Wednesday - Nov 21, 2018

Más de una década después del 9/11, los globalistas abrazan a al-Qaeda


al-Qaeda – el grupo que supuestamente fue el responsable del 9/11 – ahora es nuestro aliado en Siria

Terroristas al-Qaeda pasan revisión militar en un sitio de entrenamiento. (PHOTO REPRODUCED FRM INFORWARS.COM)

por infowars.com

Cuando Infowars hace meses afirmó que las relaciones del gobierno con al-Qaeda significaba que Obama asumió el papel de director global de al-Qaeda, la agencia de noticias fue demonizada por decir que nuestro amado estaba involucrado en una relación criminal de su gobierno con lo que se ha llevado a creer son algunos de los criminales más famosos del planeta.
Después de todo, fue al-Qaeda, se dijo, quien cometió los atroces actos del 9/11.
Aunque el informe condenatorio aporta documentación sustantiva para apoyar el hecho de que la administración Obama directamente ha canalizado la ayuda y la capacitación, junto con millones de dólares, a las fuerzas de la oposición siria dominadas por Al Qaeda, “expertos” de los medios principales, liderados por algunos como Rachel Maddow de MSNBC, siguen tratando de desacreditar a Jones y de formular y atribuir acusaciones sin fundamento.

“Él también piensa que hay abrumadora evidencia de que el gobierno organizó el atentado de la Ciudad de Oklahoma City y que el gobierno organizó el desastre del transbordador espacial”, dijo Maddow en abril.

“También dijo que hay abrumadora evidencia de que el presidente Obama es ahora personalmente al jefe global de Al Qaeda. Ven, la evidencia es abrumadora. ¿Tengo que explicárselo? “, Preguntó Maddow, fingiendo incredulidad y haciendo caso omiso de la evidencia que apoya lo expuesto en el artículo de Infowars.

Los fervientes lectores de Infowars probablemente no necesitan otra prueba de que Estados Unidos ha sido el principal impulsor detrás de las fuerzas de Al Qaeda en Siria. Durante años, hemos documentado cómo la CIA y otros gobiernos extranjeros han instalado deliberadamente diferentes facciones del “grupo terrorista” (léase: los mercenarios) en todo el mundo para desestabilizar regiones clave.

Aquí hay apenas un puñado de artículos recientes que apoyan además el hecho de que Obama está trabajando con la misma gente que nos dijeron debíamos temer en los días después del 9/11.

Ignorar los titulares

Para permanecer ajeno a las múltiples confirmaciones que prueban nuestras afirmaciones precisas, es necesario ignorar titulares contradictorios. Acá hay algunos ejemplos:

En un artículo reciente en el London Independent de Reino Unido, el escritor Robert Fisk preguntó “¿Sabe que Obama está luchando del lado de Al-Qaeda?”

Si Barack Obama decide atacar al régimen sirio, ha asegurado – por primera vez en la historia – que Estados Unidos estará del mismo lado que Al-Qaeda.

En un artículo de USA Today titulado “Rebeldes sirios juran lealtad a Qaeda”, la periodista Mona Alami afirmó lo siguiente:

Un grupo rebelde sirio prometió en abril lealtad al reemplazo de Al-Qaeda de Osama bin Laden, lo que sugiere que la influencia del grupo terrorista no está disminuyendo y que puede tener un papel más importante en la lucha, respaldada por Occidente, para derrocar al presidente sirio Bashar Assad.

Otro artículo del diario The Guardian de Londres, titulado “Al-Qaeda cambia la dirección de los rebeldes en la batalla de Siria oriental”, reveló que los combatientes del Ejército de Liberación Siria se reunieron “casi todos los días” con los líderes de Al-Qaeda, las mismas fuerzas rebeldes a las que hemos estado prometiendo millones de dólares.

Otra historia que indica que el Ejército de Liberación Siria están siendo superados por la lealtad antiestadounidense de Al-Qaeda, publicó la BBC en un interesante artículo titulado, “Crisis de Siria: Al-Nusra promete lealtad a Al-Qaeda”.

El líder del Frente de Al-Nusra, un grupo yihadista de combate en Siria, ha jurado lealtad al líder de Al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri.

Abu Mohammed al-Jawlani dijo que el comportamiento del grupo en Siria no cambiará como resultado.

Y en febrero, en el artículo del London Telegraph “Siria: cómo el grupo yihadista Jabhat al- Nusra se está apoderando de la revolución de Siria”, Ruth Sherlock escribió:

Para muchos sirios Nusra es sinónimo de Al-Qaeda. Muchos de sus combatientes son los jihadistas extranjeros, algunos lucharon con Al-Qaeda en Irak.

En diciembre pasado, The New York Times, también se vio obligado a reportar “Rebeldes sirios ligados a Al Qaeda juegan un papel clave en la guerra”.

Ignorar a los expertos, legisladores y líderes Varios expertos políticos prominentes y líderes nacionales han comenzado a tratar de despertar al pueblo norteamericano para apoyar los esfuerzos de Al-Qaeda de Obama.

Cuando el Comité de Relaciones Exteriores del Senado votó la semana pasada para autorizar ataques contra Siria, el senador de Kentucky Rand Paul destacó el absurdo de ayudar a terroristas conocidos al decir: “Va a ser en realidad financiar a los aliados de Al Qaeda. Es una ironía que no se puede superar”.

El comentarista conservador Pat Buchanan fue también uno de los primeros comentaristas políticos prominentes que reveló que él creía que el ataque con gas sirio podría haber sido una provocación montada.

Los Senadores Ted Cruz y Dennis Kucinich declararon que si Obama autorizó ataques aéreos contra Siria, a continuación, nuestras fuerzas armadas, en efecto podrían convertirse en “la fuerza aérea de Al Qaeda”.

El ex congresista Ron Paul afirmó que creía que el ataque con armas químicas en disputa de Siria del 21 de agosto podría haber sido un ataque falso y preguntó a Neil Cavuto, de Fox News “¿Por qué estamos del lado de la red Al Qaeda en este momento?”

El presidente afgano, Hamid Karzai también ha dejado claro que la administración Obama está en connivencia con los talibanes, mientras que el grupo lleva a cabo atentados suicidas al “servicio de Estados Unidos”.

Obama admite que quiere ayudar a Al-Qaeda

En su discurso, Obama confesó al país que las fuerzas de oposición que tanto quería apoyar en Siria eran cada vez más extremistas de Al-Qaeda.

“Es cierto que algunos de los opositores de Assad son extremistas”, admitió Obama. “Pero Al Qaeda sólo sacará fuerzas de una manera más caótica en Siria si las personas no ven el mundo sin hacer nada para evitar que civiles inocentes sean atacados con gas hasta la muerte”.

George Orwell en 1984 representó perfectamente el problema de un país que cede el control de sus medios de comunicación al gobierno. En su visión sorprendentemente precisa, países enteros estaban convencidos de que nunca habían estado en guerra, o que estaban siempre en guerra, simplemente a través de la manipulación mediática.

Por supuesto, Orwell nunca anticipó los inmensos avances tecnológicos que surgirían un día para ayudar a aquellos que se han dado cuenta de lo absurdo de apoyar los mismos grupos terroristas que se suponía que íbamos a estar luchando.

Incluso el ex asesor de Seguridad Nacional de EE.UU. y cofundador de la Comisión Trilateral Zbigniew Brzezinski admitió recientemente que “la comunicación de masas instantánea” fue descarrilando esfuerzos para crear un nuevo orden mundial y que un “despertar político global” se encargó de desquiciar planes para una intervención de Siria.

Es importante darse cuenta de que es el trabajo de los medios alimentarnos con propaganda de guerra. A través de la guerra, según los globalistas, puede derivar orden del caos.

Sin embargo, con las recientes confesiones del Departamento de Defensa que tendrían que reforzar sus esfuerzos de relaciones públicas debido a que los estadounidenses ya no tienen fe en su credibilidad y con Obama retrocediendo en sus intentos de un potencial (por ahora) ataque a Siria, es evidente la humanidad se encuentra en un punto de inflexión donde los medios alternativos e independientes están empezando a tener un impacto.

El año pasado, el ex congresista Ron Paul predijo un ataque falso que se utilizaría para que público apoyara una guerra con Siria. También advirtió que gran parte de lo que cubren los medios es propaganda de guerra.