Friday - Oct 19, 2018

What was the life of this guest worker worth?


Farm workers march to protest the death of a H-2A farm worker

por David Bacon 

 

Mientras que las agencias del estado de Washington reducen el salario de los trabajadores del campo y encuentran a los empleadores sin fallas por una muerte en el campo, Trump y los republicanos del Congreso respaldan las propuestas para convertir el trabajo agrícola en servidumbre permanente contratada. 

 

El domingo 5 de agosto, un grupo de 200 trabajadores agrícolas y simpatizantes comenzaron a caminar al amanecer a lo largo del hombro de Benson Road, en dirección norte desde Lynden, Washington, hacia Canadá. Cuando llegaron a O Road, los manifestantes giraron a la derecha para caminar a lo largo de la frontera. A diferencia de la frontera con México, con sus muros, reflectores y patrullas, el límite aquí no es una línea en absoluto: simplemente un camino a cada lado de una medianamente estrangulada. 

 

La procesión, cantando y sosteniendo pancartas, pasó una sucesión de campos de arándanos durante las siguientes 14 millas, y finalmente alcanzó el cruce fronterizo oficial en Sumas. Haciendo una pausa para una protesta frente al centro de detención de inmigrantes locales, continuó hasta que alcanzó su objetivo una milla más allá: la extensión de 1,500 acres de Sarbanand Farms. Allí, frente a las instalaciones de empaque y depósito del rancho, los participantes organizaron un tribunal. 

 

“Estamos aquí para asignar la responsabilidad por la muerte de Honesto Silva”, anunció Rosalinda Guillen, directora de Community2Community, uno de los principales organizadores de la marcha. Un año antes de la marcha, Silva, un trabajador invitado H-2A traído de México para cosechar los arándanos de la granja, colapsó y luego murió. 

 

Al pasar por los campos, uno de los compañeros de trabajo de Silva, Raymond Escobedo (su nombre ha sido cambiado para proteger su identidad), recuerda el día de su muerte. 

 

“Pude ver que no se sentía bien, y me pidió que dejara el trabajo. No le dieron permiso, pero de todos modos regresó al cuartel para descansar. Luego, el supervisor fue y lo sacó y lo obligó a volver a su trabajo. trabajo. Honesto continuó sintiéndose mal, y finalmente tuvo que pagarle a alguien para que lo llevara a la clínica. Cuando llegó a la clínica se sentía aún peor, y lo llevaron al hospital en Seattle. Y así murió “. 

 

Sarbanand negó toda responsabilidad por la muerte de Silva, y afirmó que era un gerente que había llamado a una ambulancia para llevarlo a la clínica local. 

 

Sin embargo, la muerte de Silva se sumó a la creciente ira entre los trabajadores por sus condiciones de vida y trabajo.  

 

“Desde el momento en que llegamos de México a California, tuvimos quejas”, dice Escobedo. “Nunca había suficiente para comer y, a menudo, la comida era mala. Parte de la comida en realidad se desechaba. Aun así, sacaron dinero de nuestros cheques para sacarla. También sacaron dinero para atención médica, pero nunca obtuvimos El lugar donde nos tenían que quedar era inseguro y hubo robos. Algunos trabajadores en California protestaron y la compañía los envió de regreso a México “. 

 

Sarbanand Farms pertenece a Munger Brothers, LLC, una compañía familiar con sede en Delano, California. Desde 2006, la compañía ha traído más de 600 trabajadores anualmente de México bajo el programa de visa H-2A, para cosechar 3.000 acres de arándanos en California y Washington. Munger se autodenomina el mayor productor de arándanos del mundo y es la fuerza motriz detrás de la cooperativa de productores que comercializa bajo la etiqueta Naturipe. El año pasado, trajo a Silva y los otros trabajadores de H-2A al otro lado de la frontera. Primero los llevó a Delano, y una vez que terminaron de cosechar arándanos allí, los transfirió a Sarbanand Farms en Washington. 

 

“We thought that when we got to Sumas, things would get better,” Escobedo recalls. “But it was the same. There still wasn’t enough to eat, and a lot of pressure on us to work faster, especially when we were working by the hour. They wouldn’t let us work on the piece rate [which would have paid more]. But what really pushed us to act was what happened to Honesto, when he got sick and there was no help for him.” 

 

Escobedo’s account is at odds with a statement Sarbanand Farms gave to Univision following Silva’s death. In it, the company claimed “it is always our goal to provide [the workers] with the best working and living conditions.” It called the barracks “state of the art facilities” and described the food as “catered meals at low cost.” Silva himself “received the best medical care and attention possible as soon as his distress came to our attention. Our management team responded immediately.” 

 

Lynne Dodson, secretary treasurer of the Washington State Labor Council, was one of the marchers earlier this month. As upset as she was to hear about Silva’s death, she says, she was even more outraged by what happened next. When they heard Silva had been taken to the hospital, 70 of his fellow H-2A workers refused to go into the fields, and instead demanded to talk with the company about the conditions. They were then fired. Because the H-2A regulations require workers to leave the country if they are terminated, firing them effectively meant deporting them. 

 

“Workers may not leave assigned areas without permission of the employer or person in charge, and insubordination is cause for dismissal,” the Sarbanand statement says. “H-2A regulations do not otherwise allow for workers engaging in such concerted activity.” 

 

Debido a la longitud de esta historia interesante y triste y la falta de espacio, no pudimos proporcionarle el artículo completo. Para leer el resto de la historia, visite: (https://davidbaconrealitycheck.blogspot.com/2018/08/what-was-life-of-this-guest-worker-worth.html)