Monday - Jul 22, 2019

Queso de vacas tratadas con hormonas que aumentan el riesgo de cáncer de mama en más del 50 por ciento


por Russel Davis

Esa mozzarella pegajosa en su pizza puede ser lo mejor al lado del chocolate, pero poca gente sabe que el queso es literalmente «para morirse». Estudios anteriores han establecido un vínculo entre los productos lácteos y la obesidad, que a su vez aumenta el riesgo de Desarrollando hasta 13 tipos de cáncer.

Ahora, un estudio reciente apoya esa afirmación. Los investigadores del Instituto de Cáncer Roswell Park en Nueva York examinaron a más de 3,000 mujeres y encontraron que las que tenían el mayor consumo de queso cheddar, queso crema y otras variedades estadounidenses tenían un riesgo 53 por ciento mayor de desarrollar cáncer de mama. Sin embargo, comer yogur se asoció con una reducción del 30 por ciento en el riesgo de cáncer.

«Los productos lácteos son mezclas complejas de nutrientes y sustancias no nutritivas que podrían asociarse negativamente y positivamente con el riesgo de cáncer de mama», dijo la autora principal y profesora de oncología, la Dra. Susan McCann.

El tratamiento hormonal en vacas productoras de leche puede ser el culpable

Las hormonas como el factor de crecimiento tipo insulina -1 (IGF-1) y el estrógeno fueron dos de las hormonas más notoriamente peligrosas que se encuentran en la leche. Se demostró que el IGF-1 promueve el crecimiento de las células cancerosas al convertir a las células sanas en una clase maligna. Según un estudio publicado en la Revista de Salud Pública de Irán, la hormona IGF-1 que se encuentra en la leche puede acelerar el crecimiento del tumor a través de la estimulación celular y por el efecto anti-apoptosis. Los resultados indican que los niveles altos de IGF-1, insulina o ambos se asociaron con un mayor riesgo de tumores de colon, páncreas, endometrio, mama y próstata. El estrógeno también se ha asociado con mayores tasas de incidencia de cáncer de próstata en hombres japoneses que tuvieron un mayor consumo de leche y productos lácteos.

Dos estudios más revelaron que los niveles altos de IGF-1 pueden aumentar el riesgo de cáncer colorrectal, de mama y de próstata. Un estudio publicado en el Diario del Instituto Nacional del Cáncer mostró que los hombres con los niveles más altos de hormona IGF-1 tenían hasta cuatro veces más probabilidades de desarrollar cáncer colorrectal.

Los datos de otro estudio revelaron que las mujeres con niveles altos de IGF-1 tenían dos veces y media más probabilidades de sufrir cáncer colorrectal. «El hecho de que estos dos grandes estudios den los mismos resultados tanto para hombres como para mujeres aumenta nuestra confianza en los hallazgos», dijo el investigador principal Edward Giovannucci. Estudios previos también han relacionado la hormona IGF-1 con mayores probabilidades de cáncer de mama y tumor de próstata en hasta dos veces y cuatro veces, respectivamente.

Tratamientos sintéticos para vacas pueden poner en peligro la seguridad pública.

¿Alguna vez te has preguntado cómo llega el queso cargado de cáncer a nuestros platos? La respuesta está en las prácticas cuestionables impuestas en las fincas ganaderas. Los agricultores de los Estados Unidos crían alrededor de 35 millones de reses por año. Estas vacas reciben hormona de crecimiento bovina recombinante (rBGH), una hormona sintética diseñada para ayudarlas a crecer más grandes y voluminosas. Según Think Before You Pink, una organización de concientización sobre el cáncer de mama, el tratamiento con rBGH ha estado en uso en los Estados Unidos desde 1993. Sin embargo, el tratamiento se usó sin etiquetado, lo que dificulta que los clientes realicen compras informadas. Sin embargo, países como Australia, Canadá, Japón y las 27 naciones de la Unión Europea han impuesto una prohibición total contra el tratamiento, informó el grupo.

La premisa, de acuerdo con la American Cancer Society, es que la administración de la hormona de crecimiento bovina recombinante al ganado da como resultado niveles más altos de IGF-1 en su leche. No hace falta ciencia espacial para hacer la ecuación. Un alto IGF-1 en la leche significa mayores probabilidades de cáncer para las personas que consumen queso y otros productos lácteos.

Los esteroides inyectados en el ganado también podrían ser un factor principal en este acertijo. Los datos mostraron que el 99 por ciento del ganado que ingresa a los corrales de alimentación recibieron esteroides para acelerar su crecimiento. Los esteroides, el mismo compuesto utilizado por los atletas, son cancerígenos. Por lo tanto, el consumo de productos lácteos de vacas tratadas puede aumentar las probabilidades de cáncer. (Noticias naturales).