Thursday - May 24, 2018

La administración Trump usa ICE para dirigirse a inmigrantes


marvin photo editorial_2"

NOTA DEL EDITOR:

Estimados lectores, lo siguiente es un artículo de noticias escrito por Kevin Gosztola, que estoy compartiendo con ustedes para que puedan informarse sobre el último movimiento del actual presidente, que apunta a atacar a los activistas de inmigración, una nueva estrategia para deportar a más inmigrantes, causando para separar a los niños estadounidenses de sus padres indocumentados. – MRs.

Desde la inauguración de Donald Trump, han surgido múltiples casos de alto perfil en los que los inmigrantes involucrados en el activismo comunitario fueron deportados o enfrentaban una mayor amenaza de deportación.

por Kevin Gosztola

Inmigración y Aduanas parece estar escalando su objetivo de los activistas de los derechos de los inmigrantes para la deportación.
Desde que se inauguró el presidente Donald Trump, ha habido al menos diez casos prominentes en los que los inmigrantes involucrados en el activismo comunitario fueron deportados o enfrentaron una mayor amenaza de deportación.

Maru Mora-Villalpando recibió un aviso de ICE para comparecer ante un juez de inmigración. Ella es de Ciudad de México y dirige una organización conocida como Resistencia del Centro de Detención de Northwestern. Fue lanzado en 2014 para protestar contra un centro de detención de inmigrantes privados en Tacoma, Washington. En ese momento, los detenidos iniciaron huelgas de hambre para protestar por las condiciones abusivas.

Ella se ha involucrado en la desobediencia civil, lo que significa que probablemente tenga un registro de arresto. Ella cree que ICE la está apuntando por su activismo. Su “aviso para comparecer” indicó que se iniciaron procedimientos de deportación.

“Para nosotros, está claro que a pesar de que sus acciones contra los inmigrantes, comenzando con su campaña, en realidad golpear a los mexicanos ha crecido. Pero aún luchamos. Aún resistimos. Y hemos estado ganando Entonces, creemos que ICE realmente nos está enviando un mensaje para detener nuestra actividad política, para detener nuestro activismo. Cuando vi esa carta, inmediatamente supe de qué se trataba. Y me reí de mí mismo, porque sentí, ‘Me están enviando un mensaje. Ellos quieren que me detenga. Y no voy a parar‘”, agregó.

Hay varios otros casos que despertaron la atención en 2017 que muestran que ICE se está convirtiendo en una herramienta importante para la opresión política.

Siham Biyah, una madre de 40 años y activista en Boston, fue deportada a Marruecos un día después de Navidad. Ella tuvo un check-in en la sede del ICE el 7 de noviembre y fue detenida. El Departamento de Niños y Familias de Massachusetts llevó a su hijo Naseem, de 8 años, y se negó a dejar que la familia de Biyah decidiera quién se encargaría de Naseem.

La sacaron de su celda el 26 de diciembre, la trasladaron a Virginia y la subieron a un avión a Casablanca al día siguiente. Cada vez que se conmovió, las autoridades no le permitieron usar el teléfono para que pudiera reunir partidarios para hacer llamadas telefónicas en contra de su deportación.

El Denver Post informó en octubre que Colorado tenía más inmigrantes viviendo en santuarios en iglesias que en cualquier otro estado. Una de esas personas que buscaba refugio era Sandra López, una madre de 42 años que huyó de la violencia en Chihuahua, México, hace unos 20 años.

López se refugió en la iglesia en noviembre después de que se le informara que ICE probablemente la deportaría si asistía a su registro anual el 19 de octubre. Fue arrestada en 2010 por cargos de “delito menor y responsabilidad doméstica” pero eso fue “ después de que uno de sus hijos marcara el 911 por error. “Los oficiales la reportaron a ICE cuando no pudo mostrar una identificación de Colorado.

“Es importante que llamemos a esto como es. Soy una madre indocumentada, y eso no nos convierte en criminales. Solo soy una madre, y estoy luchando para que mi familia esté junta. Tuve la opción de huir y esconderme, pero en cambio, estoy aquí. Tengo sueños. Mi familia tiene sueños“, dijo López.

Una estudiante de la Universidad Estatal de California llamada Claudia Rueda, activista por los derechos de los inmigrantes, fue arrestada por cargos de inmigración el 18 de mayo. Estaba fuera de la casa de un pariente en Los Ángeles. La Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos afirmó que su arresto era parte de una “investigación de contrabando de drogas”.

Rueda no tenía antecedentes penales, pero fue arrestado dos veces durante las protestas por los derechos de los inmigrantes.

Afortunadamente, la jueza de inmigración Annie S. Garcy descubrió que su detención sin fianza era “indebidamente severa”. En junio, se ordenó que la dejaran en libertad y el juez incluso se mostró “incrédulo cuando un abogado del gobierno le pidió que obligara a Rueda a usar un dispositivo de monitoreo”.

Conserje minorista y organizador de trabajadores de bajos ingresos en el Local 26, Luciano Mejía Morales fue arrestado en Minnesota el verano pasado cuando fue detenido por la policía y los oficiales descubrieron que no tenía licencia de conducir. La familia y sus colegas recaudaron fondos para su fianza. Pero unas horas después, ICE lo arrestó e inició su deportación. La comunidad no pudo detener su deportación a Guatemala.

En mayo, Carden Andujar, un estudiante indocumentado de la Universidad de Rutgers, fue citado por ICE para ir a su oficina en Newark, Nueva Jersey. Temía que la deportarían a la República Dominicana, pero abandonó la reunión sin que ICE la detuviera.

Tanto Enrique Balcazar, un activista de derechos humanos de 24 años de México, como Zully Palacios, un activista peruano de 23 años, fueron arrestados en marzo después de que agentes de ICE rodearan a su organización de derechos humanos, Migrant Justice, en Burlington, Vermont . Fueron detenidos y enfrentan un proceso de deportación en marzo.

Otro defensor de la justicia migrante, César Alex Carillo, que tenía 23 años de edad, aceptó la “salida voluntaria” de regreso a México en mayo después de que fue arrestado la misma semana que Balcázar y Palacios. Tenía un cargo previo de conducir bajo la influencia (DUI), lo que llevó a un juez de inmigración de Boston a ordenar que Carillo permaneciera detenido sin fianza. (Se aceptó la “partida voluntaria” para que Carillo no fuera deportado formalmente y pudiera intentar regresar a los EE. UU. En el futuro).

Migrant Justice cree firmemente que las autoridades de inmigración atacaron a su organización por su activismo político. Presentaron una demanda por la Ley de Libertad de Información en octubre.

Jeanette Vizguerra, una madre y activista por los derechos de los inmigrantes, buscó refugio en la Primera Iglesia Unitaria en Denver después de que expiró su suspensión. Se suponía que se reuniría con ICE, pero en su lugar buscó refugio para evitar la deportación a México. Le concedieron alivio en mayo, semanas después de que la revista Time la nombrara una de las 100 personas más influyentes.

Tres Demócratas de Colorado-Michael Bennet, Jared Polis y Ed Perlmutter-lucharon para que se les concediera una suspensión de expulsión.
Introdujeron legislación. ICE respondió afirmativamente al proyecto de ley, sin embargo, como informó Los Angeles Times, la agencia cambió su política de revocar los procedimientos de deportación si un miembro del Congreso presenta un proyecto de ley. Ahora, “ICE considerará y suspenderá la suspensión por hasta seis meses solamente si el presidente del comité judicial de la Cámara de Representantes o del Senado, o el subcomité apropiado, presenta una solicitud por escrito al ICE”.