Friday - Oct 19, 2018

Ron Paul: Congreso, aviones no tripulados, y la presidencia imperial


por Ron Paul

La semana pasada, el Senado de EE.UU. tomó un descanso de debatir los falsos cortes conocidos como “secuestro”, por el senador Rand Paul para celebrar una maniobra obstruccionista de 13 horas para forzar al gobierno de Obama a que declare si considera que el Presidente tiene el derecho de matar a ciudadanos estadounidenses con aviones no tripulados en territorio de EE.UU. Me parece trágico que tenga que haber un debate sobre un tema que debe ser tan evidente.

Sin embargo, sintiendo la presión, el gobierno finalmente dijo “no”, pero en un lenguaje tan retorcido que nadie debiera para nada sentirse tranquilo. Según el Fiscal General, Eric Holder, el presidente no cree que tenga el derecho de utilizar a los militares para matar a un estadounidense que está “fuera de combate en suelo americano”. No queda claro lo que el gobierno define como “combate.” Como el especialista en derecho constitucional Jonathan Turley escribió la semana pasada, “es fácil prever esto o que un futuro presidente insista en que una presunta conspiración terrorista es una forma de ‘combate’”.

La indignante respuesta de la administración a la cuestión constitucional más grave de todo – cuando un gobierno puede matar a sus propios ciudadanos – es una clara evidencia de un poder ejecutivo sin control.

Muchos de los redactores de la Constitución previeron la presidencia como una oficina con poderes muy limitados, pero incluso los partidarios más fieles de una presidencia fuerte se sorprenderían al ver la concentración de poder en la presidencia moderna.

Hoy en día la presidencia es vista como el centro del gobierno federal, con cada sucesiva administración ampliando el poder del ejecutivo a expensas del Congreso y el pueblo.

Irónicamente, algunos de los peores delincuentes son los que hicieron campaña prometiendo invertir las apropiaciones de poder de sus predecesores. Por ejemplo, el candidato George W. Bush hizo campaña de una “política exterior humilde”, pero como presidente, atacó a Irak basado en las mentiras de su propio gobierno y reclamó el derecho de detener indefinidamente a cualquier persona que él considera un “combatiente enemigo”.

El candidato Barack Obama prometió que iba a revertir los abusos constitucionales de su predecesor. Sin embargo, no sólo no ha cerrado Guantanamo Bay, sino que se dice que celebraría reuniones semanales en la oficina oval sobre la elaboración de “listas de matanza”, utilizando aviones no tripulados contra ciudadanos estadounidenses, y enviando sistemáticamente a militares de EE.UU. en combate en el extranjero sin siquiera consultar al Congreso.

El uso moderno de “órdenes ejecutivas” también usurpa la función legislativa del Congreso. El ejemplo reciente más notable fue la serie de órdenes ejecutivas del presidente Obama en enero sobre control de armas, pero por desgracia hay un sinnúmero de otros ejemplos en los últimos gobiernos.

En última instancia, la culpa de la expansión del poder presidencial está en el Congreso. También muchos miembros del Congreso están muy ansiosos de evitar la responsabilidad por las acciones controvertidas, prefiriendo “pasarle la pelota” al presidente. Por ejemplo, el Congreso no declara la guerra, ¡sino que aprueba una “autorización de la fuerza” diciendo al presidente que puede ir a la guerra cuando o si quiere!

En política interna, el Congreso aprueba legislaciones largas y de ambigua definición y la deja que el presidente y los burócratas llenen los detalles.

Muchos miembros del Congreso suman puntos con sus electores despotricando contra “los burócratas sin rostro del DC”, ¡mientras que nunca mencionan que votaron a favor de la ley que dio a los burócratas de su poder!

La semana pasada, un grupo de senadores “fiscalmente conservadores” incluso trataron de darle al presidente Obama más autoridad sobre el gasto como parte de la sustitución de secuestro, que habría “exigido” Obama decidir dónde reducir el gasto y dónde aumentarlo. ¿Quieren restringir al presidente, dándole más autoridad?

El crecimiento del poder ejecutivo es una amenaza a la libertad.

Afortunadamente, el Congreso puede frenar al ejecutivo simplemente por el ejercicio de sus facultades constitucionales. El pueblo estadounidense debe exigir que el Congreso deje de pasar la pelota de sus competencias en política exterior y doméstica. Si las personas se preocupan por la libertad, exigirán que su representante se pare ante el presidente imperial. Esperemos que el filibustero de la semana pasada le dé al Congreso la columna vertebral que necesita para hacer su trabajo.

El artículo del ex Congresista Paul fue publicado primero en the-free-foundation.org, el hogar temporal para su columna semanal, mientras se prepara su página web personal.