Friday - Nov 16, 2018

Special Trustee Agrella: ‘Cooperation’ key to save SF City College


Defendiendo el City College de San Francisco

Estudiantes y mienbros de la comunidad de San Francisco marchan en contra del cierre del City Collge de San Francisco.

por Peter Schurmann
New America Media
Los miembros de los medios de comunicación y el público llenaron una sala el martes para escuchar lo que el miembro especial de la Junta, Robert Agrella, encargado de salvar el City College de San Francisco (CCSF), tenía que decir sobre el futuro de la escuela, que se encuentra en medio de una lucha para mantener su acreditación.
La Comisión de Acreditación para la Comunidad y Junior Colleges (ACCJC) amenazó con quitar la acreditación de la universidad en un año si no implementaba reformas para corregir sus problemas financieros y administrativos. El estatus de la acreditación de la escuela se puso en el limbo, creando un estado de incertidumbre para miles de estudiantes.
Agrella aseguró a los estudiantes que el City College cumpliría sus obligaciones.
Si uno ya ha completado el 75 por ciento de su programa de estudios en el City College de San Francisco, entonces no hay que preocuparse, dijo, y agregó que la escuela “le hará clases hasta que termine”, lo que significa que los estudiantes se graduarán con un título acreditado.

Está menos claro lo que pasará con decenas de miles de estudiantes que no están tan avanzados. “Tenemos que encontrar maneras para que los estudiantes transfieran y mantengan sus registros”, dijo Agrella, a quien un órgano estatal de control le dio toda la autoridad de toma de decisiones de la Junta elegida del City College.

Hacer eso va a ser difícil. Con unos 75.000 estudiantes con y sin crédito, el CCSF es uno de los principales community colleges del país y su cierre sería una medida sin precedentes. Incluso Agrella admite que escuelas vecinas, que aunque sin duda están conscientes de los problemas de CCSF, “no están preparadas para absorber el impacto.”

Este es uno de los temas a los que debe enfrentarse la escuela debe enfrentarse en su plan de cierre, que describe una serie de pasos que CCSF debe tomar para sus académicos, personal y estudiantes, en caso de que pierda su acreditación en julio próximo.

Una encuesta informal entre 123 estudiantes publicada la semana pasada en San Francisco Magazine, reveló que un 42 por ciento no sabía lo que harían si la escuela cerraba. Más del 80 por ciento dijo que el cierre de la escuela perjudicaría a toda el Área de la Bahía. Pero Agrella está convencido de que eso no va a suceder. “Todo esto es suposición”, dijo, “[porque] nada de esto va a suceder.”

El Departamento de Educación de EE.UU. interviene

La decisión de la comisión de acreditación fue puesta en duda la semana pasada por el Departamento de Educación de EE.UU., que citó a la comisión por irregularidades y conflictos de intereses y falta de claridad en el manejo de la evaluación. La investigación federal fue motivada por una denuncia de 300 páginas presentada por la Federación Norteamericana de Profesores Local 2121, que generó dudas sobre la integridad del proceso de revisión.

Mientras que todo el mundo en CCSF está de acuerdo sobre la necesidad de mantener la escuela abierta, hay fuertes diferencias sobre cómo hacerlo. El sindicato y otros grupos dicen que las conclusiones del Departamento de Educación muestran la necesidad de hacer que la comisión siente cabeza, aunque Agrella insiste en que la escuela deberá cumplir con los requisitos del ACCJC, y que para ello es necesario cooperar dentro de la comunidad universitaria y con la comisión.

“Creo firmemente que el mejor camino para mantener la acreditación del CCSF es seguir las reglas, reglamentos e instrucciones de la comisión y seguir mostrando importantes avances hacia el cumplimiento de los requisitos y normas de elegibilidad,” Agrella escribió en una carta abierta a la comunidad universitaria el lunes.

Tarik Farrar enseña Estudios Afro-norteamericanos y antropología en el CCSF. Estaba en una manifestación el martes frente al Ayuntamiento, llevando una bandera AFT 2121. Al hablar sobre los cánticos de “Salvemos el City College”, Farrar estuvo de acuerdo con Agrella. “La cooperación es importante”, dijo. Pero, añadió, el problema es que desde el primer día, la “actitud de la actual administración ha sido ‘nosotros decimos salta, usted dice cuán alto’”.

Farrar dice que la nueva administración de la escuela, muchos de los cuales han estado con CCSF sólo por un corto tiempo, ha rechazado la entrada de la facultad. “Debido a que no cooperaron, tomaron de elemencisiones que estaban… en detrimento de la escuela”.

Implementar reformas

El miércoles surgieron noticias de que el gobierno había roto las negociaciones del contrato con el sindicato, destacando sus diferencias.

En un comunicado, la presidenta de AFT 2121, Alisa Messer, dijo, “nos preocupa que los encargados de poner los asuntos de acreditación de CCSF simplemente han alejado de su responsabilidad de negociar de buena fe con los profesores”.

Pero Farrar, al igual que Agrella, se refirió al trabajo que ya se ha hecho en la escuela durante el año pasado.

Esto incluye la aplicación de resultados del aprendizaje estudiantil, una de las cuestiones planteadas por el ACCJC, que citó a la administración por no haber hecho un mejor trabajo de seguimiento de los estudiantes.

“Hemos hecho un progreso notable”, dijo Farrar. Sin embargo, Agrella a los periodistas en rueda de este martes: “Cuando la Comisión analiza una institución, la mira de una manera muy simple … es un sí o un no. Podría ser el 90 por ciento, [pero] todavía es un no”. Agrella habló junto Joanne Low, vicerrectora interina de Asuntos Académicos de CCSF y el Dr. Faye Naples, vicerrector de Desarrollo Estudiantil de CCSF.

El grupo ofreció un esbozo de su plan para mantener la escuela abierta, una propuesta equilibrada que busca preservar el acceso y la asequibilidad, al tiempo que cumple con los requisitos de la comisión. “Nuestra misión principal es servir a los estudiantes”, dijo Naples, que comenzó con la escuela el 3 de julio, el día del anuncio del ACCJC. “Pero hay lugares donde [el sistema] está roto”.

Uno de esos lugares está con los ocho campus repartidos por la ciudad. Agrella dijo que no hay un plan a partir de ahora para cerrar cualquiera de los centros. Pero tenía en cuenta que las alternativas tienen que ser consideradas. “Tenemos que encontrar la manera de obtener servicios en comunidades distintas de los centros”, dijo.

Ofreció una evaluación similar para la escuela en su conjunto, reconociendo el papel fundamental que desempeña CCSF para la ciudad, pero señaló que el modelo actual de ser “todo para todos los estudiantes no es sostenible”.

No todo el mundo en la comunidad está de acuerdo, pero mientras el debate sobre la forma de la escuela se desarrolla, su incierto destino ha ayudado a impulsar una caída del 15 por ciento de la matrícula. Y con la financiación en función de cada alumno, los números más bajos son potencialmente desastrosos para la escuela.

Amy Lin se acaba de graduar de la Facultad de Ciencias Políticas de la CCSF. Una inmigrante indocumentada de Taiwán, se unió a la protesta en el Ayuntamiento el martes.

“Sé que muchos estudiantes han abandonado debido a la situación actual”, dijo, y agregó que la escuela tiene que hacer más para llevar el mensaje de que todavía está acreditada.

En cuanto a las diferencias sobre las tácticas, Lin dice que el objetivo es lo que cuenta. “La razón por la que tenemos un community college es para proporcionar una educación para todos. Es por eso que estamos aquí. Es la meta por la que tenemos que trabajar”.

Vea lo que los ex alumnos y veteranos están haciendo para salvar el CCSF: http://sfpublicpress.org/news/2013-08/alumni-veterans-struggle-to-preserve-city-college-of-san-francisco-video#sthash.pQtXRlbk.dpuf.