Monday - Nov 19, 2018

Transformar la ‘Acción Diferida’ para jóvenes inmigrantes en oportunidades


Jóvenes se gradúan de la escuela, una joven muestra solidaridad con el Act.

por Edward Kissam,
EdSource, News Report

El anuncio del Presidente Obama de un nuevo programa de inmigración, Acción Diferida para llegadas en la infancia (DACA), en junio pasado hace de 2013 un año de esperanza para los jóvenes y adultos jóvenes inmigrantes indocumentados. Sin embargo, un factor clave para determinar si sus sueños se convierten en realidad es la posibilidad de inscribirse en escuelas para adultos y programas de los community college.
Siguiendo el modelo del Acta DREAM, DACA ofrece a los inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños (antes de los 16 años), y que tenían menos de 31 años cuando el programa fue anunciado en 2012, el alivio de la amenaza de deportación. El programa les proporciona autorización de trabajo, una oportunidad de salir de las sombras del empleo en negro a puestos de trabajo normales.

Beneficio potencial para 1.3 millones de jóvenes norteamericanos

A nivel nacional, la acción diferida puede beneficiar inmediatamente a alrededor de 1.3 millones de jóvenes y jóvenes adultos inmigrantes de 15 años o más. Unos 305.000 de ellos viven en California, el estado más grande de inmigrantes.

Para el 13 de diciembre de 2012, unos 368.000 jóvenes habían solicitado acción diferida, y los Servicios de Ciudadanía e migración de EE.UU. (USCIS) continúan procesando aplicaciones muy rápidamente y aprueba la mayoría.

Se requiere que los postulantes tengan al menos un diploma de escuela secundaria o un GED o estar “en la escuela” para calificar. Sin embargo, a muchos jóvenes inmigrantes indocumentados les va mal en la escuela, y se estima que el 43 por ciento de los potenciales postulantes calificados con la edad requerida para DACA no se han graduado ni tienen un GED. Para calificar, necesitarían inscribirse en un programa de educación para adultos de inglés como segunda lengua o cursos de competencias básicas, profesionales o de formación para la preparación laboral.

En las zonas rurales, su necesidad por educación para adultos es aun mayor.

Por ejemplo, las estimaciones de la Encuesta Nacional de Trabajadores Agrícolas sugieren que el 80 por ciento de los 21.000 agricultores de California elegibles para el DACA no se graduó de la escuela secundaria ni obtuvo un GED.

Sin embargo, el sistema estatal de educación de adultos de la capacidad de servicio en los colegios comunitarios y en las escuelas para los adultos se ha reducido a casi la mitad en los últimos años. La Oficina del Canciller de Community Colleges de California informó de una disminución del 38 por ciento en las secciones de cursos sin créditoen 2008-2009 y 2011-2012, y el Departamento de Educación de California estima una caída del 50 por ciento de la matrícula durante el mismo período.

Esto significa que hay una emergencia de educación de adultos en California. Más de 140.000 jóvenes inmigrantes y jóvenes deben inscribirse en un programa de educación de adultos para tener derecho a trabajar legalmente en el mismo punto en que la capacidad ya se encuentra muy por debajo de la demanda y cuando las necesidades de los empleadores de mano de obra calificada y diversa, crezca nuevamente con la recuperación económica.

Sistema de actualización podría fortalecer la economía

Un análisis realizado por la Oficina del Analista Legislativo de California afirma que ahora sería realmente factible comenzar con el proceso largamente esperado de actualizar los sistemas de educación de adultos.

Sería irónico si California cerrara de golpe la puerta de la oportunidad en un momento en que podemos esperar un aumento de la demanda de cursos de educación para adultos que nunca lograron completar la escuela secundaria. Anteriormente, el Estado ha sido el líder nacional en desarrollar políticas educativas amigables para los inmigrantes, permitiendo a los estudiantes indocumentados la matrícula estatal (Proyecto de Ley 540, en 2001) y hacer que los estudiantes indocumentados elegibles para fondos estatales comenzaran a asistir al colegio en enero de este año (AB 131).

La falta de hacer espacio para aquellos que desesperadamente necesitan acceso no sólo perjudicará a los adultos jóvenes inmigrantes, sino también a los empleadores de California.

Ellos emplean a decenas de miles de nuevos trabajadores legales, que podrían – a través de programas de aprendizaje para adultos – desarrollar las habilidades laborales que necesitan para asumir mayores niveles de responsabilidad.

Las limitaciones presupuestarias son una realidad.

Sin embargo, los solicitantes de DACA que reanudan su educación interrumpida para matricularse en un curso de educación para adultos y seguir adelante para completar un curso de estudio para la certificación o un grado AA probablemente verá un incremento inmediato de alrededor de 12.000 dólares en sus ingresos anuales.

Esto se traduce en aumento de entradas por impuestos por ingresos para California, que a su vez contrarrestan los costos modestos de lograr la más educación básica para adultos, ESL, y cursos sin créditos del community college para preparar a los estudiantes para las carreras.

Este año ofrece la oportunidad para que el gobierno del estado de California y los educadores tomen medidas concretas para hacer realidad la visión de “aprendizaje permanente”.

La fortaleza de la economía de California, la vitalidad de su vida social y cultural y el futuro de la vida cívica en el estado se basa en la plena integración de los inmigrantes en la sociedad. ¿Qué mejor lugar para empezar que al ampliar la capacidad del sistema educativo para que los jóvenes adultos y los jóvenes indocumentados puedan calificar para la acción diferida?

Edward Kissam es un investigador que ha trabajado en temas sociales de los inmigrantes por más de 30 años. Es co-autor de Working Poor: Farmworkers in the United States. Kissam ayudó a desarrollar el curriculum para el proyecto Latino Adult Education Services de California, y es editor colaborador del Journal of Latino and Latin American Studies, y es un asesor voluntario del Centro Binacional de Desarollo Indígena Oaxaqueno.