Thursday - Jun 20, 2019

Demasiado estrógeno relacionado con el cáncer y el aumento de peso


Estrogen_Health

por Critical Health News

El estrógeno puede ser algo peligroso. Claro, es una hormona importante, responsable del desarrollo del feto en el útero, el crecimiento del tejido conectivo y el desarrollo de las características sexuales femeninas. Aunque es la más antigua de todas nuestras hormonas (ha existido por más de 450 millones de años), también está asociada con una amplia gama de problemas de salud que incluyen fibromas, aumento de peso y cáncer. Es proinflamatorio, inicia la producción de sustancias químicas para el estrés y está vinculado a varios tipos de cáncer particularmente peligrosos, incluyendo cáncer de mama, útero, colon y próstata.

Peor aún, hay ciertos químicos, naturales y sintéticos, que, si bien no son exactamente los estrógenos, pueden actuar así, eliminando el delicado equilibrio de las hormonas endógenas del cuerpo. Estos llamados “imitadores de estrógeno” o sustancias similares a los estrógenos no biológicos llamadas xenoestrógenos (xeno significa “extraños”) incluyen píldoras anticonceptivas, terapia de reemplazo hormonal (TRH), así como fertilizantes y pesticidas, todos los cuales tienen Estrógeno o actividad similar al estrógeno. Los niveles de estos xenoestrógenos han aumentado dramáticamente en nuestro entorno en los últimos 60 o 70 años.

Una de las causas más importantes de la exposición al xenoestrógeno ocurre a través de los alimentos. Durante los últimos 60 años aproximadamente, la FDA ha aprobado sustancias xenoestrogénicas para su uso en el ganado. Como sustancia de crecimiento, el estrógeno se usa para engordar animales de granja. Aumenta la tasa de crecimiento de los animales y la eficiencia con la que convierten el alimento que ingieren en carne.

Tradicionalmente, este ha sido típicamente un problema asociado con el ganado como el ganado y las aves de corral. Recientemente, sin embargo, una nueva fuente de alimentos, los xenoestrógenos, ha ingresado al mercado: el pescado de granja. Estos peces no solo están expuestos a la hormona a través del agua tóxica, que ha sido saturada con el potente producto bioquímico de la escorrentía agrícola, sino que también se les ha administrado una dosis intencional de la hormona. Durante años, esta manipulación química se restringió a los países de Asia conocidos por sus regulaciones laxas. Sin embargo, en los últimos años, incluso los países europeos y escandinavos se han convertido en participantes en el control químico de la acuicultura.

Una de las razones principales de esta manipulación hormonal es la inversión deliberada de género; Los científicos están convirtiendo intencionalmente peces machos en hembras al administrarles estrógenos. Esta práctica, que los científicos denominan “Biotecnología de Reproducción Controlada”, es una práctica común porque, en ciertas especies, un género u otro tiende a ser más grande. Según foodforbreastcancer.com, la tilapia y el halibut están especialmente sujetos a este tipo de tratamiento hormonal.

Los desechos animales también son una fuente importante de xeno-estrógenos. Los desechos animales pueden contribuir con un estimado del 90 por ciento del total de estrógenos en el medio ambiente. Cinco galones de agua de escorrentía contaminada con estiércol de pollo pueden contener el valor de estrógeno de una píldora anticonceptiva.

Los niveles de estrógeno en la cama de aves de corral son tan altos que, cuando los granjeros alimentan estiércol de gallina a sus animales para ahorrar en los costos de alimentación, puede provocar un desarrollo prematuro. El estiércol de aves de corral tiene entre el contenido hormonal más alto, cuadruplica el total de estrógenos, y nueve veces más de 17-beta estradiol, el estrógeno más potente y un carcinógeno “completo”, ya que ejerce los efectos de iniciación del tumor y de promoción del tumor.

Si le preocupa la exposición a los xenoestrógenos, aquí hay 5 formas de reducir la toxicidad:
5 maneras de prevenir la toxicidad del xenoestrogeno
Use arcilla bentonita – 1 o 2 cucharaditas de agua. La arcilla de bentonita tiene una gran superficie para limpiar los xenoestrógenos y muchas otras toxinas también.
Los probióticos pueden ayudar: el estrógeno se metaboliza, se descompone y se elimina a través de los intestinos. Los probióticos y las buenas bacterias son fundamentales para facilitar este proceso de desintoxicación.

Use las vitaminas A y E: ambos nutrientes pueden tener efectos de equilibrio de estrógeno.
No olvide el selenio, el mineral más importante para el equilibrio de estrógenos.
Progesterona y pregnenolona, las hormonas de equilibrio del estrógeno por excelencia. La progesterona se utiliza mejor en una crema. La pregnenolona está disponible en tiendas de alimentos naturales o en Internet.