Thursday - Sep 20, 2018

Siete maneras fáciles de proteger su vida y su hogar del cáncer


by PF Louis
Natural News

Los químicos carcinógenos son parte de “una mejor vida con química”, que fue el lema de DuPont desde 1935 hasta 1982.

La generación que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial con alegría adhirió a este concepto, que DuPont promovió a menudo con su publicidad en radio y TV, hasta que los baby-boomers empezaron despertar y oler las toxinas.

El hecho es que entre 80.000 y 85.000 productos químicos sintéticos se han registrado desde la Segunda Guerra Mundial y se han convertido en parte de nuestro entorno y en productos de uso diario. Sin embargo, sólo alrededor de 200 de ellos han pasado pruebas de seguridad antes de ser sacados al mercado.

La mayoría de los productos químicos sintéticos son parte de los productos que usamos todos los días o que existen dentro réplicade nuestra casa y oficinas.

Ahora, estamos frente a carcinógenos invisibles, que irradian de fuentes electrónicas e incluso naturales, exigiendo que nos protejamos de algo más que los peligros obvios de una “mejor vida con química”.

Protéjase de los carcinógenos de su hogar

1) Deshágase de los productos de hogar producidos convencionalmente: limpiadores, ambientado res, detergentes y blanqueadores, lavalozas y productos de limpieza de interiores. Reemplácelos con detergentes y productos de limpieza naturales (lea las etiquetas cuidadosamente) o haga el suyo su propio. Haga lo mismo con los cosméticos y productos para el cuidado corporal, incluso desodorantes regulares, labiales y productos de cuidado del cabello. Tírelos y vuélvase a lo natural. Busque desodorantes que sean libres de aluminio y evite los cosméticos más comerciales que contienen otros metales pesados y ftalatos.

2) Existen pesticidas naturales para reemplazar a los tóxicos que pueda tener en su casa. No almacene pinturas, diluyentes de pintura, lacas o barnices en su sala de estar. Trate de mantenerlos en un cobertizo separado y utilícelos en espacios interiores sólo si se pueden ventilar bien o quedar vacíos después de usar estos productos.

3) ¿Son sus muebles y ropa a prueba de fuego? Los retardantes de fuego emiten gases cancerígenos. ¿Y los muebles hechos con tableros de partículas? El pegamento que mantiene que la llamada madera junta también emite gases cancerígenos. ¿Tiene una nueva casa u oficina? Una gran cantidad de viviendas nuevas y construcción de oficinas utilizan estructuralmente tableros de partículas. Las fibras de fibra de vidrio parecen ser casi tan cancerígenos como el amianto. Protéjase contra ellas y adopte medidas para purificar el aire interior.

4) Ponga más hilos y cables en lugar de WiFi en su oficina u hogar. Las frecuencias electromagnéticas (EMF) son los carcinógenos invisibles de hoy. Minimice el teléfono celular y portátil tanto como sea posible. Hay métodos mecánicos de detección de radiación de EMF de torres de transmisión de teléfonos celulares cercanos e incluso “medidores inteligentes” en su pared. Los dispositivos de protección disponibles en internet pueden no ser decorativos, pero lo protegerán. La mayoría de nosotros vemos nuestro ADN afectado negativamente en el tiempo con la radiación EMF, algunas personas son más sensibles a los campos electromagnéticos y sienten los efectos negativos rápidamente.

5) El radón es una forma de gas radiactivo que existe naturalmente, el que se emite desde el suelo y puede ser atrapado dentro de una vivienda construida en ese terreno. Su morada interior puede ser chequeada para determinar los niveles de radón. El gas radón es una fuente importante de cáncer al pulmón, junto con el asbesto y la fibra de vidrio. Si su vivienda está contaminada con radón, hay medidas para manejarlo.

6) Cocinar con aluminio es una mala idea y casi todo el mundo es consciente de que el teflón, un producto antiadherente DuPont, emite carcinógenos cuando se calienta. El aluminio anodizado es una buena, pero no perfecta, alternativa. El revestimiento protector se rompe eventualmente, dejando parte del aluminio expuesto. Después de condimentar con aceite y calor, los sartenes de hierro fundido hacen que la comida se pegue menos. También hay sartenes y ollas de cerámica recubiertos de metal, las que son una alternativa, al igual que el vidrio templado. No utilice recipientes de poliestireno con alimentos calientes y bebidas. Comience a eliminar los plásticos para el almacenamiento de alimentos y bebidas. Todo esto es parte de una mejor vida con química tóxica. El problema con la cocción en microondas no es tanto la emisión de campos electromagnéticos, que es lo que hace a los alimentos cocidos o al agua calentada. Esto convierte a los alimentos y bebidas en cancerígenos.

7) Es imposible evitar todos estos materiales peligrosos y los peligros EMF o radiactivos. Entonces fortalezca su interior y sistema inmunológico. Un montón de vitamina D y C, magnesio, ciertas hierbas y probióticos, pueden ayudar a protegerlo contra la radiación. (http://www.naturalnews.com).