Wednesday - Sep 26, 2018

Cómo sería una verdadera reforma a la inmigración


Acá hay una pista: no es un nuevo programa de trabajador huésped

Oralia Maceda hace una pregunta en la reunión en Fresno.

por David Bacon

Oralia Maceda hace su pregunta en la reunión de Fresno.
Una madre inmigrante de Oaxaca, Maceda preguntó lo obvio el pasado fin de semana en Fresno. En una reunión, cuando se hablaba de la ley de reforma de inmigración del Senado, quería saber por qué los senadores gastarían casi 50 millones de dólares en más muros fronterizos, sin embargo, no muestran interés en por qué las personas se van de su casa para cruzarlos.
Esta ceguera del Congreso empeorará a medida que la reforma migratoria avance hacia la Cámara. Esta condena la política de inmigración de EE.UU. como una especie de venalidad punitiva, haciendo que la toma de decisiones políticas racionales sea prácticamente imposible. Sin embargo, a menudo propuestas las propias comunidades migrantes proponen alternativas, que reflejan una mejor comprensión de la economía mundial y de los derechos humanos.

Rufino Domínguez, quien ahora trabaja para el gobierno del estado de Oaxaca, describe lo que Maceda sabe por experiencia: “El NAFTA hizo bajar tanto el precio del maíz que no es económicamente posible plantar un cultivo más. Llegamos a EE.UU. para trabajar porque no hay alternativa”. La razón de la caída de los precios, según Timothy Wise del Instituto de Desarrollo Global y Medio Ambiente, es que las importaciones de maíz a México desde EE.UU. aumentaron de 2.014.000 a 10.330.000 de toneladas desde 1992 hasta 2008.

México importó 30.000 toneladas de carne de cerdo en 1995, año en el que el NAFTA entró en vigor, y 811.000 toneladas en 2010. Esto benefició principalmente a una compañía, Smithfield Foods, que ahora vende más del 25 por ciento de toda la carne de cerdo en México. Sin embargo, México perdió 120.000 puestos de trabajo sólo en tierras de cultivo. El Banco Mundial dice que la pobreza rural extrema pasó de 35 por ciento a 55 por ciento después de que el NAFTA entró en vigor, debido al “pobre rendimiento de la agricultura, el estancamiento de los salarios rurales y a la caída de los precios agrícolas reales”.

La creciente pobreza impulsó la migración. En 1990, 4,5 millones de personas nacidas en México vivían en EE.UU. En 2008, eran 12.670.000, alrededor del 11 por ciento de todos los mexicanos. Cerca de 5.7 millones pudieron obtener una visa, pero otros 7 millones no pudieron y, sin embargo, vinieron. Si nuestras familias necesitan comer y sobrevivir, la mayoría de nosotros cruzaría también las fronteras, a pesar de los riesgos. De hecho, esto es lo que los ancestros de muchos ciudadanos estadounidenses hicieron.

Y si las paredes pudieran haber detenido la ola de personas que buscan sobrevivir, ya lo habrían hecho. En cambio, cientos de personas mueren en la frontera cada año, un número que se incrementa con el aumento del número de agentes y paredes.

El $47 mil millones de dólares para la vigilancia fronteriza en el proyecto del Senado impulsarán los ingresos de los contratistas y las empresas que venden aviones y helicópteros. Los agentes de la patrulla fronteriza se verán todo el tiempo en las ciudades alejadas de la frontera. Pero esto no va a detener la migración, ni lo pretende.

Los senadores prevén un nuevo sistema en el que cientos de miles de personas cruzan la frontera como “trabajadores invitados”. La política de inmigración de EE.UU. rechazó esa idea en 1965, que debiera suministrar trabajadores vulnerables a bajos salarios a los empleadores. Reemplazando el antiguo programa bracero de trabajadores temporales de la década de 1950, hemos creado un sistema para ayudar a las familias se reúnen en los EE.UU., de derechos laborales y libertad de movimiento.

Los senadores están retrocediendo. En su esquema, el precio de la legalización de algunas personas indocumentadas son los programas que ligan los salarios de trabajadores huéspedes a cerca del mínimo. Esto afectará a otros trabajadores también, como a los inmigrantes que ya están aquí.

Restringen visas familiares y dan más visas de trabajo para los empleadores. En la Cámara, representantes conservadores eliminarían la legislación por completo.

Ellos sólo quieren programas de trabajadores invitados, con más muros y castigos para obligar a que los migrantes participen de ellos.

Ni los senadores ni los miembros del Congreso harán algo para dar a los oaxaqueños una opción, para salir o quedarse en casa. Sin embargo, eso es lo que Maceda y su organización, el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB), creen que es gran parte de la respuesta.

Su alternativa es renegociar el NAFTA para poner fin a las causas del desplazamiento.

Darían visas de residencia a los indocumentados que ya están aquí y acabarían con las deportaciones y despidos de miles de trabajadores. La futura migración, dicen, debe proporcionar visas a las familias, no a quienes contratan para Wal-Mart o para los productores.

“Nosotros queremos ser tratados como algo más que mano de obra barata”, dice Maceda.

El FIOB es una organización única, ya que está formada tanto por inmigrantes en EE.UU., como por personas de las ciudades de las que provienen los inmigrantes.

Se mantuvieron conversaciones en ambos lugares, entre los inmigrantes aquí y las comunidades de emigrantes en México.

“Tenemos que cambiar el debate desde considerar la inmigración como un problema a un debate sobre los derechos”, concluye Gaspar Rivera Salgado, profesor de UCLA y ex coordinador del FIOB. “Queremos derechos para los migrantes en EE.UU., y al mismo tiempo, desarrollo, para que la migración sea una opción y no una necesidad, el derecho a no migrar. Ambos son parte de la solución”.

Pero Rivera Salgado advierte que los muros y la mano de obra contratada no son la respuesta, ni está volviendo dependientes a los municipios de Oaxaca de los programas de trabajadores invitados para sobrevivir. “El derecho a quedarse en casa, a no migrar, tiene que significar algo más que el derecho a ser pobres, o el derecho a pasar hambre. Elegir si quedarse en casa o salir sólo tiene sentido si cada elección puede proporcionar un futuro significativo, en el que todos somos respetados como seres humanos”. http://www.progressive.org/real-immigration-reform.