe “BioInitiative Report 2012”, publicado recientemente concluyó que “hay suficiente evidencia de estudios in vitro y en animales, desde los estudios de biomarcadores humanos, a partir de estudios profesionales y de la luz en la noche y un estudio longitudinal individual con muestras de orina, llegaron a la conclusión de que la alta exposición al campo magnético puede ser un factor de riesgo para el cáncer de mama. Los autores del informe dijeron que “hay evidencia bastante fuerte de los estudios de casos y controles que a largo plazo, la alta exposición en el trabajo (más del 10 miliGauss) a extremadamente baja frecuencia, los campos magnéticos sean un factor de riesgo para el cáncer de mama”.

Los estándares de seguridad de los CEM están desactualizados

En la actualidad, la orientación internacional principal proviene de la Comisión Internacional para la Protección Radiológica No-Ionizante. Estas directrices no ofrecen ninguna protección para Traci Frantz y otros que, sin saberlo, ponen en riesgo su salud al llevar su teléfono celular cerca de su cuerpo.

Tampoco estas directrices protegen a las personas de la exposición a campos magnéticos de alta intensidad en el hogar y lugar de trabajo. El límite de exposición existente de campos magnéticos es de 904 mg en EE.UU., ¡unas 90 veces mayor que los niveles en los que estudios independientes han observado efectos biológicos adversos!

Incluso los fabricantes de teléfonos celulares sugieren que los usuarios mantengan su teléfono celular por lo menos una pulgada y media o más de distancia de cualquier parte del cuerpo. Pero estas recomendaciones se pierden en la letra pequeña en los manuales de usuario, no se les presta atención.

Los límites de seguridad actuales ya no pueden decir que son de protección de la salud pública y deben ser reemplazados.

Currently, the main international guidance comes from the International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection. These guidelines offered no protection for Traci Frantz and others who unknowingly put their health at risk by carrying their cell phone in close proximity to their body.

Nor do these guidelines protect individuals from high magnetic field exposures in the home and workplace. The existing exposure limit for magnetic fields is 904 mG in the US – some 90 times higher than the levels at which independent studies have observed adverse biological effects!

Even cell phone manufacturers suggest that users keep their cell phone at least one-half inch or more away from any body part. But these recommendations, lost in the small print in user manuals, are not heeded.

Current safety limits can no longer be said to be protective of public health, and they should be replaced.