Monday - Jul 22, 2019

Estados Unidos se niega a retirar diplomáticos de Venezuela después de que Maduro rompa relaciones


«Hacemos un llamado a las fuerzas militares y de seguridad venezolanas para que sigan protegiendo el bienestar y el bienestar de todos los ciudadanos venezolanos, así como de los ciudadanos estadounidenses y extranjeros en Venezuela»

por los servicios de cable de El Reportero

El secretario de Estado de los EE.UU., Mike Pompeo, se ha negado a retirar a los diplomáticos de Caracas, argumentando que el gobierno que cortó los lazos diplomáticos con los EE.UU. No es legítimo y amenaza «acciones apropiadas» si alguien está en peligro.

«Hacemos un llamado a las fuerzas militares y de seguridad venezolanas para que sigan protegiendo el bienestar y bienestar de todos los ciudadanos venezolanos, así como también de los ciudadanos estadounidenses y extranjeros en Venezuela», dijo Pompeo en un comunicado el miércoles por la noche, agregando que tomar las medidas adecuadas para responsabilizar a cualquier persona que ponga en peligro la seguridad de nuestra misión y su personal».

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, declaró el miércoles a todos los diplomáticos estadounidenses persona non grata, luego de que Washington reconoció al líder de la oposición Juan Guaidó como presidente del país. Guaidó, sin embargo, dijo que quería que los diplomáticos estadounidenses se quedaran, preparando el escenario para un posible incidente diplomático.

Pompeo argumentó que como Washington no reconoce el «régimen» de Maduro, su orden de que los diplomáticos estadounidenses se retiren no es legítimo, y agregó que Washington mantendrá relaciones diplomáticas con Caracas únicamente a través del gobierno de Guaidó.

Después de que el gobierno de Trump reconoció al gobierno de Guaidó, varios aliados de Estados Unidos siguieron su ejemplo, incluidos la mayoría de los países de la OEA y Canadá. Los líderes de la UE también respaldaron al gobierno rebelde.

Cuba y Bolivia han expresado su apoyo a Maduro, mientras que México ha dicho que continuará reconociendo la legitimidad de Maduro «por ahora». La portavoz de la cancillería rusa, Maria Zakharova, dijo que la «selección manual» de un gobierno en Caracas ilustra perfectamente los verdaderos sentimientos occidentales hacia la comunidad internacional. Ley, soberanía y no injerencia en los asuntos internos de los estados.

El ex jefe de seguridad de la prisión recuerda los beneficios y sobornos de El Chapo
Le proporcionó a El Chapo zapatos, un teléfono y visitas secretas con su esposa

Un ex jefe de seguridad de la prisión de Jalisco, de donde Joaquín «El Chapo» Guzmán escapó en 2001, declaró ayer que él y otros funcionarios de la prisión aceptaron sobornos del ex narcotraficante a cambio de proporcionarle una variedad de beneficios.

En su primer día en el estrado de testigos en el juicio contra el ex jefe del Cartel de Sinaloa en Nueva York, Dámaso López dijo a los jurados que entre los privilegios otorgados a Guzmán mientras estaba encerrado en la prisión de máxima seguridad de Puente Grande había zapatos nuevos, un dispositivo móvil. Visitas telefónicas y secretas con su esposa, hermano y cuñado.

López, quien se unió al Cartel de Sinaloa luego de renunciar a su trabajo en la prisión, dijo que a cambio recibió al menos US $ 10,000, una casa valorada en 1.5 millones de pesos y asistencia para pagar los gastos médicos de uno de sus hijos.

El testigo dijo a los jurados que renunció a su trabajo de seguridad en septiembre de 2000 porque el gobierno federal estaba investigando la corrupción en la prisión.

Sin embargo, López dijo que antes de irse tenía una reunión final con Guzmán, quien le pidió que hablara con el nuevo jefe de seguridad para que sus beneficios se conservaran.

Conocido por el apodo «El Licenciado», López más tarde se convirtió en un reparador y, en última instancia, un líder en el Cartel de Sinaloa. Se cree que Guzmán lo eligió para ser su sucesor.

Sin embargo, «El Licenciado» fue arrestado en la Ciudad de México en mayo de 2017 y extraditado el año pasado a los Estados Unidos, donde se declaró culpable de importar cocaína a los Estados Unidos y fue condenado a cadena perpetua.

Mientras López admitió haber recibido sobornos de Guzmán, negó haber tenido algo que ver con su escape de la prisión en un carrito de lavandería en 2001.

El único cómplice de la fuga fue un guardia conocido como «El Chito» que trabajaba en la sección de lavandería de la prisión, dijo, y agregó que Guzmán luego se molestó porque otros guardias fueron acusados falsamente de ayudarlo en su fuga.

El testigo de 52 años también informó al tribunal sobre varias ejecuciones que Guzmán supuestamente ordenó durante sus años al frente del cartel.

López es uno de los muchos testigos del cártel que han comparecido en los últimos dos meses en el juicio de Guzmán por cargos de trata, conspiración, lavado de dinero y delitos con armas.

Los abogados del antiguo capo han tratado de presentar a los testigos como «degenerados» poco confiables que hablan con la esperanza de que sus propias penas de prisión sean reducidas.
Si es declarado culpable, Guzmán enfrenta una posible cadena perpetua.

Fuente: Reforma (sp).