Tuesday - Sep 25, 2018

Carta abierta a los Supervisores de SF


­por Marvin J. Ramírez

Marvin RamirezMarvin Ramirez

Estimados miembros de la Junta de Supervisores: Por favor tomen nota del documento que les envié la semana pasada vía correo electrónico, para que les ayude a ustedes a considerar en la toma de una decisión para redactar una legislación local que extienda la Ley de Santuario de San Francisco en el área de tráfico a favor de los indocumentados.

El Supervisor de San Francisco Tom Ammiano actualmente está redactando una legislación para crear un carnet de identidad de la ciudad para los inmigrantes que no pueden conseguir carnets de identidad tradicionales, una gran idea y una acción muy esperada por San Francisco.

“Hay una comunidad grande que contribuye, y no hay muchas salvaguardias alrededor de su estado (inmigratorio), su tranquilidad mental y su capacidad de participar”, dijo Ammiano.

La tarjeta estaría disponible a toda la gente que vive en la Ciudad y el Condado  de San Francisco.

Sin embargo, concederles derechos de conducir sigue siendo excluido por SF, lo cual es también una necesidad principal para tantos inmigrantes indocumentados con niños de edad escolar, y quiénes pagan impuestos y contribuyen a la economía de la Ciudad.

Y todos ustedes señores supervisores, han fallado en esta área al no terminar con este trato humillante a esta comunidad sin protección, permitiendo a su Departamento de Policía – sobre todo su Unidad de Motocicletas – ensañarse en aquellos con aspecto humilde y pobre, y latinos, deternerlos y confiscarles sus coches.

Si ustedes leyeron el documento adjunto que empezará a ser publicado a partir de la próxima edición, estoy seguro que ustedes encontrarán bastante puntos de ley para ayudarles a redactar un permiso de conducir completo – para quienes no pueden obtener un Permiso de Conducir de California – y así puedan conducir dentro de la Ciudad y Condado de San Francisco sin miedo de que les confisquen sus coches.

Ello también protegerá a otros conductores de ser chocados por conductores sin licencia, y por lo tanto sin el seguro requerido.

Pero como dice el refrán: Donde hay voluntad es posible la acción.

Si ustedes, supervisores, deciden tomar medidas de esta recomendación, respetuosamente sugiero que ustedes requieran a estas personas a que tomen y pasen un examen de conducir ofrecido por una escuela de conducción acreditada para asegurar que el candidato a recibir un permiso de conducir esté capacitado. Su acción positiva ayudará a luchar contra el monopolio politizado del Estado y la política exclusionary que niega los derechos de conducir a los inmigrantes indocumentados.

San Francisco podría ser la primera ciudad norteamericana grande en tener tal tarjeta que el Supervisor Ammiano quiere instituir. Nuevo Haven, Conn., tiene tal programa, y la Ciudad de Nueva York la está considerando. Pero también esto podría hacer que San Francisco sea la primera ciudad en otorgarles este derecho de conducir.

Cualquier comentario a esta carta es bienvenida para su publicación en El Reportero.