Tuesday - Dec 18, 2018

Por qué la elite bancaria quiere disturbios en los Estados Unidos – Parte 2


por Marvin J. Ramirez

Marvin J. RamirezMarvin J. Ramirez

Del EDITOR: Las horas después del Super Bowl seguía en mi oficina en el Distrito de la Misión de San Francisco. Antes ese día había ido a un desayuno tarde en un restaurant local en la Calle 24.

Cuando regresé a mi vehículo, encontré a dos policías listos para llevarse mi auto en la grúa, como parte de la ocupación de las calles después del juego de los 49, que podría hacer estallar la violencia en las calles. Estaba prohibido estacionarse después de las 12 del mediodía, según el cartel.

Semanas antes, la ciudad había comenzado a chupar más sangre de la gente de clase trabajadora que descansaba los domingos de una semana loca de estacionarse después de las 12 del mediodía. La multa sería de $62 por estacionarse frente a sus hogares.

Al final del día, la parte comercial más ocupada prácticamente fue ocupada por las fuerzas policiales con grandes palos, listos para romper las cabezas de los ciudadanos no sumisos que se atrevieran a desobedecer las “órdenes” y los autos cuyos dueños todavía no conocían las nuevas políticas de robo de estacionamiento.

Eran cerca de las 8:30 p.m. cuando decidí salir a buscar algo para comer, y el verdadero espectáculo de ocupación estaba en marcha, ante mis ojos.

Los motores de los helicópteros rugían en el cielo oscuro, las calles a cientos de cuadras eran inaccesibles a los conductores y el transporte público. Los vehículos de seguridad policial con un sofisticado equipo de comunicaciones y antenas que parecían guerras futuristas, parecían estar en una batalla contra al-Qaeda.

Parecía como si la elite de las unidades de control de multitudes del SFPD y el comisario estaban haciendo un simulacro.

Sí, un simulacro, en preparación para futuros disturbios, que según los cientistas sociopolíticos, algo grande ocurrirá en el futuro cercano, como disturbios civiles, y se están preparando para ello. Se anticipa una crisis financiera diseñada por la elite bancaria para tomar control total de la población a través de una policía estatal.

Con la idea de compartir este miedo y anticipar lo que podría ocurrir uno de estos días, comparto el siguiente artículo, escrito por Paul Joseph Watson y Alex Jones, dos grandes periodistas que han estado siguiendo los eventos que han conducido a las preparaciones del gobierno y las tomas bancarias.

Por qué la elite bancaria quiere disturbios en EE.UU. – Parte 2 de una serie de dos

Dado el claro motivo económico para agitar los disturbios en Estados Unidos, es de esperar a ver preparativos de conmoción interior en numerosas formas diferentes – y de hecho las señales están en todas partes.

Ley de Autorización de Defensa Nacional

La aprobación de la administración de Obama de la legislación NDAA que autoriza el secuestro y la detención indefinida sin juicio de ciudadanos estadounidenses en territorio de EE.UU. sirve para crear el marco de las detenciones masivas de manifestantes y periodistas en un momento de emergencia nacional declarada.

La guerra de Obama en los denunciantes

La persecución descarada y agresiva del gobierno de Obama de los denunciantes por divulgar la corrupción gubernamental en el interés público es claramente un dispositivo diseñado para intimidar a los denunciantes de hablar.

Espionaje en los medios sociales por seña les de disturbios

El Departamento de Seguridad Interior y otras agencias federales participan activamente en el espionaje de los medios de comunicación social, así como en sitios web de noticias en buscan informes o comentarios que “reflejen negativamente el gobierno de los EE.UU. y el DHS”. El gobierno está en búsqueda de un “punto de inflexión” en que la apasionada retórica pase a las calles en forma de disturbios.

Construcción de grandes centros de espionaje para rastrear los disturbios

La NSA está construyendo el centro de espionaje más grande del país en medio del desierto de Utah. La finalidad de la instalación es interceptar los datos, “todas las formas de comunicación, incluyendo todo el contenido de correos electrónicos privados, llamadas de teléfonos móviles, y las búsquedas de Google, así como todo tipo de rastreo de datos personales- recibos de estacionamiento, itinerarios de viaje, compras de librerías y cualquier “basura de bolsillo” digital.

Al crear una gigantesca base de datos de todas las comunicaciones imaginables, la NSA espera monitorear y pre-adelantarse a la propagación de los disturbios civiles en masa en Estados Unidos.

Preparar los aviones no tripulados para la opresión doméstica

La semana pasada, el Departamento de Justicia reafirmó su posición de que la administración Obama pueda usar aviones no tripulados armados para asesinar a estadounidenses. Bajo la NDAA, la totalidad de Estados Unidos ha sido declarado un “campo de batalla”, lo que significa que los aviones pronto pueden ser utilizados para ejecutar a los ciudadanos estadounidenses en territorio estadounidense.

Un gobierno que recurre a matar a sus propios ciudadanos sin proceso legal alguno es claramente una dictadura dedicada a la opresión nacional. El único escenario imaginable en las que este programa sería justificable es si EE.UU. se encontrara bajo un estado de ley marcial y el gobierno estuviera al borde del colapso.

Preparándose para la Ley Marcial

El Departamento de Seguridad Interior ha comprado más de 1.6 millones de balas de munición en los últimos 10 meses solamente. En el punto álgido de las operaciones de combate en Irak, el Ejército de EE.UU. sólo utilizó 5.5 millones de balas al mes. ¿Por qué el DHS ha acumulado suficientes balas para una guerra de 30 años si no se está preparando para algún tipo de disturbios internos?

La preparación para la ley marcial se puede ver en numerosas formas diferentes, pero quizá la más escalofriante es un programa nacional de FEMA, que está capacitando pastores y otros representantes religiosos para convertirse en ejecutores de la policía secreta, quienes enseñan a sus congregaciones a “obedecer al gobierno”, en preparación para la implementación de la ley marcial, tomas de propiedad y de armas de fuego, programas de vacunación masiva y la reubicación forzosa.

Caracterización del pueblo norteamericano como el nuevo blanco de la guerra contra el terrorismo

El concepto de funcionamiento del Ejército de EE.UU. 2016-2028 dicta que las “operaciones (militares) de espectro completo” incluirán “operaciones dentro de las fronteras estadounidenses”.

Los escenarios donde los estadounidenses forman grupos de milicias y se convierten en “insurrectos”, como resultado de un colapso económico y tienen que ser eliminados por el Ejército de EE.UU. ya han sido trazados por los planificadores militares.

Un manual filtrado del Ejército de EE.UU. también revela los planes para que los militares lleven a cabo “operaciones de disturbios civiles”, durante las cuales se utilizarán tropas en el país para sofocar los disturbios, confiscar armas de fuego e incluso matar a ciudadanos estadounidenses en territorio de EE.UU. durante los disturbios civiles en masa.

El programa del Departamento de Seguridad Nacional “Ve algo, diga algo” habitualmente retrata a los estadounidenses de clase media como terroristas. Además, numerosos informes financiados por el DHS han caracterizado a “los amantes de la libertad” y otros constitucionalistas como terroristas internos.

Los indicios nos presentan la realidad ineludible de que el gobierno de EE.UU. se prepara para disturbios civiles en masa en algún momento en los próximos cinco a diez años. Cuando nos fijamos en la historia reciente de las naciones que han sufrido un colapso financiero, el desorden interno es claramente un componente clave de un programa deliberado de parte de la élite bancaria para socavar y saquear las economías, confiscando la soberanía nacional en el proceso.

En la Parte 2, vamos a explorar por qué la elite, aunque interesada en provocar descontento social masivo y hasta la guerra civil, está destinada a perder la batalla.