Monday - May 20, 2019

La justicia de Víctor: La verdad sobre la Corte Penal Internacional


marvinphotonew_editorial2

por James Corbett

Como dice un conocido refrán: “Al vencedor van los despojos”. Pero bien podría agregar: “Mientras tanto, los perdedores van a la horca”.

Esta es la lógica de la justicia del vencedor. Es la lógica del Tratado de Versalles, que exigía reparaciones impagables de la nación alemana vencida. Es la lógica del Tribunal de Crímenes de Guerra de Tokio, donde los perpetradores de crímenes de guerra dictaron sentencia sobre los crímenes de guerra de los derrotados. Es la lógica de Abu Ghraib, donde los militares estadounidenses torturaron y mataron a sus cautivos enemigos.

A lo largo de la historia humana, las naciones victoriosas han ido demasiado lejos en venganza de sus enemigos derrotados. La noción completa de “derecho internacional”, desde los Convenios de Ginebra hasta la Comisión de Derecho Internacional y la Corte Penal Internacional, ha sido vendida al público como un cheque contra esta desafortunada tendencia de imponer la justicia del vencedor a los caídos. Pero así como la historia está escrita por los ganadores, también lo es la justicia decidida por los vencedores, y el caso de la Corte Penal Internacional es el mejor ejemplo de ello.

¿Pensar en los crímenes de guerra internacionales en la era reciente y lo que viene a la mente? ¿Las guerras de agresión de Estados Unidos en Irak y Afganistán basadas en mentiras premeditadas sobre armas de destrucción masiva y el 9/11? ¿La detención indefinida de cautivos en el campo de rayos X, Guantánamo u otras prisiones militares que resultaron de esas guerras ilegales? ¿El uso de fósforo blanco por parte de Israel en su masacre de civiles en Gaza en 2009? ¿La campaña de genocidio de Arabia Saudita en Yemen (hecha posible por el apoyo inquebrantable del Tío Sam)?
Bueno, comparemos esa lista de violaciones del derecho internacional con la lista de “situaciones” que la Corte Penal Internacional ha investigado desde su formación en 2003. ¿Ha notado algo? Por ejemplo, ¿cómo ni uno solo de esos crímenes de guerra evidentes que acabamos de señalar están en algún lugar de la lista? ¿O cómo cada una de esas investigaciones (salvo una) se dirigió a un conflicto africano?

No hay justicia para Afganistán. No hay justicia para Irak. No hay justicia para Palestina. No hay justicia para Yemen. No hay justicia para las víctimas de cualquier agresión aliada occidental. No se equivoquen: estas “omisiones” no son por accidente sino por diseño.

La demostración más reciente de este hecho, como si se necesitara otra demostración, se produjo a fines del mes pasado cuando el juez principal de la CPI, Christoph Flügge, renunció con disgusto por la intromisión estadounidense en las actividades de la corte. En realidad, “entrometerse” es la forma en que muchos de los escritores de titulares decidieron enmarcar la interferencia de Estados Unidos con la CPI, pero esa palabra no hace justicia a la situación, si perdonan el juego de palabras.

Pongámoslo tan claramente como sea posible: el juez Flügge renunció porque EE. UU. Había amenazado directamente a los jueces y fiscales de la CPI por amenazar incluso con considerar la posibilidad de que los estadounidenses hubieran violado el derecho internacional en Afganistán.

Lo sé, lo sé: necesitas un minuto para recuperarte de este shock.

La historia comienza en 2017, cuando el fiscal general de la CPI realizó una investigación preliminar sobre los crímenes de guerra de Estados Unidos en Afganistán, y encontró “una base razonable para creer que los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad” fueron cometidos en el país por personal militar de los Estados Unidos. Lógicamente, el fiscal siguió anunciando que formalmente solicitaría una investigación de la CPI sobre los cargos. Al parecer, este fiscal en particular no había recibido la nota de que la CPI solo se usaría para procesar a los déspotas africanos en las cortes de canguro, y que los estadounidenses están fuera de los límites.

Para asegurarse de que todos tuvieran el memorándum, el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, lo entregó personalmente durante su primer discurso después de unirse a la administración de Trump. “Los Estados Unidos utilizarán todos los medios necesarios para proteger a nuestros ciudadanos y a los de nuestros aliados del procesamiento injusto por parte de este tribunal ilegítimo”,
advirtió, y agregó que “vamos a luchar” contra la CPI. Y luego, en caso de que el mensaje no fuera lo suficientemente claro, agregó:

“No cooperaremos con la CPI. No proporcionaremos asistencia a la CPI. No nos uniremos a la CPI. Dejaremos que la CPI muera por sí sola. Después de todo, para todos los efectos, la CPI ya está muerta para nosotros.”

Capisce?

Bueno, Christoph Flügge recibió el mensaje, por ejemplo. Y, habiendo sido efectivamente informado de que la CPI es una farsa y nunca se le permitirá procesar a Estados Unidos ni a ningún otro elefante en la sala, renunció.

El episodio demuestra con precisión cómo funciona la Corte Penal Internacional o, más precisamente, cómo le permiten operar sus verdaderos gobernantes. Porque, verás, la CPI fue creada por las potencias occidentales y sus aliados para poner una hoja de parra de legitimidad en el concepto de la justicia de los vencedores.

Al comentar sobre los comentarios de Bolton en su entrevista de salida con el semanario alemán Die Zeit, el juez Flügge dijo:

“El asesor de seguridad estadounidense pronunció su discurso en un momento en que La Haya estaba planeando investigaciones preliminares sobre los soldados estadounidenses que habían sido acusados de torturar a personas en Afganistán. Las amenazas estadounidenses contra los jueces internacionales muestran claramente el nuevo clima político. Es impactante. Nunca escuché tal amenaza “.

Bueno, es posible que Christoph Flügge nunca haya escuchado semejante amenaza, pero Christopher Black ciertamente lo ha hecho. Es un abogado penalista internacional (y anterior entrevistado del Informe Corbett) que defendió con éxito al ex general de la Gendarmería de Ruanda, Augustin Ndindiliyimana, en el Tribunal Penal Internacional para Ruanda. La historia del increíble viaje legal de Black en la corte internacional es increíble y destaca exactamente los tipos de interferencias “impactantes” que tanto molestaron a Flügge.

Al comentar sobre la renuncia del juez Flügge, Black observó que las tácticas de intimidación de Bolton no son en absoluto un fenómeno nuevo.

“Se remonta al pasado. Desde que se establecieron los tribunales y organismos internacionales, los Estados Unidos han intentado interferir y usarlos con fines políticos [...] No solo un juez en mi caso en el tribunal de Ruanda fue presionado, sino Yo mismo fui amenazado por la CIA mientras estaba allí para dejar de plantear preguntas y presentar pruebas que [a la parte estadounidense] no les gustó “.

Si bien esto puede no ser una noticia para las personas que ya han visto mi informe sobre el derecho internacional en general y mi informe sobre la Corte Penal Internacional en particular, al menos son “noticias”. Ya sabes, ese concepto socialmente construido que está armado por gente como Newsweek y The Guardian y se despliega contra el público en la guerra de información en curso.

Pero, como podría esperarse, este tipo de casos solo se mencionan en los medios de comunicación de lapdog del establecimiento porque pueden usarse para reforzar aún más la legitimidad de la CPI. El juego de manos es evidente en la cobertura general de la corte, donde los defectos de la CPI se usan como una excusa para erosionar aún más la soberanía nacional. El problema, usted ve, no es el canal centralizado de poder que está precisamente allí para ser abusado por los poderes dominantes; es que la vaguada centralizada del poder no está lo suficientemente centralizada.

Por supuesto, los Relatores de Corbett saben que si los Estados Unidos, Israel y otros estados con parías internacionales se convirtieran en Estados parte de la CPI, en el mejor de los casos, permitirían un juicio por prueba de algunos militares de bajo rango para demostrar que el tribunal es “justo y imparcial.” Y luego los neoconservadores y sus amigos neoliberales volverían a amenazar al mundo mientras su perro faldero de la CPI volvía a procesar a los africanos.

La justicia de Víctor nunca se fue. Se acaba de mudar a La Haya y establecer un tribunal. Literalmente.