Thursday - Nov 22, 2018

Ya terminó la administración Trump?


Trump_column

por Dr. Paul Craig Roberts

Las esperanzas para la administración Trump no se están quemando brillantemente. El jefe militar de Trump, el General Mattis, está resultando ser fiel al apodo de su “perro loco”. Acaba de declarar que Irán “es el estado mayor promotor del terrorismo en el mundo”.

Él ha dicho públicamente que Rusia es la amenaza número uno para los Estados Unidos.

Ha amenazado con intervenir en los asuntos territoriales de China.

Yo había pensado que el General Mattis era una opción razonable ya que rechaza la eficacia de la tortura, y, según Trump, éste lo convenció de que la “tortura no funciona”. Aparentemente, Mattis no puede ir más allá, hacia mayores realizaciones geopolíticas. Trump debe despedir a Mattis, quien ha colocado al Pentágono en el camino a normalizar relaciones con Rusia.

No hay evidencia en el comportamiento de Irán, Rusia y China, de que apoyen los puntos de vista de Mattis. Su definición de amenaza es la neoconservadora –un país capaz de resistir la hegemonía de los Estados Unidos. Hay una amenaza para el complejo militar de seguridad si se justifica un presupuesto ilimitado para prevalecer frente a aquellas “amenazas”. Este es el impulso hegemónico que es la fuente del terrorismo.

A decir verdad, sólo hay dos países en el mundo con aspiraciones hegemónicas –Israel y Estados Unidos–, y son las fuentes del terrorismo. Israel practica el terrorismo contra los Palestinos, y lo ha hecho desde hace aproximadamente 70 años. Los Estados Unidos aterrorizan al resto del mundo.

Todo el mundo sabe que los terroristas musulmanes son creación del gobierno de Estados Unidos. Al Qaeda fue creada por la administración Carter para confrontar la ocupación soviética de Afganistán con el jihadismo. ISIS fue creado por el régimen Obama/Hillary para derrocar a Assad en Siria, mientras el representante de Trump de Seguridad Nacional, el General Flynn, fue director de la Agencia de Defensa e Inteligencia según reveló la televisión. Los asaltos neo-nazis ucranianos a las repúblicas de Donetsk y Luhansk fueron también desatados por Obama/Hillary para derrocar al gobierno democráticamente electo de Ucrania. Todo el terror está asociado con Washington e Israel.

El hecho de que Washigton derrocó el gobierno ucraniano es indudable; a pesar de que un gran número de norteamericanos lavados del cerebro piensan que Rusia invadió Ucrania, de la misma forma que creen las falsas noticias de que Irán es un estado terrorista.

La última vez que Irán inició una guerra de agresión fue en la última década del siglo 18, cuando reconquistó el Caúcaso y Georgia, que pronto perdió frente a Rusia.

En nuestro tiempo, Irán no ha hecho ninguna ofensa, excepto el rechazo a someterse a ser un estado vasallo de Washington.

Adicionalmente, Irán y Siria, rescatados por los rusos, son los únicos estados en el mundo musulmán que no son títeres de Estados Unidos, ni meros vasallos que no son nada por sí mismos, ninguna política exterior independiente, ninguna política económica independiente. Sólo Irán y Siria tienen políticas independientes.

Irán es un gran país dotado de importantes recursos energéticos. Irán tiene una larga historia que se remonta a los tiempos antiguos de la independencia y las hazañas militares. Hoy Irán es esencial a Rusia como paliativo contra el jihadismo creado por los Estados Unidos, que los neoconservadores planean exportar a las áreas musulmanas de la Federación Rusa. Consecuentemente, Irán es el más inoportuno de los objetivos de Trump si quiere restaurar relaciones normales, no amenazantes, con Rusia. Aunque su perro loco jefe del Pentágono no deje de hacer declaraciones amenazadoras alegando que Irán es “un estado terrorista”.

¿Vemos la mano de Israel detrás de estas amenazas contra Irán? Irán y Siria son los únicos países en el Medio Oriente que no son estados títeres de Norteamérica. El ejército sirio ha sido endurecido por el combate, que es lo que necesita con el fin de enfrentarse al Israel respaldado por los Estados Unidos. Tanto Siria como Irán están en la mira de la política sionista por un Israel más Grande –del Nilo al Éufrates. Para los sionistas, Palestina y el sur de Líbano son tan sólo el comienzo.

Israel ha usado con éxito a los corruptos británicos y ahora a los corruptos norteamericanos para restablecerse en las tierras de las que Dios los despojó. Esto no habla bien de la inteligencia y la moral de los gobiernos británico y estadunidense. Pero ¿qué lo hace?
También hemos escuchado de amenazas de Mattis y Tillerson de intervenir en la esfera de influencia de China. Los funcionarios nombrados por Trump parecen incapaces de entender que no puede haber mejoría en las relaciones con Rusia si el régimen de Trump tiene a Irán y China en la mira.

¿Hay algún prospecto de que la administración Trump pueda desarrollar una conciencia geopolítica? ¿Podrá la administración de habladurías duras de Trump hacer algo para derrocar el poder que los sionistas de Israel ejercen sobre la política norteamericana y los votos del Congreso?

Si no, más guerra será inevitable.

Durante 24 años –ocho años en el régimen criminal de Clinton, ocho años en régimen criminal de Bush, ocho años en el régimen criminal de Obama– el mundo ha escuchado amenazas de Washington que han resultado en la muerte y destrucción de millones de gentes y países enteros. La administración Trump necesita presentar al mundo un Washington diferente.

Dr. Paul Craig Roberts fue Secretario Asistente del Tesoro para Política Económica y editor de Wall Street Journal. Fue columnista en Business Week, Scripps Howard News Servic y Creators Syndicate. Tiene muchos reconocimientos universitarios. Sus columnas de internet han atraído seguidores de todo el mundo. Los últimos libros de Roberts son The Failure of Laissez Faire Capitalism and Economic Dissolution of the West, How America Was Lost, y The Neoconservative Threat to World Order.

La fuente original de este artículo es Paul Craig Roberts
Copyright © Dr. Paul Craig Roberts, Paul Craig Roberts, 2017