Tuesday - Jun 25, 2019

La Reserva Federal está sistemáticamente destruyendo el Seguro Social – parte 1


­Marvin J. RamirezMarvin J. Ramirez

NOTA DEL EDITOR:Querido lector: Recientemente, se ha especulado y escrito mucho sobre el colapso de la Seguridad Social en las próximas décadas. Michael Snyder, de El Colapso Económico, nos trae algunos hechos que debieran ser tomados en cuenta cuando revisamos las causas de tal colapso. El Reportero reimprime el artículo siguiente, a fin de facilitar una mejor comprensión de esta institución con la cual la mayoría de los norteamericanos tienen un contrato sin saberlo. Debido a su extensión, será publicado en dos partes. Esta es la primera parte.

La Reserva Federal está sistemáticamente destruyendo la Seguridad Social y los planes de jubilación de millones de norteamericanos

­por Michael Snyder
El Colapso Económico

La semana pasada los principales medios de comunicación aclamaron el QE3 como el “arreglo rápido” que la economía de EE.UU. necesita desesperadamente, pero la verdad es que las políticas de la Reserva Federal van a ser absolutamente devastadoras para los adultos mayores.

Al mantener las tasas de interés en niveles excepcionalmente bajos, la Reserva Federal está absolutamente perjudicando a quienes ahorran y está destruyendo sistemáticamente la Seguridad Social. Mientras tanto, la inflación causada por la QE3 será absolutamente agobiante para los millones y millones de estadounidenses jubilados que tienen un ingreso fijo.

Lamentablemente, la mayoría de los adultos mayores estadounidenses no tienen idea de lo que la Reserva Federal está haciendo con su futuro financiero. La mayoría de los estadounidenses que se acercan a la edad de jubilación no han ahorrado para una jubilación adecuada, y el sistema de Seguridad Social del que dependen va a colapsar completa y totalmente en los próximos años. En este momento, aproximadamente 56 millones de estadounidenses están recibiendo beneficios de Seguro Social. Para 2035, se espera que ese número crezca a la friolera de 91 millones. Por ley, el fondo fiduciario de la Seguridad Social debe ser invertido en títulos públicos de Estados Unidos. Pero gracias a las políticas de tasas de interés bajas de la Reserva Federal, la tasa de interés promedio de los valores sigue cayendo y cayendo. Los administradores del sistema de la Seguridad Social habían proyectado que el fondo fiduciario de la Seguridad Social desaparecería por completo para 2033, pero debido a la política de la Fed de mantener las tasas de interés excepcionalmente bajas por el futuro previsible, en la actualidad algunos analistas están proyectando que la Seguridad Social estará en bancarrota en 2023. En general, el sistema de Seguridad Social se enfrenta a un déficit de 134billones de dólares en los próximos 75 años. Sí, leyó bien. El colapso de la Seguridad Social es inevitable, y las políticas insensatas de la Reserva Federal van a hacer que el colapso ocurra mucho más rápidamente.

La única manera de que el sistema de Seguridad Social sea capaz de permanecer solvente es que el fondo fiduciario de la Seguridad Social obtenga un nivel de interés saludable.

Por ley, todo el dinero depositado en el fondo fiduciario de la Seguridad Social debe ser invertido en títulos públicos de Estados Unidos. Lo siguiente es el sitio web oficial de la Administración de la Seguridad Social….

Por ley, los ingresos de los fondos fiduciarios deben invertirse, a diario, en valores con garantía en principales e intereses por parte del gobierno federal. Todos los títulos mantenidos por los fondos fiduciarios son “asuntos especiales” del Tesoro de Estados Unidos. Dichos valores están disponibles sólo para los fondos fiduciarios.

En el pasado, los fondos fiduciarios han mantenido negociables los títulos del Tesoro, que están disponibles para el público en general. A diferencia de los valores negociables, los asuntos especiales pueden ser canjeados en cualquier momento a su valor nominal. Los valores negociables están sujetos a las fuerzas del libre mercado y pueden sufrir una pérdida, o disfrutar de una ganancia, si se vende antes de su vencimiento. La inversión en ediciones especiales da a los fondos fiduciarios la misma flexibilidad que los fondos en efectivo.

Así que para que el régimen de la Seguridad Social Ponzi funcione, las inversiones en títulos públicos tienen que producir retornos saludables.

Por desgracia, la política de tasas de interés ultra-bajas de la Reserva Federal está haciendo esto imposible.

La tasa de interés promedio obtenida el fideicomiso de la Seguridad Social ha disminuido de 6,1 por ciento en enero de 2003 a 3,9 por ciento hoy, y va a seguir bajando, siempre y cuando la Reserva Federal siga manteniendo las tasas de interés súper bajas.

Un reciente artículo de Bruce Krasting detalló cómo esto funciona. Fíjese en el siguiente ejemplo…

­$135 billones de viejos bonos maduraron este año. Este dinero fue reinvertido en nuevos bonos con un rendimiento de sólo el 1,375 por ciento. El rendimiento promedio de los títulos maduros fue del 5,64 por ciento. La caída de la rentabilidad de los nuevos títulos de la SSA redujo los ingresos en $ 5.7b al año. Durante el plazo de quince años de las inversiones, esto llega a unos abultados $86 mil millones.

Entonces, ¿qué sucede cuando se seca el fideicomiso de la Seguridad Social?

Como Bruce Krasting también ha señalado, todos los pagos de la Seguridad Social inmediatamente se reducirían en un 25 por ciento…..

Cualquier persona que tiene 55 años o más debiera preocuparse por esto. En base a la legislación vigente, todos los pagos de beneficios de las SS se deben cortar en (aproximadamente) 25 por ciento, cuando el TF se haya agotado. Esto afectará a 72 millones de personas. Las consecuencias económicas serán graves.

En otras palabras, sería una pesadilla completa y total.

Tristemente, la verdad es que el fideicomiso de la Seguridad Social tal vez ni siquiera llegue a la próxima década. La mayoría de las proyecciones de los fondos fiduciarios de la Seguridad Social asumen que no habrá recesión y que habrá una tasa muy saludable de crecimiento para la economía de EE.UU. durante la próxima década.