Sunday - Feb 28, 2021

Se acerca el crack


por Ron Paul

 

Algunos funcionarios de la Reserva Federal están pidiendo regulaciones bancarias más estrictas para evitar que la política de tasas de interés bajas de la Fed lleve a los inversores a asumir riesgos «excesivos» que crearán burbujas de activos. Es comprensible que la Fed esté preocupada de que estas burbujas estallen y conduzcan a otro colapso del mercado. Sin embargo, el ciclo de auge y caída no terminará porque los reguladores impidan que los inversores asuman riesgos «excesivos». Casi todas las burbujas y recesiones económicas que Estados Unidos ha experimentado en los últimos 107 años fueron causadas por la manipulación de la oferta monetaria por parte de la Reserva Federal.

Las acciones de la Reserva Federal bajan artificialmente las tasas de interés, distorsionando así las señales enviadas por las tasas, que son el precio del dinero. Las tasas de interés artificialmente bajas hacen que se realicen inversiones en proyectos que no están respaldados por las condiciones reales del mercado subyacente. Esto da como resultado un auge, seguido inevitablemente por un colapso, luego por una nueva ronda de creación de dinero y rescates gubernamentales que reinician el ciclo.

El aumento de las regulaciones no solo no evitará la próxima crisis, sino que empeorará la próxima recesión. Los reguladores federales no pueden determinar qué es un riesgo «excesivo». En cambio, es mejor dejar esa determinación a los participantes del mercado. Los reguladores están sujetos a tener la misma visión distorsionada del mercado inducida por la Fed que casi todos los demás. Por tanto, los reguladores pueden confundir una creciente burbuja de activos con un sector próspero de la economía que servirá como fuente de crecimiento a largo plazo. Este es especialmente el caso si, como con la burbuja inmobiliaria, las políticas gubernamentales como la Ley de Reinversión Comunitaria fomentan las malas inversiones. Además, los reguladores pueden impedir el crecimiento de empresas que realmente responden a condiciones económicas reales en lugar de a las ilusiones creadas por la Fed.

El apoyo entre la gente, si no entre las élites financieras y políticas, para auditar e incluso poner fin a la Fed, así como para las criptomonedas y los metales preciosos, sugiere que pronto podríamos llegar a lo que Ludwig von Mises llamó el «crack up». La crisis ocurre cuando suficientes personas se dan cuenta de que la expansión continua de la oferta monetaria y la consiguiente disminución del poder adquisitivo de una moneda son una característica de la banca central. Por lo tanto, gastan su dinero tan pronto como lo obtienen, acelerando el aumento de la hiperinflación.

Las preocupaciones sobre los efectos de la deuda del gobierno de Estados Unidos, la precaria situación económica estadounidense y el creciente resentimiento hacia la política exterior de Estados Unidos han provocado una caída en el valor internacional del dólar. Eventualmente, estos factores conducirán al rechazo del estatus de moneda de reserva mundial del dólar.

El rechazo de la condición de moneda de reserva del dólar en el extranjero y la crisis en el país provocarán un colapso económico peor que la Gran Depresión. Entre los problemas a los que esto conducirá está el aumento de la violencia, ya que algunos estadounidenses que creen que tienen derecho a vivir de la propiedad robada de otros eliminan al intermediario del gobierno y comienzan a robar a sus conciudadanos.

La única forma de evitar este destino es difundir las ideas de libertad entre la gente. Un fuerte movimiento de libertad que pueda presionar a los políticos para que recorten el gasto, auditen y acaben con la Reserva Federal, legalicen las monedas en competencia y dejen de promover políticas de identidad divisivas es la clave para una transición pacífica del estado keynesiano de guerra de bienestar a una sociedad libre.