¿Quién está pagando realmente por ese viaje en Uber de $ 10? Sorpresa: es tu conductor


por Sunita Sohrabji

Colaborador de EMS

Photo by Anne Wernikoff

 

Los trabajadores de la economía subcontratada, que ahora comprenden más de un tercio de la fuerza laboral de EE.UU., perdieron aproximadamente el 75 por ciento de sus ingresos en los primeros meses de la pandemia de COVID-19.

Los trabajadores de Gig Economy comprenden conductores basados ​​en aplicaciones para servicios de transporte compartido y entrega de alimentos, como Uber, Lyft, Doordash, Instacart y Postmates. También pueden trabajar a través de plataformas en línea, como TaskRabbit, Fiverr y AirBnB. Los limpiadores de casas, jardineros, trabajadores temporales y contratistas independientes también se clasifican como trabajadores de conciertos. A medida que golpeó la pandemia, la demanda de tales servicios cayó exponencialmente, dejando a los trabajadores sin dinero y sin redes de seguridad financiera como el desempleo o los ahorros.

Esta fuerza laboral emergente está compuesta mayoritariamente por personas de color e inmigrantes más nuevos, quienes están en gran parte mal pagados, a menudo por debajo del salario mínimo. La Oficina de Estadísticas Laborales señaló en 2017 que 55 millones de personas trabajaban en la economía del trabajo; Se espera que ese número crezca al 43 por ciento de la población activa de EE.UU.

Veena Dubal, profesora de derecho en la Facultad de Derecho Hastings de la Universidad de California, caracterizó la conducción basada en aplicaciones como «uno de los trabajos más peligrosos en Estados Unidos», en una sesión informativa el 2 de octubre organizada por Ethnic Media Services. Señaló que los conductores están muy mal pagados, no tienen seguro médico, no tienen licencia familiar paga o por enfermedad, y no tienen seguro de desempleo.

Los conductores trabajan más de 40 horas a la semana y ganan alrededor de $10.17 por hora, según datos del Instituto de Política Económica.

“Este es un modelo altamente explotador que realmente reduce los costos laborales para las empresas y reduce la capacidad de los trabajadores para ganarse la vida”, dijo Dubal.

«En este momento, francamente, no es un buen momento para trabajar en conciertos», dijo Alexandrea Ravenelle, autora de «Hustle and Gig», en la sesión informativa.

“Los trabajadores subcontratados están en trabajos que conllevan un alto riesgo de exposición a COVID porque a menudo trabajan muy cerca de extraños, ya sea que conduzcan a extraños en sus autos personales o se les pida que vayan a la casa privada de un extraño para organizar o limpiar trabajo ”, dijo Ravenelle, profesor de Sociología en la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill, que actualmente está estudiando el impacto de COVID-19 en los trabajadores de conciertos en Nueva York.

Muchos trabajadores de conciertos que eran elegibles para el desempleo optaron por no tomar el beneficio, temiendo por su estatus migratorio, dijo Ravenelle. Además, a medida que los niveles de desempleo alcanzaron máximos históricos durante el ataque inicial de la pandemia, muchos ex empleados recurrieron a la economía de los conciertos para hacer alquiler y alimentar a sus familias a medida que se retrasaron los beneficios por desempleo. Esto creó más competencia para los trabajadores de conciertos existentes, dijo.

El sociólogo dijo que los trabajadores de conciertos son cada vez más vulnerables a los estafadores en medio de la pandemia, que utilizan técnicas de cebo y cambio para atraer a las personas, a veces al trabajo sexual. «Así que es un salvaje oeste aterrador para los trabajadores que están desempleados o subempleados durante esta pandemia», dijo Ravenelle.

También predijo que la fuerza laboral de EE.UU. se movería cada vez más hacia el modelo de conciertos, dejando a los trabajadores sin la protección financiera y de salud de las generaciones pasadas.

Los votantes de California tendrán la oportunidad de opinar sobre la economía de los conciertos este noviembre, con la Proposición 22, una medida electoral que busca mantener a los conductores basados ​​en aplicaciones clasificados como contratistas independientes y no como empleados.

El año pasado, la Legislatura del estado de California aprobó AB5, una medida que reclasifica a casi todos los trabajadores de la economía de conciertos como empleados que son elegibles para al menos el salario mínimo y los beneficios de salud. El mes pasado, el gobernador de California Gavin Newsom firmó AB 2257 que estipulaba que algunos contratistas independientes, incluidos músicos y periodistas, estaban exentos de AB5.

Uber y Lyft se defendieron contra AB5 y siguieron clasificando a sus conductores como contratistas independientes, en violación de la nueva ley.

En agosto, el juez de la Corte Superior de California, Ethan Schulman, falló en contra de las empresas y las citó en violación de AB 5. También dictaminó que a los conductores en California se les debían miles de millones de dólares en salarios atrasados, porque habían estado ganando menos del salario mínimo y perdiendo dinero durante la pandemia mientras la demanda era tan baja.

Uber, Lyft, Doordash, Instacart y Postmates han gastado colectivamente más de $184 millones en la campaña Yes on 22, la campaña electoral más cara en la historia del estado. Casi 900.000 conductores basados ​​en aplicaciones trabajan en las carreteras de California.

«Apuntalar. 22 es la ley laboral más peligrosa que he visto en mi vida, dijo Dubal de UC Hastings, quien es un ferviente oponente de la iniciativa de la votación. Actualmente, las empresas de conducción basadas en aplicaciones no están reguladas y los enormes esfuerzos de cabildeo les han permitido liberarse de la aplicación de las leyes laborales, dijo.

A los conductores solo se les paga por el tiempo que un cliente está bajo su cuidado; no se les paga por el tiempo que llevan conduciendo hasta el punto de recogida, ni por el tiempo que pasan esperando a que los lleven.

La Prop. 22 también es peligrosa para los consumidores, dijo Dubal, ya que limita la responsabilidad de las empresas. Si un pasajero sufre un accidente mientras está en un automóvil de Lyft o Uber, la compañía no se hace responsable de los gastos médicos y similares. La responsabilidad recae en el conductor, de quien puede ser imposible extraer daños, dijo, y agregó que esto des-incentiva a las empresas a asegurarse de que sus conductores sean seguros para conducir cuando se pongan en camino, lo que crea entornos peligrosos tanto para los conductores como para los conductores. pasajeros.

Si se aprueba la medida, Dubal predijo que otras empresas utilizarían el modelo como un medio para explotar la mano de obra.

“Se nos considera capital humano gratuito”, afirmó Roberto Moreno, quien conduce tanto para Uber como para Lyft desde 2017. Los conductores pasan de 60 a 80 horas a la semana en las carreteras, pero de 15 a 20 horas de ese tiempo no se pagan mientras esperan. para paseos. Además, la compañía cobrará a un cliente, por ejemplo, una tarifa de $55, pero le pagará al conductor su parte de solo $40, alegó.

Los conductores también suelen tener que conducir largas distancias para obtener una tarifa pequeña: no pueden rechazar viajes y no saben la duración del viaje hasta que el pasajero está en el automóvil. Los conductores tampoco pueden rechazar a los pasajeros con calificaciones bajas, lo que puede ponerlos en situaciones peligrosas con pasajeros rebeldes.

“Ahora mismo estamos hablando de conductores. Pero después de noviembre, si se aprueba la Propuesta 22, creo que hablaremos de maestros, enfermeras, soldadores y tenderos. Todas esas personas van a estar en el mismo barco”, pronosticó Moreno.