Saturday - Sep 22, 2018

Las élites no nos salvarán


marvin photo editorial_2"

NOTA DEL EDITOR

Queridos lectores:

El siguiente artículo, escrito por el periodista ganador del Premio Pulitzer, profesor de la Universidad de Princeton, y autor de varios best sellers del New York Times, Chris Hedges, es una de esas piezas que extrae el jugo real de las cosas que los medios de comunicación casi nunca obtienen al instante – porque son en su mayoría presentados y controlados por el poder de ser, los intereses privados y la codicia corporativa. Debido a la falta de espacio, se publicará en dos partes. ESTA ES LA PRIMERA PARTE DE DOS. – Marvin Ramírez.

Las élites no nos salvarán

por Chris Hedges

El asalto de cuatro décadas a nuestras instituciones democráticas por parte de las corporaciones las ha dejado débiles y en gran parte disfuncionales. Estas instituciones, que rindieron su eficacia y credibilidad para servir a los intereses corporativos, deberían haber sido nuestros cortafuegos. En cambio, se tambalean bajo el ataque.

Los sindicatos son una fuerza agotada. La prensa está corporizada y desconfiada. Las universidades han sido purgadas de disidentes y eruditos independientes que critican el neoliberalismo y critican la decadencia de las instituciones democráticas y los partidos políticos. La radiodifusión pública y las artes se han difundido y se han dejado en soporte vital. Las cortes se han apilado con los jueces cuyas carreras legales fueron gastadas sirviendo al poder corporativo, una tendencia en los nombramientos que continuaron bajo Barack Obama. El dinero ha reemplazado a la votación, que es cómo alguien tan no calificado como Betsy DeVos puede comprar un asiento en el gabinete. Y el Partido Demócrata, en lugar de romper sus lazos con Wall Street y las corporaciones, está ingenuamente esperando en las alas para beneficiarse de una de algún error de Trump.

“Lo más importante que Trump tiene es el decadente, desorientado, narcisista, corporativo y de guerra partido demócrata”, dijo Ralph Nader cuando lo contacté por teléfono en Washington. “Si la estrategia demócrata está esperando a Godot, esperando que Trump implore, estamos en problemas. Y casi todo lo que usted dice acerca de los demócratas se puede decir acerca de la AFL-CIO. No controlan el tren.

La pérdida de credibilidad de las instituciones democráticas ha llevado al país a una crisis tanto existencial como económica. Los tribunales, las universidades y la prensa ya no son confiados por decenas de millones de estadounidenses que correctamente los ven como órganos de las élites corporativas. Estas instituciones son tradicionalmente los mecanismos por los cuales una sociedad es capaz de desenmascarar las mentiras de los poderosos, criticar las ideologías dominantes y promover la justicia. Debido a que los estadounidenses han sido traicionados por sus instituciones, el régimen de Trump puede atacar a la prensa como el “partido de la oposición”, amenazar con cortar la financiación de la universidad, burlar a un jurista federal como un “supuesto juez” y denunciar una orden judicial como “ indignante”.

La decadencia de las instituciones democráticas es el requisito previo para el surgimiento de regímenes autoritarios o fascistas. Esta decadencia ha dado credibilidad a un mentiroso patológico. La administración Trump, según una encuesta de Emerson College, es considerada por el 49 por ciento de los votantes registrados como verdaderos, mientras que los medios son considerados verídicos por sólo el 39 por ciento de los votantes registrados. Una vez que las instituciones democráticas americanas dejen de funcionar, la realidad se convierte en cualquier absurdo que emita la Casa Blanca.

La mayoría de las reglas de la democracia no están escritas. Estas normas determinan el comportamiento del público y garantizan el respeto de las normas, procedimientos e instituciones democráticas. El presidente Trump, para deleite de sus partidarios, rechazó esta etiqueta política y cultural.

Hannah Arendt en Los orígenes del totalitarismo, señaló que cuando las instituciones democráticas colapsan es “más fácil aceptar proposiciones patentemente absurdas que las viejas verdades que se han convertido en banalidades piadosas”. El parloteo de las élites gobernantes liberales sobre nuestra democracia es en sí mismo un absurdo. “La vulgaridad con su descaro cínico de los estándares respetados y las teorías aceptadas”, escribió, infecta el discurso político. Esta vulgaridad se “confunde con coraje y un nuevo estilo de vida”.

“Está destruyendo un código de conducta tras otro”, dijo Nader sobre Trump. “Él está tan lejos de conseguir salirse con la suya y no pagar un precio. Está rompiendo los estándares de conducta, lo que dice sobre las mujeres, la comercialización de la Casa Blanca, yo soy la ley”.

Nader dijo que no cree que el Partido Republicano se vaya en contra de Trump o considere el juicio político a menos que su presidencia pareciera amenazar sus posibilidades de retener el poder en las elecciones de 2018. Nader ve al Partido Demócrata como demasiado “decadente e incompetente” para montar un serio desafío a Trump. La esperanza, dijo, proviene de las numerosas protestas que se han montado en las calles, en los ayuntamientos de los miembros del Congreso y en puntos de concentración como Standing Rock. También puede venir de los 2,5 millones de funcionarios dentro del gobierno federal si un número significativo se niegan a cooperar con el autoritarismo de Trump.

“El nuevo presidente es claramente consciente del poder ejercido por los funcionarios públicos, que ofrecen un juramento de lealtad a la Constitución de los Estados Unidos, no a cualquier presidente o administración”, dijo María J. Stephan, coautora de “Why Civil Resistance Works, “Escribe en el Washington Post. “Uno de los primeros actos de Trump como presidente fue una congelación federal de contratación que afecta a todos los puestos nuevos y existentes, excepto los relacionados con el ejército, la seguridad nacional y la seguridad pública. Incluso antes de la toma de posesión de Trump, la Cámara de Representantes controlada por los republicanos restableció una oscura norma de 1876 que permitiría al Congreso reducir los salarios de los trabajadores federales individuales. Esta fue una clara advertencia para aquellos que sirven en el gobierno para mantener la cabeza baja. El despido de alto nivel de Trump de la procuradora general Sally Yates, quien se negó a seguir la prohibición de inmigración del presidente, envió ondas de choque a través de la burocracia”.

Un sostenido levantamiento popular a nivel nacional de la obstrucción no violenta y la falta de cooperación es la única arma que queda para salvar a la república. Las élites responderán una vez que tengan miedo. Si no les hacemos temer fracasaremos.