Tuesday - Nov 13, 2018

¿La destrucción de la figura de Chávez es el final de Maduro?


chavezStatue_HL

En medio del caos económico, la escasez de alimentos y las protestas generalizadas, algunos creen que el gobierno ha ‘tocado fondo’, pero las cifras clave siguen siendo leales al presidente

por Virginia López

CARACAS – La manifestación se inició con un grupo de escolares, que se reunieron – aún vestidos con sus uniformes escolares – en la plaza de las palmeras al lado del ayuntamiento de la ciudad de las praderas de Villa del Rosario, en el oeste de Venezuela.

Al poco tiempo, una especie de líquido inflamable fue arrojada a una estatua de tamaño natural del fallecido presidente Hugo Chávez y le prendió fuego. Y luego, a los aplausos de los espectadores, la estatuilla en sí – que parecía ser de fibra de vidrio o plástico – fue tirada hacia abajo y arrastrada a la calle.

En términos de importancia histórica, es improbable que el incidente se sitúe al lado del derrumbamiento de la estatua de Saddam Hussein de 12 metros en Bagdad, poco después de la invasión de Irak en 2003.

Pero la destrucción de la estatua el viernes pasado no pasó desapercibida en un país donde muchos edificios públicos todavía están adornados con imágenes de Chávez, cuatro años después de su muerte.

Durante el fin de semana, imágenes en teléfonos celulares del incidente se volvieron virales en Venezuela, donde el descontento generalizado con el presidente Nicolás Maduro, el sucesor elegido por Chávez, ha estallado en protestas casi diarias.

Desde entonces, el gesto se ha repetido en otra parte: en Ureña, una ciudad del oeste de Venezuela, un busto de Chávez desapareció de una plaza pública y en el último estado de Barinas, un mural con el rostro del líder reproducido al estilo de Marilyns de Warhol fue desfigurado.

Algunos argumentan que tales incidentes demuestran que después de años de caos económico, escasez de alimentos y represión gubernamental, los venezolanos han llegado finalmente al punto de ruptura.

“Esto demostró que el gobierno está tocando fondo”, dijo Marinelis Soto, una contadora que vive cerca de Villa del Rosario. “Esto sucedió en una ciudad que solía ser pro-gobierno – y ahora la gente está tan enojada que están constantemente bloqueando las carreteras”.

Pero otros advierten que, mientras Maduro avanza con planes para reescribir la constitución del país a pesar de seis semanas de protestas contra el gobierno, hablar de un punto de inflexión todavía parece prematuro.

Cientos de miles se han unido a demostraciones casi diarias, pero muchos venezolanos ordinarios -y las élites políticas y militares del país- siguen siendo leales al chavismo, ideología que sigue los pasos de Chávez. Y según Luís Vicente León, destacado encuestador, el colapso de los regímenes autoritarios es más frecuentemente causado por las divisiones internas que por la presión exterior.

“Las fracturas [en el gobierno] siempre existen, pero no podemos hablar de alcanzar la masa crítica”, dijo.

“En estos procesos, lo que se ve son fisuras internas que son tan profundas que conducen a una implosión. No vienen de la oposición, o de una crisis. Por lo general vienen de adentro”, dijo.

Una señal de tales divisiones internas ocurrió en marzo, cuando la fiscal general del país, Luisa Ortega, condenó un intento de la corte suprema del gobierno de despojar al congreso de su poder como “una ruptura del hilo constitucional”.

El movimiento se puso pronto en espera, pero Ortega se ha vuelto más franca desde entonces. En una entrevista con el Wall Street Journal, condenó la mala administración del gobierno de la economía y expresó su apoyo a los manifestantes.

“No podemos exigir que los ciudadanos se comporten pacíficamente y legalmente frente a un estado que está tomando decisiones que no obedecen la ley”, dijo Ortega.

En las últimas semanas, Maduro ha sido criticado por una serie de fuentes inesperadas. El hijo de 20 años del defensor del pueblo, Tarek William Saab, leyó una carta a su propio padre en YouTube, en la que le rogaba que “pusiera fin a las injusticias que afligen a su país”. Yibram Saab publicó su mensaje después de unirse a una protesta en la que un estudiante de 20 años fue asesinado.

“Podría haber sido yo”, le dijo Saab a su padre.

La semana pasada, la muerte de un violista de 17 años provocó que el director Gustavo Dudamel -que había sido criticado por no pronunciarse- emitiera una declaración criticando al gobierno y exigiendo a Maduro que pusiera fin a la violencia.

La decisión de Maduro de convocar a una asamblea constituyente también le ha valido las críticas de figuras de alto rango a la izquierda de su partido, que ven la medida como una afrenta al legado de Chávez. (Chávez supervisó la redacción de una nueva constitución en 1999, que él declaró “perfecta”).

“La Asamblea Constituyente es un paso arriesgado y una gran responsabilidad histórica. Abre un espacio a través del cual pueden entrar elementos que destruyen nuestra revolución “, escribió Rafael Ramírez, embajador venezolano ante la ONU y uno de los principales aliados de Chávez, en un periódico local durante el fin de semana.

Aunque la presión sobre Maduro puede estar aumentando, todavía no viene de dos áreas clave, dijo León. “Las autoridades electorales validaron la asamblea constituyente, y quizás lo más importante, no hemos visto que los militares expresen disentimiento”, dijo.

Por ahora, la guerra desgastante entre el gobierno y la oposición parece continuar y el número de muertos parece aumentar.

Mónica Pérez, que vive cerca de la plaza donde se encontraba el monumento de Chávez, dijo que el derrocamiento de la estatua había galvanizado a la oposición en la ciudad.

“Fue la primera vez que vi esto ocurrir aquí”, dijo. “Todos sentimos que el momento es ahora, y debemos continuar en las calles hasta el final.” (Reportado por el Guardián).