Tuesday - Nov 20, 2018

Investigación de Harvard vincula el agua fluorada al ADHD y desórdenes mentales


por Ethan A. Huff

Una de las principales causas del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) y del autismo en los niños podrían ser los químicos ocultos en los alimentos que comemos, el agua que bebemos y los productos que consumimos, según dice un estudio publicado recientemente en The Lancet. Investigadores de la Escuela de Harvard de Salud Pública (HSPH) y de la Escuela Icahn de Medicina en Mount Sinai (ISMMS) encontraron que, entre otras cosas, los químicos fluorados que se añaden a muchos sistemas públicos de agua en Norteamérica contribuyen directamente a desórdenes tanto mentales como conductuales en los niños.

Basada en una investigación anterior publicada en 2006 que considera al fluoruro “neurotóxico de desarrollo”, el nuevo estudio incluye un meta-análisis de 27 estudios adicionales sobre el fluoruro, la may5oría de los cuales provienen de China, que vinculan al químico con la disminución del IQ en niños. Tras un análisis exhaustivo, se determinó que el fluoruro obstruye el desarrollo propio del cerebro y puede conducir a trastornos del espectro del autismo, dislexia, ADHD y otros trastornos de salud, una “epidemia silenciosa” que continúa siendo ignorada por muchos funcionarios de la salud.

Según los dos principales investigadores del estudio, Philippe Grandjean de HSPH y Philip Landrigan de ISMMS, la incidencia de los desórdenes de neurodesarrollo relacionados con la química se ha duplicado en los últimos siete años, pasando de seis a 12.Esto se debe a que un creciente número de químicos no probados en su mayoría están siendo aprobados para su uso sin decirle al público dónde y en qué cantidades se están utilizando.

“[D]esde 2006, el número de químicos que se sabe que dañan el cerebro humano en general, pero que no son regulados para proteger la salud de los niños, ha aumentado de 202 a 214”, escribe Julia Medew en The Sydney Morning Herald. “La pareja dice que esto podría ser la punta del iceberg porque de la vasta mayoría de los más de 80,000 químicos industriales utilizados extensamente en los Estados Unidos, no han sido probados sus efectos tóxicos en el feto en desarrollo y en los niños.”

El fluoruro debe ser eliminado de inmediato de los suministros de agua pública por la salud de la infancia.

Mientras los pesticidas predominaban en la lista de los autores como los más penetrantes y dañinos químicos cuya presencia el público ignora en gran medida, el fluoruro, que se añade intencionalmente al suministro del agua pública como supuesto protector contra la caída de los dientes, es también altamente problemático. También es ampliamente ignorado por las autoridades de salud como un factor posible del desarrollo de problemas en la infancia, si bien la ciencia es clara sobre sus peligros.

Como el plomo, ciertos solventes industriales y químicos de cultivo, el fluoruro es conocido por su acumulación en el torrente sanguíneo, de donde prácticamente se deposita en los huesos y otros tejidos corporales. En las mujeres embarazadas, esto también incluye el paso del torrente sanguíneo a la placenta, desde donde se acumula en los huesos y el tejido cerebral del feto. Los efectos de esto son un daño permanente, algo que las autoridades de salud deben tomarse más en serio.

“El problema es de envergadura internacional, y la solución debe, por tanto, ser también internacional”, sostuvo Grandjean en una conferencia de prensa, haciendo un llamado a mejorar los estándares regulatorios de los químicos comunes. “Tenemos los métodos para probar los efectos perjudiciales de los químicos industriales en el desarrollo cerebral infantil. Ahora es tiempo de hacer esa prueba obligatoria.”

Para aprender más sobre los perjuicios del fluoruro y la ciencia, y sobre por qué es dañino y sólo benéfico a los dientes, visita Fluoride Action Network’s website.
También puedes echar un vistazo a lo abstracto del nuevo estudio, titulado “Neurobehavioural effects of developmental toxicity”, aquí: http://www.thelancet.com.