Friday - Nov 16, 2018

Un reporte especial sobre Emergencia Nacional en los Estados Unidos de América – Part 1 de dos


marvinphotonew_editorial_2"

Reporte del Senado 93-549: Guerra y Leyes de Poderes de Emergencia, Órdenes Ejecutivas y el Nuevo Orden Mundial– PARTE 2 DE DOS

De datos disponibles en la red

La Introducción al Reporte del Senado 93-549 (93º Congreso, 1ª Sesión, 1973) resume la situación que hoy enfrentamos –¡excepto que es mucho peor ahora de lo que era en 1973!
“La mayoría de la gente en los Estados Unidos han vivido sus vidas enteras bajo un estado de excepción. Durante 40 años [ahora 66 años], las libertades y los procedimientos gubernamentales garantizados por la Constitución han sido, a diferentes grados, limitados por leyes impuestas por la fuerza de la emergencia nacional. El problema de cómo reacciona una democracia constitucional a las grandes crisis, sin embargo, antecede con mucho a la Gran Depresión. Como un problema filosófico, sus orígenes se remontan a la Ciudad-Estado Griega y la República Romana. Y, en los Estados Unidos, las acciones tomadas por el gobierno en los tiempos de grandes crisis han –al menos, desde la guerra civil–, de una manera importante, conformado el presente fenómeno del estado permanente de emergencia nacional.”

El Prefacio del Reporte afirma:

La ley Marcial ha sido mantenida en secreto y nunca ha terminado; la nación ha estado gobernada bajo la Ley Militar por el Comandante en Jefe de esos militares; el Presidente, bajo sus poderes ejecutivos asumidos y según sus órdenes ejecutivas.  El derecho constitucional de la Constitución original solamente se aplica como una cuestión para mantener el orden público, en virtud de lo dispuesto en el reglamento sobre Cuestiones Generales No. 100 de acuerdo a la Ley Marcial. Bajo la Ley Marcial, el título es una mera ficción, ya que toda propiedad pertenece a los militares, excepto la propiedad que el Comandante en Jefe puede, en su benevolencia, exentar de impuestos e incautación, y sobre la cual él permite residir al enemigo.

El presidente Lincoln fue asesinado antes de que pudiera cumplir sus planes de restablecer el gobierno constitucional en los Estados del Sur y poner fin a la ley marcial por medio de una orden ejecutiva, y el Artículo 14 de la Enmienda a la Constitución creó un nuevo estatus de ciudadanía para la nueva jurisdicción ampliada. Las nuevas leyes para el distrito de Columbia fueron establecidas y aprobadas por el Congreso en 1871, remplazando a aquellas establecidas el 27 de febrero de 1801 y el 3 de mayo de 1802. El distrito de Columbia fue reincorporado en 1872, y todos los estados de la unión fueron reformados como franquicias de la Corporación Federal de forma que pudiera crearse la nueva Unión de los Estados Unidos. La clave para que los Estados se convirtieran en Franquicias Federales está relacionada con la fecha en que se promulgó el Código de Campo en la ley. El Código de Campo fue una codificación de la ley común adoptada primeramente por Nueva York, y luego por California en 1872, y al poco tiempo, el Código Lieber fue utilizado para llevar a los Estados Unidos a la Conferencia de Bruselas de 1874 y las Convenciones de la Haya de 1899 y 1907.

En 1917, fue aprobada la Ley de Comercio con el Enemigo (Ley Pública 65-91, 65º Congreso, Sesión I, capítulos 105, 106, 6 de octubre de 1917), la cual definía, regulaba y castigaba el comercio con enemigos, los cuales fueron posteriormente requeridos por tener licencia del gobierno para hacer negocios. La Ley del Sistema Nacional de la Banca (Ley Pública 73-1, 73º Congreso, Sesión I, Capítulo 1, 9 de Marzo de 1933), la Proclamación Ejecutiva 2038 (6 de marzo de 1933), la Proclamación Ejecutiva 2039 (9 de marzo de 1933) y las Órdenes Ejecutivas 6073, 6102, 6111 y 6260 prueban que, en 1933, el Gobierno de los Estados Unidos formado bajo el privilegio ejecutivo de la ley marcial original estaba en bancarrota, y fue declarado un nuevo estado de emergencia nacional bajo el cual los ciudadanos norteamericanos fueron considerados el enemigo del gobierno y del sistema bancario, como consta en las disposiciones de la Ley de Comercio con el Enemigo. El sistema legal previsto en la Constitución cambió formalmente en 1938 a través de la decisión de la Suprema Corte en el caso de Erie Railroad Co. v. Tompkins, 304 US 64, 82 L.Ed. 1188.

El 25 de abril de 1938, la Suprema Corte anuló los precedentes de los últimos 150 años en relación con la ‘Ley Común’ en el gobierno federal.
No hay ninguna ‘Ley Común’ federal, y el Congreso no tiene ningún poder para declarar normas sustantivas de ‘Ley Común’ aplicables en el estado, sean locales o generales en su naturaleza, sea la ley comercial o una parte de la ley de agravios. (Véase ERIE RAILROAD CO. vs. THOMPKINS, 304 U.S. 64, 82 L. Ed. 1188.)

El significado es que, a partir de la Decisión Erie, no se permite citar ningún caso anterior a 1938. No puede haber combinación alguna de las leyes nueva y vieja. La Ley Común es la fuente de los Derechos Sustantivos y Curativos, si no de nuestras libertades. (Véase también: ¿Quién está Gobernando América?)
En 1945, los Estados Unidos renunciaron a toda soberanía remanente al firmar el Tratado de Naciones Unidas, haciendo a todos los ciudadanos norteamericanos sujetos de la jurisdicción de Naciones Unidas. La “constitución” de las Naciones Unidas puede compararse con aquella de la Unión Soviética.

Documentación -
Executive Order 1 – http://www.historyplace.com/lincoln/proc-1.htm;
General Orders No. 100 (April 24, 1863) “Lieber Code” -

http://www.icrc.org/ihl.nsf/FULL/110?OpenDocument.]

Senate Report 93-549 (93rd Congress, 1st Session, 1973) -

http://www.barefootsworld.net/war_ep1.html;

The Trading with the Enemy Act (Public Law 65-91, 65th Congress, Session I, Chapters 105, 106, October 6, 1917);
National Banking System Act (Public Law 73-1, 73rd Congress, Session I, Chapter 1, March 9, 1933);
Executive Proclamation 2038 (March 6, 1933); Executive Proclamation 2039 (March 9, 1933);
Executive Orders 6073, 6102, 6111 and 6260;
Title 12 USC, Section 95a – http://www.law.cornell.edu/uscode/12/95.html;
Erie Railroad Co. v. Tompkins, 304 US 64, 82 L.Ed. 1188;
and the United Nations Treaty.

Toda esta documentación está disponible a través de la biblioteca del gobierno local repositoria de documentos de la Biblioteca del Congreso.
Observaciones – Los argumentos que sugieren que el Tratado de París de 1783 no era un tratado lícito y legal de paz entre naciones en guerra y que las Colonias Americanas nunca alcanzaron soberanía lícita y legal, también deben suponer, bajo sus propios argumentos, que la Constitución de los Estados Unidos de América y la Carta de Derechos nunca fueron documentos orgánicos de verdadera posición legal o jurídica.

Conclusión – La Constitución de los Estados Unidos de América y la Carta de Derechos ya no tienen efecto en su forma original o donde entran en conflicto con el Tratado de Naciones Unidas y otros acuerdos internacionales. Los ciudadanos de algunos Estados de la Unión que fueron anteriormente protegidos por la Ley Común ahora son ciudadanos de los Estados Unidos, y por tanto, están sujetos a la jurisdicción Internacional de Almirantazgo.