Saturday - Oct 20, 2018

Use aceites esenciales para dolor de huesos e inflamaciones


Essential-Oils_health

por David Gutiérrez

Uno de cada cinco adultos padecen de artritis, un término utilizado para describir la inflamación de las articulaciones. La artritis, que puede ser causada por una amplia variedad de condiciones de salud, es la causa número uno de discapacidad en los Estados Unidos.

Debido a que no hay cura para la artritis, la condición es tratada típicamente sin receta o a través de la prescripción de calmantes para el dolor y antiinflamatorios (a pesar de que las condiciones de salud, como los desórdenes autoinmunes, pueden tener sus propios tratamientos). Pero como es el caso de todos los farmacéuticos, estas medicinas pueden conllevar efectos colaterales o incluso serios riesgos, particularmente si se usan por largos periodos.

Pero hay una alternativa natural. Si usted sufre de rigidez, inflamación o dolor articular, pruebe los siguientes tratamientos de aceites esenciales, y vea si pueden ofrecerle un alivio. (También, manténgase informado sobre remedios naturales en Remedies.news)

Qué aceite usar

Muchos aceites esenciales tienen efectos sobrepuestos, de forma que usted puede elegir el aceite cuyo aroma prefiere (o el que es menos caro o más fácil de encontrar), o puede combinar múltiples aceites para medir su efectividad, o ambas.

El aceite de eucalipto es un analgésico tópico, por lo que se incluye como ingrediente para dolores de pecho y masajes musculares. Gran parte de su poder calmante del dolor proviene de sus efectos de dilatar los vasos sanguíneos y estimular la circulación —lo que también promueve el proceso de curación natural del cuerpo.

El aceite de hierbabuena contiene mentol, otro ingrediente común para dolor de pecho y rigidez muscular. El mentol y otros componentes del aceite de hierbabuena son antiinflamatorios, de forma que ayudan a aminorar el dolor y la inflamación asociados con la artritis.

El aceite de romero combina muchas de las propiedades de los aceites de eucalipto y hierbabuena. Es analgésico, antiinflamatorio y anti-espasmódico, y también ayuda a mejorar la circulación.

El aceite de abedul es también antiinflamatorio y anti-espasmódico. Contiene los calmantes para el dolor metil salizato y ácido salicílico, químicos estrechamente relacionados con la aspirina. Como la mayoría de los aceites esenciales, el abedul es también un potente antiséptico.

El último aceite de la lista no es calmante del dolor ni antiinflamatorio, y es mejor conocido por sus efectos en el humor: lavanda. Como los aceites de eucalipto y de romero, el de lavanda ayuda a estimular la circulación, lo que mejora la salud y reduce el dolor. La capacidad de la lavanda para promover la calma, la relajación y el sueño también ayuda a movilizar las capacidades curativas naturales del organismo.

Cómo utilizar los aceites esenciales para la artritis

Con muy pocas excepciones, los aceites esenciales no deben aplicarse directamente sobre la piel. Es necesario mezclarlos con un “aceite coadyuvante” como la jojoba, el ajonjolí, la oliva o la almendra dulce. Estos aceites comestibles pueden encontrarse en el supermercado, y los de uso cosmético se pueden obtener en una tienda naturista o en el supermercado.

Uno de los mejores tratamientos de aceites esenciales para la artritis es un baño remojando todo el cuerpo. Éste consiste en tomar algunas gotas de aceites esenciales, mezclarlas con una pequeña cantidad de aceite coadyuvante, y verter la mezcla en una bañera llena de agua caliente. Si lo desea, puede añadir 2 o 3 tazas de sales Epsom para mayor efectividad.

Si quiere un tratamiento más enfocado en una parte particular del cuerpo, puede simplemente usar su mezcla de aceites esencial y coadyuvante (aproximadamente 10 gotas de aceite esencial por onza de coadyuvante) como un aceite para masaje, y aplicarlo directamente en la parte afectada. O puede combinar 4 gotas de aceite esencial directamente en una pinta de agua caliente o helada, para hacer una compresa, ya sea caliente o fría. Remoje una pequeña toalla en agua mezclada con los aceites, y aplique la compresa al área dolorosa de 15 a 20 minutos, o hasta que la compresa haya alcanzado la temperatura corporal.

El calor está recomendado por la mayoría de los profesionales para la máxima estimulación del flujo sanguíneo y del proceso de curación natural del cuerpo. El frío, sin embargo, puede prestar mayor alivio a corto plazo, reduciendo temporalmente el dolor y la inflamación. Para obtener ambos beneficios, puede alternar con compresas calientes y frías.

Debido a que los aceites esenciales son biológicamente activos, es posible que interactúen negativamente con ciertos medicamentos. Si usted está tomando medicación para la artritis, consulte con un profesional de salud calificado antes de mezclar fármacos con terapias de aceites esenciales. (Natural News).