Saturday - Oct 20, 2018

La policía militarizada se ha desatado en los Estados Unidos – Parte 2


 

Marvin J. RamirezMarvin Ramirez

NOTA DEL EDITOR:Hemos visto un increíble aumento en la violencia contra los ciudadanos por parte de la policía en todo el país, donde ni siquiera los niños, los ancianos, las personas en silla de ruedas, manifestantes pacíficos que marchan para denunciar las injusticias de parte de los bancos o el gobierno, se escapan de los abusos. Recibí el siguiente artículo, escrito por Mike Adams, editor de Natural News, que hace un relato excepcional de en lo que se está convirtiendo nuestra sociedad bajo una fuerza policial militarizada opresiva de nuestro actual gobierno, un cuerpo que se supone que debe estar allí para protegernos, pero que se ha convertido en nuestro opresor.

Debido a su longitud, El Reportero lo publicará en dos o tres partes, dependiendo del espacio disponible. Parte 2

Aterroriza a los ciudadanos, dispara a los perros, se comporta como una fuerza de ocupación militar

por Mike Adams

La policía aterroriza a chica de 20 años por comprar agua en botella y masa para galletas

El último ejemplo del terror que difunden las operaciones de la policía local se encuentra en la historia de Ann Downey, a quien un policía “encubierto” vestido de civil atacó su auto y ella pensó que estaba tratando de robárselo.

Es muy importante escuchar el audio de la llamada al 911 de Ann pidiendo ayuda, mientras ella y su amiga eran agredidas por seis hombres armados:

Resulta que Ann Downey estaba siendo aterrorizada por miembros del Departamento de Control de Bebidas Alcohólicas (ABC) de Virginia, que al parecer consiste en policía de gatillo fácil que están tan aburridos que no pueden pensar en nada más útil que hacer que aterrorizar a jóvenes mujeres por comprar masa para galletas.

Imagine la escena: Usted está entrando a su auto después de comprar un poco de masa de galletas, y de repor pente seis hombres no uniformados se apresuran hacia su auto y empiezan a gritarle mientras empuñan armas.

Al menos uno de los agentes encubiertos sacó su arma, según reportes de prensa.

¿Soy el único aquí que podría haber sacado mi propia pistola y comenzar a disparar en defensa propia, creyendo que mi vida está en peligro extremo por un grupo rebelde de delincuentes armados que agresivamente se abalanzan sobre mi vehículo?

En lo que a mí respecta, estos matones ABC tienen suerte que no recibir un disparo, y si hubieran recibido disparos, sería difícil argumentar que la mujer no estaba ejerciendo su derecho a la autodefensa en dispararles.

Es importante señalar aquí que la conductora del vehículo, llamada Elizabeth Daly, fue acusada de tres delitos graves. En un comunicado publicado en internet, Daly dijo:

“Esta ha sido una experiencia sumamente difícil, que ha puesto en duda lo que más valoro: mi integridad, mi honor y mi carácter.

(…) La masa para galletas y helados para una beneficencia no debiera hacerte pasar una noche muy degradante y una tarde en la cárcel, comparecer ante el tribunal, pagar fianza, tener que pagarle a un abogado (…) que no se te permita salir del estado, causando interminables noches sin dormir, afectando tu trabajo académico y los exámenes finales, preguntándote si te echarán de la escuela, preguntándote cómo esto podría dañar tu reputación y tu capacidad de conseguir un trabajo, mientras esperas en ascuas lo que la Comunidad va a ofrecerte”.

Vea el mapa interactivo de las redadas de policía paramilitar que ocurren por todo el país. Aquí hay un mapa que muestra algunas de las redadas y ataques a ciudadanos norteamericanos.

Para ver el mapa completo con pop-ups interactivos, visite: http://www.cato.org/raidmap.

Mientras mira el mapa, piense en cuán generalizados son esos eventos realmente.

Apenas la semana pasada en Nevada, una pareja demandó a la policía local, sosteniendo que sufrieron una redada y recibieron disparos “pepperball” de la policía que quería usar sus hogares como puesto de vigilancia. Al negarse, la pareja recibió disparos y luego fueron arrestados por “obstrucción de la justicia”.

Como dice la demanda:

[Los policías] conspiraron entre sí para obligar a Anthony Mitchell a que saliera de su residencia y para ocupar su casa para el uso de ellos. Determinaron trasladarse a [dirección] y tratar de ponerse en contacto con Mitchell. Si Mitchell abriera la puerta se le pediría que se fuera. Si se negaba a irse, sería arrestado por obstruir a un oficial de policía. Si Mitchell se negaba a abrir la puerta, se entraría a la fuerza y Mitchell sería arrestado.

Segundos después, los agentes, incluido el oficial Rockwell, rompieron la puerta del demandante Anthony Mitchell, con un carnero de metal mientras el demandante estaba en su sala de estar. Como el demandante Anthony Mitchell se quedó en estado de shock, los funcionarios apuntaron sus armas contra Anthony Mitchell y gritaron obscenidades y le ordenaron que se tumbara en el suelo. Los oficiales, incluyendo a David Cawthorn, luego dispararon varias balas “PepperBall” al demandante mientras yacía indefenso en el suelo de su sala de estar. Anthony Mitchell fue alcanzado al menos tres veces por disparos efectuados a quemarropa, causándole lesiones y causándole dolor intenso.

Los agentes lo arrestaron por obstruir a un oficial de policía, registraron la casa y movieron los muebles sin su permiso y establecieron un lugar en su casa para un puesto de vigilancia.

¿Esto es Estados Unidos? Piense otra vez …