Friday - Nov 16, 2018

Una bomba casera fue la causa de la explosión en ferry en Mexico


blastShip_HL

Investigadores federales descubrieron que fue detonada por control remoto – La embajada de Estados Unidos emitió una alerta de seguridad

por Mexico News Daily

La explosión en un ferry de pasajeros en Playa del Carmen, Quintana Roo, el 21 de febrero fue causada por una bomba casera, según determinaron las autoridades federales.

De acuerdo con una investigación conjunta de la Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de la Marina, el artefacto explosivo fue colocado intencionalmente en el buque operado por la empresa Barcos Caribe y detonado de forma remota.

El archivo de investigación, visto por el diario El Universal, también dijo que la persona que fabricó la bomba tenía conocimiento de los materiales utilizados en las industrias de la minería y la construcción.

Veintiséis personas resultaron heridas en la explosión que ocurrió poco antes de la 1 p.m. cuando el transbordador se atracó en Playa del Carmen después de un viaje desde Cozumel.

El buque quedó con un agujero abierto en su lado de estribor al lado de una zona de asientos para pasajeros. Las autoridades inicialmente dijeron que la explosión probablemente fue causada por una falla técnica.

Sin embargo, los investigadores criminales que asistieron a la escena encontraron cinco cartuchos de cartón cilíndricos unidos a fragmentos de alambre de cobre con una cubierta amarilla entre otros desechos del transbordador.
Los cartuchos de cartón se usaron como cargas explosivas que se activaron con un control remoto, según la investigación.

Los restos de tres filas de asientos mal dañados ubicados cerca del centro de la explosión también fueron llevados a un laboratorio para su análisis, donde se determinó que el polvo impregnado en ellos se había originado a partir de un dispositivo explosivo improvisado.

Personal de la Marina encontró otra bomba casera más poderosa el 1 de marzo en el casco de otro ferry de Barcos Caribe anclado frente a la costa de Cozumel.

Los infantes de marina con entrenamiento especial en el desmantelamiento de artefactos explosivos determinaron que tenía características similares a la bomba que explotó el 21 de febrero.

Ambos dispositivos contenían perclorato de potasio, aluminio y ácido bórico, pero la bomba sin detonar tenía ocho cartuchos de tubos de PVC en lugar de cinco de cartón.

Dada su similitud en la estructura y las sustancias utilizadas, los investigadores concluyeron que ambos dispositivos fueron fabricados por la misma persona.

La embajada de Estados Unidos emitió una alerta de seguridad luego de la explosión y el posterior descubrimiento del segundo dispositivo, que prohibía a los empleados del gobierno el uso de transbordadores entre Playa del Carmen y Cozumel.

El gobierno canadiense siguió el ejemplo de los Estados Unidos y emitió su propia alerta advirtiendo a los viajeros contra el uso de los servicios de ferry en Quintana Roo.

Estados Unidos también cerró su agencia consular en Playa del Carmen y ordenó a los empleados del gobierno no viajar al popular destino turístico, pero ahora anunció que la oficina reabrirá el lunes.

Uno de los propietarios de Barcos Caribe es el padre del ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, actualmente bajo custodia en espera de juicio por cargos de corrupción.

Roberto Borge Martín estaba a bordo del ferry cuando ocurrió la explosión pero no resultó dañado. Barcos Caribe rechazó un reclamo del gobierno de Quintana Roo de que los dispositivos explosivos fueron plantados por la compañía.

Pero según el columnista de El Universal Raúl Rodríguez Cortés, un video de seguridad de la empresa que ha sido revisado por la PGR muestra a Borge abordando el barco en Cozumel con un hombre no identificado que lleva una mochila.

Sin embargo, cuando el mismo hombre desembarcó en Playa del Carmen ya no tenía la mochila consigo. En las imágenes, Rodríguez dijo que las fuentes que vieron el video le dijeron que Borge Martín “es visto saliendo del ferry apresuradamente”.

El periodista dijo que el video podría ser “la evidencia clave de que se trató de un ataque autoinfligido”, diseñado con el objetivo de recaudar un gran pago de seguro y desestabilizar al actual gobierno de Quintana Roo liderado por Carlos Joaquín González.

Mientras tanto, las nuevas medidas de seguridad entraron en vigor hoy.

La Policía Federal anunció en un comunicado que 60 efectivos tácticos han sido desplegados para montar una operación de seguridad en Quintana Roo, concentrándose en las terminales de ferry en Cozumel y Playa del Carmen.

Los oficiales, acompañados de una unidad canina entrenada en la detección de armas de fuego, explosivos y drogas, realizarán inspecciones de edificios y embarcaciones terminales.

El gobierno estatal anunció que invertirá 50 millones de pesos (US $2,68 millones) para instalar nuevos equipos de seguridad en las dos terminales durante las próximas dos semanas.

Fuente: El Universal (sp), La Razón (sp)