Thursday - Sep 20, 2018

Un nuevo programa bracero perjudicaría a los trajadores del campo


Trabajadores del campo en California levantan cosecha. (PHOTO BY DAVID BACON)

por David Bacon
Analysis

Gran parte de la cobertura mediática de los medios de comunicación de hoy en día acepta como un hecho los reclamos hechos de los productores de que no pueden conseguir suficientes trabajadores para las cosechas. Los agronegocios quieren un nuevo programa de trabajadores temporales y las quejas de una escasez de mano de obra son la justificación para ello. Pero un poco de investigación de la tasa de desempleo real en las comunidades campesinas pinta una imagen diferente.
Siempre hay variaciones locales en los cultivos y el número de trabajadores necesarios para recogerlos. Pero el panorama de escasez de trabajo es en gran medida una ficción. He pasado más de una década viajando a través de los valles de California y todavía no he visto fruta podrida debido a la falta de mano de obra para recogerla. Sin embargo, he visto condiciones bastante miserables para los trabajadores.
Mientras el país debate cambios en nuestras leyes de inmigración, necesitamos revisar la realidad. No hay duda de que la demografía de mano de obra agrícola está cambiando. Hoy en día muchos más trabajadores que nunca emigran de las pequeñas ciudades del sur de México e incluso de América Central. Entre las uva y cítricos, es tan posible escuchar mixtecos o purépechas o Triqui – lenguas indígenas que son anteriores Colón – como u español.

Estas familias están haciendo de nuestro país un lugar más rico, en riqueza y cultura. Para los amantes de mole picante, o los bellos trajes y festivales como el Guelaguetza, es razón para celebrar. En los meses de invierno fuera de temporada, cuando no hay mucho trabajo en el campo, las mujeres tejedoras indígenas crean rebozos o chales brillantes, en los estilos de sus lugares de origen en Oaxaca.

Pero los salarios que ganan estas familias son apenas lo suficiente para sobrevivir. Como dijo Abraham Lincoln, “ el trabajo crea toda la riqueza”, pero los campesinos obtienen muy poco. Los trabajadores agrícolas están peor hoy de lo que han estado durante más de dos décadas.

Hace veinticinco años, en el apogeo de la influencia del Sindicato de Campesinos (UFW), los contratos sindicales garantizaban dos veces el salario mínimo de la época. Hoy en día, el salario por hora en casi todos los trabajos de la granja es el salario mínimo – $ 8.00 por hora en California, 7,25 dólares en otros lugares bajo la ley federal. Si los salarios se hubieran mantenido a la par de la tasa base del UFW, los trabajadores del campo hoy estarían ganando $ 16.00 por hora. Pero no lo están.

Si hubiera una escasez de mano de obra tan aguda que los productores estuvieran teniendo dificultades para encontrar trabajadores, estarían aumentando los salarios para hacer los trabajos más atractivos. Pero no lo están haciendo.

Y a pesar de las reclamaciones de que no hay trabadores, el desempleo rural es alto. La tasa de desempleo de hoy en Delano, lugar de nacimiento del UFW, es 30 por ciento. El año pasado en el Valle de Salinas, ensaladera de la nación, oscilaba entre el 12 por ciento y 22 por ciento.

Sin embargo, los productores quieren ser capaces de llevar a los trabajadores en el país con visas que dicen que tienen que trabajar con un salario mínimo para quedarse, y deben ser deportados si se quedan sin trabajo más de un breve periodo de tiempo. La industria a menudo afirma que si no se cuenta con un nuevo programa de trabajo con contrato de suministro de trabajadores a los salarios bajos de hoy, los consumidores terminarán pagando mucho más por las frutas y verduras. Sin embargo, los bajos salarios no han mantenido los precios bajos. El precio de las frutas en los supermercados se ha más que duplicado en las últimas dos décadas.

Sin embargo, los bajos salarios tienen un costo humano. Respecto de las viviendas, significa que las familias viven apiñadas en trailers o apretadas como sardinas en apartamentos y garajes, con muchas personas durmiendo en la misma habitación.

Los trabajadores indígenas sufren las peores condiciones, junto con los trabajadores que viajan con las cosechas. Los inmigrantes generalmente viven en autos, algunas veces incluso duermen en los campos o bajo los árboles.

Hay una crisis de la vivienda rural en California. En el pasado medio siglo, los agricultores destruyeron la mayoría de los viejos campos para trabajadores inmigrantes. Nunca fueron buenos lugares para vivir, pero no tener nada es peor.

En los pasados años he visto niños que trabajan en los campos del norte de México, pero este año los he visto también trabajar aquí. Cuando las familias traen a sus hijos al trabajo, no es porque no valoran la educación o el futuro. Es porque no pueden llegar a fin de mes sólo con el trabajo de los adultos.

¿Qué podría hacer la diferencia?

Los sindicatos. El UFW hizo subir los salarios hace décadas, logrando los mejores estándares de vida para los agricultores de California que se han logrado hasta ahora. Pero los empresarios agrícolas han sido hostiles a que los sindicatos se organicen.

Para los trabajadores indocumentados y los trabajadores invitados, unirse a un sindicato o exigir derechos puede significarles un riesgo no sólo de perder su empleo, sino de ser deportados. Hacer cumplir la ley sería mejorar las vidas de los trabajadores. California Rural Legal Assistance hace un trabajo heroico de inspeccionar las condiciones de campo y ayudar a los trabajadores a comprender sus derechos. Pero eso es una lucha cuesta arriba. Según la Encuesta de Campesinos Indígenas, a un tercio de los trabajadores encuestados todavía se les paga menos del mínimo.

Muchos están envenenados con pesticidas, sufren de agotamiento por calor y trabajan en condiciones ilegales. Den a los trabajadores estatuto jurídico real. Los trabajadores agrícolas necesitan una visa de residencia permanente, no un visado de trabajo temporal condicionado por su situación laboral. Esto garantizaría su derecho a organizarse sin arriesgar la deportación.

La organización, a su vez, traería una mayor igualdad, estabilidad y el reconocimiento de su importante contribución. Esto traería mayores ingresos.

Pero los productores no quieren aumentar los salarios para atraer mano de obra. En su lugar, quieren trabajadores con visas temporales, los no permanentes – un suministro constante de personas que pueden trabajar, pero no pueden quedarse, o que son deportados si pierden el empleo.

Esta es una repetición de lo viejo, el fallido programa de braceros de la década de 1940 y 50 o las fallas actuales de programa de visas H2A, que lo sucedió. Con un programa de trabajadores temporales, los salarios agrícolas no subirán. En cambio, los trabajadores agrícolas subsidiarán los agronegocios con los bajos salarios, en nombre de mantener la agricultura “competitiva”.

Las huelgas y los sindicatos que aumentan los ingresos familiares serán considerados como una amenaza. Hemos visto esto antes. Durante el programa bracero, cuando los trabajadores residentes fueron a huelga, los productores trajeron braceros. Y si braceros iban a huelga, eran deportados.

Es por eso que César Chávez, Ernesto Galarza y Bert Corona finalmente convencieron al Congreso para poner fin al programa en 1964. La primera huelga de la uva del UFW comenzó el año después de que se derogó la ley bracero.

Hoy en día los trabajadores inmigrantes que ya viven en EE.UU., al igual que los que fueron recientemente a huelga en los campos de baya de Sakuma en el estado de Washington, se están enfrentando contra braceros hoy en día admitidos en el programa H2A. El salario H2A establece el límite de lo que pagarán los productores. Los trabajadores temen que si protestan no van a ser contratados para la temporada de la cosecha del año que viene y otros tomarán su lugar.

Los trabajadores agrícolas realizan una valiosa labor y existe la necesidad de mejorar sus condiciones y seguridad, no una reforma de inmigración que los mantendrá en la pobreza. Dar a los empleadores otro programa bracero es una idea fallida, una que no debemos repetir. Es mejor tener trabajadores agrícolas que puedan mantener a sus familias. David Bacon es escritor y fotógrafo de California. Su nuevo libro, The Right to Stay Home – How U.S. Policy Drives Mexican Migration, acaba de ser publicado por Beacon Press.