Tuesday - Jul 23, 2019

Protección ampliada para personas de Honduras y Nepal alabadas


por los servicios de cable de El Reportero

SACRAMENTO, California. Muchos miembros de la comunidad de derechos de los inmigrantes se están regocijando después de que las autoridades federales acordaron esta semana que las personas con estatus de Protección Temporal de Honduras y Nepal continúen viviendo y trabajando legalmente hasta que se resuelva el litigio.
La administración Trump ya había otorgado una extensión similar de nueve meses para personas de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

Ahilan Arulanantham, abogado principal de la ACLU del sur de California, sostiene que el gobierno está apuntando a los titulares de TPS para deportación por motivos de raza.

El gobierno argumenta que las crisis iniciales en los países de origen de estas personas se han resuelto, por lo que deberían volver.

Pero muchos de ellos han estado aquí, legalmente, durante décadas y tienen negocios y niños que son ciudadanos estadounidenses.

Hay alrededor de 300,000 titulares de TPS en total, con 85,000 de Honduras y 15,000 de Nepal.

Arulanantham está instando al Congreso a intervenir y otorgar un estatus permanente a las personas con TPS.
«Todo el alivio que están siendo proporcionados por estas demandas es temporal, y no es lo que merecen las personas de estos países», afirma. «Lo que merecen es la residencia permanente porque han vivido aquí durante años, han contribuido tanto a este país».

El caso ahora se encuentra en la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito, donde este verano se espera que un juez escuche el caso de TPS que involucra a personas de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

Todas las partes ahora han acordado que la resolución sobre ese caso también se aplicará a los titulares de TPS de Honduras y Nepal. (Fuente: Suzanne Potter, Servicio de Noticias de California).

Ola de migrantes de Haití, África, Asia aparece en Chiapas
Están solicitando visas de tránsito para viajar a la frontera de los Estados Unidos

por Mexico News Daily

Los centroamericanos no son los únicos migrantes que ingresan a México en la frontera sur: más de 500 africanos, asiáticos y haitianos también han llegado recientemente a Chiapas.

Los migrantes del Congo, Camerún, Angola, Senegal, Sierra Leona, Uganda, Nepal, India, Sri Lanka, Bangladesh y Haití cruzaron a México desde Guatemala en los últimos días de febrero y la primera semana de marzo, según un informe en la Periódico El Universal.

Los migrantes informaron voluntariamente de su entrada a las autoridades de inmigración y solicitaron visas de tránsito que les permitirán continuar legalmente su viaje hacia la frontera sur de los Estados Unidos, donde planean buscar asilo.

Mientras esperan que se procesen sus visas, la mayoría de los inmigrantes se alojan en las instalaciones del Instituto Nacional de Inmigración (INM) en Tapachula, donde algunos de ellos afirman que han sido discriminados por el color de su piel.

«[Hay] mucha discriminación en México, mucha discriminación. . . Los blancos comen primero y una vez al día recibimos lo poco que nos queda «, dijo un grupo de migrantes a El Universal.

También dijeron que tienen que dormir en el piso o en el área del baño del refugio y que son regadas involuntariamente cada mañana con agua fría.

Además, los migrantes afirman que los centroamericanos que se alojan en las mismas instalaciones fuman cigarrillos y marihuana dentro de las instalaciones.

Sin embargo, algunos de los migrantes, incluidas las mujeres embarazadas y los niños, dicen que no se les ha permitido ingresar a las instalaciones de inmigración y, en cambio, se les ha obligado a dormir afuera en un piso de concreto.

Alrededor de 200 inmigrantes de países africanos y Haití afirman que también se les ha impedido solicitar visas de tránsito de 20 días que les permitirán continuar su viaje hacia el norte.

Sin dinero para pagar un alojamiento alternativo, los migrantes se ven obligados a esperar frente a las instalaciones a temperaturas que pueden llegar hasta los 40 ° C.

Los migrantes africanos dijeron que volaron desde sus países de origen a América del Sur antes de continuar hacia la frontera sur de México a través de América Central.

Muchos dijeron que fueron atacados por delincuentes y policías durante sus viajes y gastaron todo su dinero en traficantes de personas, transporte, alojamiento y comida.
Fuente: El Universal (sp).