Tuesday - Dec 18, 2018

Red de vigilancia: “más allá de algo que existido previamente


por Marvin Ramirez

Marvin J. RamirezMarvin Ramirez

NOTA DEL EDITOR: Encontré este artículo en un archivo de noticias que guardé con el propósito de publicarlo cuando llegara el momento. Fue enviado a El Reportero en mayo de 20012 y, debido a que es muy relevante en el presente, decidí publicarlo hoy.

por Eric Peters

Después de cierto punto no es paranoia

El último ladrillo del muro tiene un nombre predecible: “Seguir Adelante para Avanzar en la Ley del Siglo XXI”, también conocido como Proyecto de Ley del Senado 1813. (Véase el texto completo del proyecto de ley, la sección relevante es la de 31406.) Esta legislación –que ya fue aprobada en el Senado y es probable que lo sea en la Cámara de Representantes– va a imponer el requerimiento de que todos los vehículos de periodistas a partir de los modelos 2015 deben estar equipados con los llamados Grabadores de Datos de Eventos (GDR). Éstos son las “cajas negras” que almacenan datos de cómo se conduce –incluyendo cuándo utilizar el cinturón y la velocidad con que se maneja–, ostensiblemente con propósitos de investigación post-accidente.

Estos GDR no son nuevos. GM y otros fabricantes de coches los han instalado en los carros nuevos durante muchos años –en el caso de GM, desde finales de los años noventa. Lo que es nuevo es la propuesta de mandato federal, que va a hacer ilegal no tenerlos –o (en una probabilidad) quitarlos o deshabilitarlos en un carro que requiere tener ese dispositivo.

La cuestión surge: ¿Por qué?

Diversas posibilidades vienen a la mente.

Primera, el GDR podría estar unido –y lo más probable es que lo esté– al GPS del vehículo. (La mayor parte de los últimos modelos de automóviles lo tienen.) Así, la información sobre su manejo puede ser transmitida, así como grabada. ¿A quién? Su compañía de seguros, por supuesto. El seguro progresivo tiene ya también este sistema –voluntario, por el momento. (Véase aquí más sobre esto.)

Cuando el GDR se haga obligatorio, ya no ten dráustedopción.

Se nos dirá que todo es por nuestro bien, por nuestra (gemidos) “seguridad” –como el viejo límite de velocidad de carretera de 55 MPH o cualquier trampa de radar en el país. Por supuesto, es por el bien de los ingresos –el gobierno y las compañías de seguros.

Nuestros movimientos van a ser “ajustados” en tiempo real, por cualquier incidente de “aceleración” o por no traer abrochado el cinturón. Va a ser mucho más eficiente que utilizar policías para emitir boletos.

Después de todo, ¡muchos peces se escapan! Con un GDR en cada coche, nadie va a escapar. Su prima “ajustada” estará esperándolo cuando llegue a casa.

¡ T i e n e c o r r e o !

Y naturalmente, ellos –el gobierno, las compañías de seguros– van a poder seguir cada movimiento, registrando (y grabando) dónde has ido y cuándo. Esto va a crear una red de vigilancia más allá de todo lo que ha existido. Algunos no podrán adaptarse a esto.

Después de todo, si usted no tiene nada que ocultar, ¿por qué preocuparse?

Excepto por el factor de que, cortesía de que casi todo lo que hacemos sea “ilegal” o al menos “sospechoso”, todos tenemos algo que ocultar. La ingenuidad del No te Preocupes, no es un Gran Trato, la multitud está impresionada.

¿Acaso el ciudadano medio soviético tampoco “tiene nada que ocultar”, así que por qué preocuparse?

Pero la última posibilidad es quizá la más espeluznante. El GDR, unido al GPS de tu automóvil, les va a brindar –al gobierno y a las unidades corporativas– literalmente el control físico de “tu” vehículo. Esto no es teoría conspirativa. Es un factor tecnológico.

Los vehículos actuales de GM equipados con la misma tecnología que ha sido ordenada a todos los vehículos pueden deshabilitarse remotamente. Con sólo desactivarse. Todo lo que el operador de encendido tiene que hacer es enviar el comando apropiado al GPS de la computadora de tu coche, que controla el motor. Es una de las características promocionadas por OnStar; por supuesto, una característica “segura”.

En el futuro, será utilizada para limitar tu manejo, en aras de la “conservación de la energía” o, quizá, “del medio ambiente”. Será el vehículo perfecto, por tanto, para implementar la Agenda 21 de UN –el plan para arriarnos a todos, anteriormente ganado de impuestos de corral, en lotes de “pensadores” urbanos. De esta manera, será mucho más fácil controlarnos. No más rescatar al país o vivir fuera de la red –tan pronto llegues allí (a tu trabajo) caminando.

Todas las piezas se están juntando.

Primero, coches controlados por computadora. Siguiente, amplia adopción del GPS en los vehículos. Luego, el GDR ligado a ellos. Voila. Tu coche está de pronto bajo el control de otros. Así como “tu” (tos, truco) propiedad –“tu” casa, por ejemplo– está bajo control de otros. No importa que hayas pagado por ella.

O que poseas la ficción legal de la propiedad. Tú no controlas “tu” propiedad –por tanto, en realidad es propiedad de otros. A ti sólo se te permite utilizar dicha propiedad –bajo ciertas condiciones, bajo el permiso de los verdaderos propietarios: el gobierno y sus secuaces de la corporocracia.

Cuando sea a probada SB 1813 y firmada en ley, no tendremos opción.

De hecho, cuando el gallo cante por la mañana, podemos esperar que el siguiente paso sea obligar a los coches que no tienen esa tecnología a que la tengan –o que sean decomisados. (Ya antes escribí sobre esto.) Es inconcebible que ellos –el gobierno y sus secuaces, las compañías de seguros– permitan manejar un vehículo que no sea objeto de este monitoreo y control. Insistirán en que “no es seguro” y, por supuesto, “injusto” que los dueños de carros más viejos no equipados con GDR puedan “circular” con “velocidad” sin usar sus cinturones.

Así, nuestros coches serán una expresión tan5gible del ideal de libertad. Rápidamente, se están convirtiendo en jaulas móviles. Y lo peor de todo es que nos están haciendo pagar también el costo de nuestro encarcelamiento.

¿Tirarlo en el bosque?

Este artículo ha sido escrito con la colaboración de Eric Peters. Visita su página web en Eric Peters Autos y sigue su comentario periódico sobre política, eventos internacionales y noticias alternativas. http://ericpeterautos.com/category/politics/.