Saturday - Nov 17, 2018

Ortega promete un nuevo camino en ceremonia presidencial


por Marvin J. Ramírez

Sandinista commander Daniel Ortega Saavedra receives the presidential sash from Assambly President René Núñez, while out going President Enrique Bolaños (right, wearing suit) observes.El Comandante sandinista Daniel Ortega Saavedra recibe la banda presidencial del Presidente de la Asamblea René Núñez, mientras el presidente saliente Enrique Bolaños (de traje a la derecha) observa.

Managua, la capital de Nicaragua parecía a una ciudad militarmente ocupada el 10 de enero del 2007. Tenía el parecido a una calle en Bagdad, con convoys llenos de militares listos para el combate.

La mayor parte de las calles y bulevares mostraban a los soldados armados de la cabeza a los pies, apostados en las esquinas y puentes estratégicos, mientras la Policía Nacional estaba en alerta máxima en casi cada esquina de las vecindades. Obviamente esta presencia era más prominente en la ruta hacia y desde el aeropuerto sobre la Carretera Panamericana.

Grupos grandes de simpatizantes de Ortega agitaban banderas rojas y negras – símbolo del partido Sandinista – a lo largo de las carreteras y zonas de gente de bajos recursos de la capital; miles de ellos esperan que este acontecimiento histórico les traería un nuevo día en sus vidas. Para ellos, esta esperanza descansa en el nuevo presidente, Daniel Ortega Saavedra. Su amigo, Hugo Chávez Frías, el presidente de Venezuela, ha prometido cuantiosa ayuda al pueblo pinolero.

“Nunca hemos visto algo semejante,” dijo un joven a El Reportero, mientras una línea de cientos de autobuses llevaban a simpatizantes sandinistas agitaban banderas rojas y negras, esperando bajo un sol de mediodía ardiente. La larga fila de más de una milla de autobuses llenos de gente, se veían en la ruta a Managua y en algunos momentos permanecían inmovilizados en la carretera yendo a la Plaza Juan Pablo II. Ortega, pasada la ceremonia, daría su primer discurso al pueblo en horas de la noche como el nuevo presidente.

Un policía de tránsito de Managua dirige el trafico durante la transferencia de mando presidencial el 10 de enero. Cientos de buses llenos de persons estuvieron estancados en ruta a la Plaza Juan Pablo II.Un policía de tránsito de Managua dirige el trafico durante la transferencia de mando presidencial el 10 de enero. Cientos de buses llenos de persons estuvieron estancados en ruta a la Plaza Juan Pablo II.

Esto sería el retorno al poder del Comandante Ortega, 17 años después de ceder la presidencia a Violeta Barrios de Chamorro, y probablemente el principio de un nuevo orden económico en Nicaragua. Se esperan nuevos pactos financieros con Venezuela que serían revelados en días subsiguientes.

Ortega Saavedra, quien nació el 11 de noviembre de 1945, ha sido el líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional desde que se inició la lucha por la liberación nacional, ocasionando el derrocamiento y el exilio del entonces dictador Gral. Anastasio Somoza Debayle en 1979. Ortega se hizo miembro de la junta multipartidista y fue elegido más tarde como presidente, sirviendo a partir de 1985 hasta 1990. Su primer período en el poder fue polémico, y se caracterizó por políticas socialistas, causando la hostilidad de los Estados Unidos y la rebelión armada por Los Contras apoyados por los EEUU.

Ortega fue derrotado por Violeta Barrios de Chamorro en la elección presidencial de 1990, pero se mantuvo como una figura importante en la política de oposición nicaragüense. Fracasó como candidato por la presidencia en 1996 y el 2001 antes de ganar la elección presidencial en 2006.

Esta ceremonia dio inicio el 10 de enero de 2007 al nuevo mandato de Ortega en la Plaza de los No alineados “Omar Torrijos Herrera”, donde 15 jefes de Estado y delegaciones internacionales, fuero parte de los 2,000 invitados internacionales. Mil periodistas en Nicaragua atestiguarían este juramento histórico.

El invitado de honor, el Presidente venezolano Hugo Chávez Frías llegó tarde, retrazando la ceremonia. Arribó a las 16:40, después de haber tomado posesión como el presidente en su país ese mismo día.

Entre las delegaciones presentes estuvieron la Organización de Estados Americanos con su presidente José Miguel Insulza, así como una delegación especial del presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putín, Corea del Sur, y el Vaticano.

También estuvieron presentes los gobernantes centroamericanos de El Salvador, Elías Antonio Saca; de Honduras, Manuel Zelaya; de Guatemala, Oscar Berger; y de Costa Rica, Oscar Arias. También estuvieron presentes ex presidentes del área Rodrigo Carazo Odio, Ernesto Balladares y Alejandro Toledo de Perú.

En representación de la Corona española estuvo el Príncipe de Asturias Felipe de Borbón, quien con sus 6.5” de altura era probablemente la persona más alta del evento, haciendo parecer a los demás bajitos.

Evo Morales y Hugo Chávez fueron los únicos jefes de estado que se dirigieron a la gente nicaragüense entre los 15 presidentes de visita a los actos de la investidura de Ortega. Los dos hablaron en contra de “el imperialismo Norteamericano” y alabaron el régimen cubano.

Entre las personalidades nacionales se destacaron la presencia de los ex presidentes Violeta Barrios de Chamorro, quien se sentó en la primera fila junto al expresidente Arnoldo Alemán Lacayo, acompañado por su esposa, María Fernanda Flores de Alemán.

Alemán fue condenado y sentenciado a 20 años de prisión por corrupción y malversación de fondos del estado. La judicatura nicaragüense conmutó su condena a detención domiciliaria en la ciudad de Managua, de la cual no puede salir, salvo casos excepcionales. Su presencia en la Plaza fue una gran sorpresa para los asistentes. Él fue invitado por la Comisión Organizadora del evento, según el portavoz del Partido de Liberal Constitucional (PLC), Leonel Téllez.

El acontecimiento fueuna verdadera exposición de la cultura y herencia nicaragüense, contando con dos grupos de ballet que representaron dos de las piezas más signifi cativas del folklore nicaragüense.

Como parte de la inauguración presidencial organizada por la Primera Dama Rosario Murillo de Ortega, los dos grupos de ballet entretuvieron el auditorio representando “ La Mora Limpia” una composición de su propia producción, que incluye la música nicaragüense con la guitarra española, y “El Güegüense”, una obra maestra folklórica que combina la música, el baile y el teatro, recreando una sátira que ridiculiza al conquistador español. En 2005, UNESCO proclamó esta obra maestra como una Herencia Cultural Intangible de la Humanidad por significar el punto alto del folklore de América Latina.