Wednesday - Nov 14, 2018

El exilio es castigo – un derecho a la asesoría para los inmigrantes detenidos


¿Se les debe conceder asesoría legal gratuita a los inmigrantes indocumentados?

por Juan Rocha
Analysis

El exilio es el estado o período de ausencia forzada del país o el hogar de uno. Un sinónimo para exilio es la deportación. El año pasado, el gobierno de EE.UU. deport a más de 400.000 personas; aunque todos nacieron fuera de EE.UU., muchos llegaron de niños y solamente conocían la vida en EE.UU., mientras otros asimilaron y adoptaron EE.UU. como su propio país. Una de esas 400.000 personas deportadas era chiun hombre llamado Paul.
En 2011, Paul (nombre ficticio) estaba en un concierto de rock con su hermano menor en Phoenix, Arizona. Durante el espectáculo, el hermano de Paul se puso a gritarle a otro hombre, lo que escaló hasta una riña. Al abalanzarse para detener a su hermano, los guardias de seguridad obstruyeron a Paul antes de que pudiera llegar a su hermano. Aunque este encontrón ocurrió afuera de la multitud, la seguridad del evento lo entregó, sin embargo, a la policía, quien lo tomó en custodia, a pesar de nunca presentar cargos criminales contra él. Pocos días después, entregaron a Paul a las autoridades de inmigración, quienes comenzaron sus procesos de deportación. Paul era indigente, pero no tenía derecho a un asesor nombrado por la corte que lo ayude a investigar su caso inmigratorio y que evite que lo saquen de EE.UU. Por lo tanto, él se representó a sí mismo. Menos de seis meses después del tumulto del concierto, Paul se encontró en un país extranjero, México, un país que dejó cuando era bebé.

En el caso emblemático de Gideon vs. Wainright, la Corte Suprema de EE.UU. falló que los acusados indigentes tenían el derecho a un asesor nombrado por la corte en los casos criminales. Pero la Corte se negó a aplicar lo mismo para los acusados indigentes en casos de deportación porque la deportación, según la Corte Suprema, no es un castigo, sino como dice el juez O’Connor: “una acción puramente civil para determinar la elegibilidad para permanecer en este país, no para castigar una entrada ilegal. . .”. Su razonamiento, sin embargo, no tiene fuerza intelectual, porque no hay una diferencia funcional entre un juicio civil y criminal, cada uno tiene una pena por violar la ley. Pero mientras las penas por violar la ley penal pueden variar (i.e. multa, reclusión en el hogar, libertad condicional), no hay tal variación por violar las leyes migratorias, sólo hay un castigo: ser vetado.

Inmigrantes indocumentados son detenidos por ICE.Inmigrantes indocumentados son detenidos por ICE.

A lo largo de la historia, la gente ha sido vetada o exiliada a tierras lejanas, como una forma de castigo. Dante Alighieri fue obligado a exiliarse debido a sus actividades políticas por parte de las autoridades florentinas. Aplastado con tristeza e indignación ante esta sentencia de por vida, el poético libro de Dante, “La divina comedia” refleja sus experiencias en el exilio como si deambulara por el infierno. Los inmigrantes, que viven en Estados Unidos casi toda su vida, soportan un sufrimiento y penurias similares cuando se encuentran en un país extranjero sin recursos, sin dinero, sin hogar y sin poder hablar el idioma nativo. El destierro rompe todas las conexiones a la armonía del hogar y, de hecho, muchos de los inmigrantes que son deportados y luego vuelven a la observación de Estados Unidos preferirían ser encarcelados en Estados Unidos que regresar a territorio extranjero. Sus sentimientos anti-exilio no sólo expresan un sentimiento de que la deportación es un castigo peor que la cárcel, sino también su desesperación por aferrarse a algo parecido al hogar.

De a poco, la Corte Suprema está empezando a reconocer que la deportación es una pena. En Padilla vs. Kentucky, el juez John Paul Stevens realizó un ataque verbal al paso en el precedente de la Corte Suprema cuando escribió que “la deportación es una parte integral de hecho, a veces la parte más importante de la sanción que puede imponerse a no ciudadanos acusados “ y agregó que la deportación está “íntimamente relacionada con el proceso penal”. La deportación sí tiene una relación promiscua con muchos delitos y sólo un abogado puede prescribir cuáles delitos son compañeros adecuados y el remedio de inmigración disponible para evitar el destierro.

En el exilio, Paul hizo esfuerzos por incorporar su Franentorno y adaptarse a los usos y costumbres locales, pero lo único que tenía en común con el país extranjero era su apellido español. Los lugareños se referían a él con la palabra despectivapocho, un mexicano americanizado que había perdido su identidad mexicana, la lengua materna y la cultura. Incapaz de asimilar y adaptarse a su nuevo ecosistema, y movido por la desesperación, Paul regresó a Estados Unidos y, a pocos minutos de poner un pie en Estados Unidos, fue capturado por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos y acusado de entrar ilegalmente a Estados Unidos. En su audiencia de sentencia, en la que estuvo representado por el abogado de la defensa, Paul dijo al juez que Estados Unidos era “mi país”. Con lágrimas cayendo por sus mejillas, declaró: “Yo no hablo el idioma. Traté de vivir allí pero la vida es diferente allí. Yo no conozco a nadie allí”. Antes de expulsarlo de nuevo, el juez federal lo condenó a la cárcel siete días.

En 1947, el juez William O. Douglas escribió, “La deportación puede ser el equivalente a la expulsión o destierro”. ¡Tonterías! La deportación es el destierro y el exilio, es una pena que perdura para siempre. Sugerir lo contrario es falta de honradez intelectual. Si Paul hubiera tenido la asistencia de un abogado designado por la corte en sus procesos de deportación, su abogado defensor podría haber investigado su caso de inmigración para determinar de qué formas de ayuda se dispone en su caso para evitar la deportación, pero no fue porque el Tribunal Supremo consideró su expulsión un asunto civil. En efecto, no proporcionar abogados de oficio a los acusados indigentes en proceso de deportación revela al mundo, como un amigo dijo, “a Estados Unidos sin maquillaje”.

Juan Rocha es un abogado en Chandler, Arizona. Ha escrito sobre la reforma inmigratoria, la política de Arizona y el juez del noveno circuito Alex Kozinski. Puede ser contactado en jrocha.law@gmail.com.