Thursday - Nov 15, 2018

Destruir campañas de medios (y otra) propaganda a través del incumplimiento


marvinphotonew_editorial_2"

NOTE FROM THE EDITOR

Dear reader, this is one of tEstimado lector, este es uno de los artículos más interesantes que he visto. Desarticula el mito de la publicidad o propaganda que el gobierno y el mundo corporativo utilizan para mantener al pueblo controlado y manuverable a su antojo. Espero que lo disfruten.

Destruir campañas de medios (y otra) propaganda a través del incumplimento

por AL Whitney
AntiCorruption Society

Debido a que tenemos diferentes percepciones, cada día se crean anuncios o ‘mensajes’ para convencernos a TODOS de que el negro es blanco y el blanco es negro, es decir, el agua fluorada es buena para usted, endeudarse para nuevos ‘juguetes’ mejorará su vida, los políticos en Washington están velando por nuestro mejor interés y el papel de los militares en el narcotráfico en Afganistán es necesario para la seguridad nacional.

Propaganda

Mensajes o información distribuidos públicamente para convencer a la gente de que el negro es blanco y el blanco es negro o algo que no es deseable para ellos ni es de su mayor interés.

Una vez que hemos entendido que los medios son el mecanismo utilizado para convencer al público de que el negro es blanco y el blanco es negro, podemos empezar a revertir el impacto que el equipo de ‘manejo de la percepción’ tiene en nosotros. Así que es importante comprender que el objetivo de la mayoría de nuestros políticos corruptos es “elaborar nuestro consenso” a través del ‘giro’, el ‘enmarque’ y el engaño general. Para la mayoría, los medios se han convertido en una divisa para manipular a la población. Objetivo: superar la sabiduría innata y el sentido común de la población general y hacer que ‘completen’ e incluso promuevan – eso que no es su mejor interés, pero sirve al objetivo de los especuladores/controladores.

La creación del ‘mensaje’ o ‘giro’

Un gran documental sobre este tema es el de la BBC “Siglo del Self”. Cuenta la historia del sobrino de Freud, Ed Bernay, y su creación de la industria de las ‘relaciones públicas’ (propaganda). Otro documental más reciente pero igualmente fabuloso sobre la propaganda, especialmente en los Estados Unidos, es Psywar (Guerra Psi).

Esta ‘industria’ se ha convertido en un lugar común donde la población general ya no concibe a aquellos que trabajan en las relaciones públicas como propagandistas, de forma que no les guardan desdén. Crear engaños (mentiras) para elaborar el consenso (conseguir el cumplimiento) o vender productos no es una profesión honorable – ¡nunca lo ha sido, ni lo será! Si usted está leyendo esto y trabaja en las relaciones públicas o en publicidad, comprenda – ¡no es persona honorable la que se compromete en el engaño al público por el dinero!

La creación en propaganda exitosa requiere recaudar información del público de modo que sus objeciones o resistencia hacia políticas dañinas (como el TLC) pueden ser claramente identificadas y la propaganda puede ser hábilmente creada para superarlas o disiparlas. El que la campaña de propaganda sea o no exitosa está determinado por las implacables ‘encuestas’ de la población-objetivo que los propagandistas tratan de alcanzar. Por desgracia, se contratan psicólogos profesionales para ayudar y analizar las respuestas del público y asistir en la elaboración de las campañas de propaganda. Estos psicólogos no son personas honorables.

Básicamente, sin propaganda los corruptos no tendrían manera de penetrar en la sabiduría y el sentido común. Nosotros haríamos preguntas y nos cuestionaríamos si las políticas gubernamentales son o no en nuestro mejor interés. La corrupción no puede sobrevivir sin engaños, lo que explica por qué hay una ‘demonización” en curso de la gente tratando de exponer la corrupción y las mentiras, ‘etiquetándolos’ como ‘verdaderos’, ¡como si no fueran gente honorable!
(¡El negro es blanco y el blanco es negro!)

Herramientas para las campañas de propaganda actuales

De nuevo El siglo delSelf explora en forma admirable cómo estas herramientas son utilizadas por los propagandistas para ¿elaborar el consenso’. Algunas de estas herramientas son:

- Encuestas, cuestionarios, peticiones
- Reuniones en la alcaldía o comunitarias (sobre temas específicos para obtener ‘retroalimentación’ del público)
- Grupos de enfoque
- Registros de votación
- Productos comprados
- Redes sociales como Facebook, etc.
- Foros de discusión en páginas web

La próxima vez que usted reciba una encuesta, observe que ésta no trate de obtener información para explotarlo o manipularlo mejor (¡El negro es blanco y el blanco es negro!). Hay mucho que aprender al analizar las encuestas. En primer lugar debemos entender que se gastan sumas cuantiosas de dinero para crear y administrar una encuesta. Las encuestas actualmente se han convertido en una ‘ciencia’ (Asociación Americana de Investigación de la Opinión Pública). Baste pensar en las enormes sumas de dinero que se pagan en esta industria para saber lo que usted piensa lejos de su beneficio. Las preguntas de la encuesta son cuidadosamente seleccionadas y ‘enmarcadas’.

En las encuestas políticas, las preguntas son diseñadas para convencerle de que los temas que abordan son los más importantes. En realidad, las preguntas reflejan una ‘agenda’ política de la que esperan conseguir apoyo público para ‘elaborar el consenso’. Por lo general, las preguntas no son sobre temas que a la mayoría le importen, pero la encuesta es un esfuerzo para convencerlo de que lo son.

Elementos del enfoque de Obama llevan el sello de la prueba de del mensaje, como la introducción de las palabras “recuperación” y “reinversión” para cambiar la marca del paquete del “estímulo”, ya que la encuesta se ha centrado casi enteramente en vender la política, y no en medir el atractivo personal del presidente.

Una fuente cercana de los datos afirma que la idea central de las encuestas más recientes ha sido que los norteamericanos no hacen ninguna distinción entre el presupuesto y las medidas de gasto popular que lo preceden, y que la clave para vender el presupuesto es presentarlo como parte de las medidas de “recuperación”.

Además, su complacencia al llenar y devolver la encuesta es analizada estadísticamente. Si obtienen un regreso de 75% de un envío de 100,000, concluyen que 75,000 personas continúan pensando que la organización que paga la encuesta es una empresa legítima comprometida con el bien público. Luego observan a los específicos 25,000 que no cooperaron y analizan su demografía. Ahora tienen un nuevo grupo al que dirigirse en la siguiente ola de propaganda de los medios.

También las corporaciones hacen las encuestas para fortalecerse con la creación de campañas de marketing. Las corporaciones no tienen absolutamente ninguna ‘directiva’ de una sociedad mejor –independientemente de lo que digan sus administradores. Su única ‘directiva’ es obtener beneficios.