Wednesday - Nov 14, 2018

Economía global: entre una roca y un lugar duro


marvinphotonew_editorial2

NOTA DE TE EDITOR:

Queridos lectores:

Encontré este artículo tan interesante y educativo sobre cómo la economía global tal como se desarrolla frente a nuestros propios ojos afecta al mundo entero. Y todos estamos afectados por eso, por estar en el medio. ¿Entiendes cómo el sistema bancario, como paradigma monetario, se nos impone a todos bajo el arma de fuego?

por James Corbett

Bueno, es oficial: “Japan Inc.” ahora es “Bank of Japan Inc.”

Ah, vale, oficialmente no es oficial, pero casi. Tal como lo informa Nikkei Asian Review, el Banco de Japón (BOJ) es ahora uno de los 10 principales accionistas en un 40 por ciento de las compañías que cotizan en bolsa en el país. Así es, después de haber comprado 25 billones de yenes ($ 227 mil millones) en fondos cotizados en los últimos ocho años, el banco central de Japón es ahora uno de los 10 principales accionistas en 1,446 de las 3,735 compañías que cotizan en la Bolsa de Tokio.

Incluso los banqueros admiten que se han arrinconado con su frenesí de compra de acciones. El gobernador del BOJ, Kuroda, admite que si el banco persiste en inyectar su dinero en los mercados, habrá serios “efectos secundarios” que podrían dañar a todo el sector bancario. Entonces deberían apagar el grifo y drenar el pantano monetario aumentando las tasas, ¿no? Nop. Como señala Yutaka Harada, miembro de la junta del BOJ, los banqueros no pueden invertir la tendencia y elevar las tasas de interés porque “los precios de los bonos y las acciones bajarían y el yen se apreciaría”, negando completamente el punto total de las compras de activos en primer lugar.

Entonces, ¿Qué significa todo esto?

Bueno, si eres japonés significa que tu banco central está creando (como dice un administrador de activos con sede en Japón) “una nueva forma de socialismo financiero” de la cual “nadie puede ver una estrategia de salida sin problemas”.

Pero en términos más generales, la economía en la que se encuentra Japón en este momento es simplemente un ejemplo a pequeña escala del dilema que enfrenta la economía global. Atrapado entre la trampa de liquidez global de bajo interés y la trampa de deuda global de alto interés. Atrapado entre la pesadilla globalista del “libre comercio” y la guerra comercial emergente / pesadilla de guerra caliente. Atrapado entre la expansión de un sistema predatorio que está diseñado para drenar la riqueza del trabajador promedio y el colapso de ese sistema, lo que sin duda consumirá la riqueza del trabajador promedio.

El estrecho entre estas rocas económicas y los lugares duros no podría ser más estrecho. Es suficiente para hacer que Scylla y Charybdis parezcan un juego de niños.

Pero para aquellos que no comprenden el panorama general aquí, debe enfatizarse que esto no se trata solo de las tasas de interés y los rendimientos de los bonos. El punto aquí no es a qué nivel está el mercado de valores o si algún comerciante en Jeddah va a vender petróleo en dólares o yuanes. El verdadero punto, como he estado tratando de enfatizar en esta columna durante algún tiempo, es que la economía nunca es solo economía. La economía global se basa en un paradigma monetario. Ese paradigma monetario surge no de un cálculo económico, sino que, en la mayoría de los casos, a punta de cañón.

No es coincidencia que el sistema de Bretton-Woods que instituyó el paradigma de la reserva del dólar estadounidense surgió de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial. No es coincidencia que ese paradigma comenzó a quebrarse cuando Estados Unidos comenzó a utilizar sus privilegios de moneda de reserva para aumentar la deuda del complejo militar-industrial. No es coincidencia que el paradigma del petrodólar que reemplazó a Bretton Woods descansara en una alianza militar y geopolítica con los saudíes. No es coincidencia que la erosión de ese paradigma esté dando lugar a preocupaciones sobre una Tercera Guerra Mundial y, presumiblemente, un reinicio monetario.

No es una coincidencia porque todas estas cosas están directamente relacionadas. El colapso del orden económico está íntimamente ligado a la ruptura del orden geopolítico. Es parte integrante del cambio que está ocurriendo en el orden monetario. Y es inseparable de las crecientes tensiones militares que acompañan al declive del orden unipolar estadounidense.
Resaltemos otra historia “pequeña” que llena una de las piezas de este rompecabezas gigante.

A principios de esta semana, China lanzó una idea a los diplomáticos de la UE que asistieron a una cumbre chino-europea en Beijing: “¡Únete a una alianza comercial antiestadounidense y juntos podremos ganar la guerra comercial global!”. Se ofrecieron múltiples sugerencias sobre qué forma alianza podría tomar. China podría abrir más de su mercado a los negocios de la UE como un gesto de buena voluntad, por ejemplo, o las dos potencias podrían lanzar una acción conjunta contra los Estados Unidos en la Organización Mundial del Comercio.

La reacción de la UE fue rápida: “¡Gracias, pero no gracias!”

Tienes que admitir que fue una táctica audaz. La idea de que la UE arroje por la borda al Tío Sam (y al todopoderoso dólar) por unas pocas promesas en papel sobre el “libre comercio” de los notoriamente mercantilistas ChiComs es absurda.

Pero piense en lo que significa que tal idea incluso fue propuesta. Hace unos años, incluso hace unos meses, un plan como ese habría sido impensable. Hoy, es simplemente fantasioso. Y mañana…?

De esto se trata realmente el desglose del orden comercial mundial: no las fluctuaciones en las cuentas comerciales o las reservas de divisas de esta u otra nación, sino la reorganización de las alianzas entre esas naciones. Y, si viene el empuje, el posible cruce de espadas entre naciones.

Ahora une esta historia con la historia del accionista de BOJ (o la historia del peso argentino, o la historia de bonos del mercado emergente, o la historia del petróleo iraní, o cualquier cantidad de otras historias del mundo de la economía, las finanzas y el comercio) y la imagen se vuelve uniforme más claro: Nos dirigimos hacia una crisis. La única pregunta es qué nuevo orden surgirá de esa crisis.

Como mencioné en mi edición más reciente de la serie “Preguntas para Corbett”, es necesario un período de caos, crisis y crisis para que se produzca un cambio en el orden mundial. Y si ese cambio conduce al Nuevo Orden Mundial que los poderes-que-no-deberían-estar constantemente codiciando o un nuevo florecimiento de la libertad humana todavía está en el aire.

Al final, esa pregunta no será respondida por los banqueros centrales del mundo. Será respondido por nosotros. Esa respuesta radica en que retiramos nuestro apoyo al sistema actual, eligiendo dónde redirigir nuestra energía y recursos, negándonos a luchar contra las guerras de los banqueros por ellos, y creando el sistema alternativo que queremos que surja del caos. . . o recostado y sin hacer nada. Y creo que todos sabemos a dónde lleva esa opción.

Deja un comentario