Sunday - Feb 28, 2021

Cómo cultivar un hermoso ajo a partir de un diente en interiores y exteriores


por Joanne Washburn

 

October, 12, 2020 – La naturaleza picante del ajo lo eleva como un alimento básico aromático en la cocina. Su fuerte sabor se suaviza una vez que llega a la sartén o la olla, infundiendo a los alimentos un dulzor suave como ningún otro.

Considerado un superalimento, los poderosos compuestos detrás del firme perfil de sabor del ajo también pueden conferir algunos beneficios para la salud impresionantes, desde una piel más clara hasta una mejor protección contra ciertos cánceres.

La buena noticia es que el ajo es uno de los vegetales más fáciles de cultivar, ya sea al aire libre en un jardín extenso o en el interior en macetas y contenedores en el alféizar de la ventana de la cocina.

 

Razones para cultivar ajo

 

Entonces, ¿qué hace que los jardineros planten dientes de ajo cuando la temperatura comienza a bajar? A continuación, presentamos algunas buenas razones:

– El ajo confiere beneficios para la salud – El ajo es conocido por su amplia gama de beneficios para la salud, que se debe a compuestos poderosos. Por un lado, el ajo puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. También tiene propiedades antibacterianas y antivirales para una mejor protección contra las infecciones.

– El ajo de cosecha propia es limpio – La comida de cosecha propia está garantizada más limpia y segura que las que se encuentran en los comestibles. Usted sabe qué entró en el suelo en el que se cultivó la comida, así como si la comida fue tratada o no con pesticidas y otras sustancias nocivas utilizadas en la agricultura convencional.

– El ajo requiere poco mantenimiento – no tiene que hacer mucho hasta la cosecha, una vez que se han plantado los dientes. Solo necesitará regarlo con frecuencia y controlar las malezas, lo que no debería ser un problema si usa contenedores o camas de jardín elevadas.

– El ajo prospera en el invierno – El ajo es una de las pocas verduras que sobrevive en el jardín durante el invierno, que a menudo es demasiado duro para la mayoría de los cultivos.

– Pocas plagas atacan a las plantas de ajo – El ajo tiene más facilidad que la mayoría de los cultivos de jardín cuando se trata de plagas y enfermedades de las plantas. De hecho, el ajo se puede plantar junto a otras plantas para protegerse de sus plagas.

– Puede plantar varios clavos en una parcela – Las pequeñas parcelas de jardín dificultan el cultivo de cantidades significativas de vegetales. Pero ese no es el caso del ajo, que se puede sembrar con solo seis pulgadas de distancia por todos lados. Este es un requisito de espacio mucho menor que el de la mayoría de las verduras.

– El ajo se puede almacenar durante mucho tiempo – Algunas variedades de ajo son ideales para el almacenamiento a largo plazo. Si desea tener un suministro constante de ajo durante todo el año, simplemente plante las variedades adecuadas.

– Las plantas de ajo producen hojas comestibles – Las hojas de ajo son los brotes largos que algunas variedades de ajo producen en la primavera. Pueden robar los nutrientes de los bulbos por sí mismos, por lo que es importante cortarlos cuando aparecen. Los patos jóvenes son comestibles y son una excelente adición a las ensaladas crudas.

 

Cómo cultivar ajo

 

Aquí hay una guía simple de 2 pasos para cultivar ajo:

  1. Elegir el ajo adecuado

Puede elegir entre cualquiera de las siguientes variedades principales de ajo:

– Hardneck – Las variedades Hardneck tienen sabores fuertes y complejos. Los bulbos en sí son grandes pero forman pocos dientes. Las variedades de cuello duro son ideales para regiones con climas más fríos. Algunos ejemplos de estas variedades incluyen raya púrpura, porcelana y rocambole.

– Softneck – las variedades Softneck son adecuadas para regiones con climas más suaves. Estos pueden almacenarse durante más tiempo que las variedades de cuello duro. Ejemplos de variedades de cuello blando incluyen la rosa blanca y plateada de California.

  1. Plantar ajo

Cada diente se convertirá en un bulbo lleno en unos seis meses. Los dientes de ajo prefieren un suelo suelto y fértil que tenga pocas o ninguna maleza. Puede sembrar ajo en otoño para una cosecha de primavera o en invierno para una de verano.

Para plantar ajo, inserte los dientes con la raíz hacia abajo en agujeros de al menos tres pulgadas de profundidad. Manténgalos al menos a seis pulgadas de distancia entre sí para evitar el hacinamiento. Una vez que los dientes estén adentro, cúbralos con tierra. Riegue cada tres días aproximadamente. Tenga cuidado de no verter agua en las copas de las plantas. Quite las malas hierbas que aparezcan.