Saturday - Sep 22, 2018

Por qué la elite bancaria quiere disturbios en los Estados Unidos


por Marvin J. Ramirez

Marvin J. RamirezMarvin J. Ramirez

DEL EDITOR: During the hours following the end of the Super Bowl game I was still locked up in my office in the San Francisco Mission District. Earlier that day I had gone to have a late breakfast at a local restaurant on 24th Street.Durante las horas después del Super Bowl seguía en mi oficina en el Distrito de la Misión de San Francisco. Antes ese día había ido a un desayuno tarde en un restaurant local en la Calle 24.

Cuando regresé a mi vehículo, encontré a dos policías listos para llevarse mi auto en la grúa, como parte de la ocupación de las calles después del juego de los 49, que podría hacer estallar la violencia en las calles. Estaba prohibido estacionarse después de las 12 del mediodía, según el cartel.

Semanas antes, la ciudad había comenzado a chupar más sangre de la gente de clase trabajadora que descansaba los domingos de una semana loca de estacionarse después de las 12 del mediodía. La multa sería de $62 por estacionarse frente a sus hogares.

Al final del día, la parte comercial más ocupada prácticamente fue ocupada por las fuerzas policiales con grandes palos, listos para romper las cabezas de los ciudadanos no sumisos que se atrevieran a desobedecer las “órdenes” y los autos cuyos dueños todavía no conocían las nuevas políticas de robo de estacionamiento.

Eran cerca de las 8:30 p.m. cuando decidí salir a buscar algo para comer, y el verdadero espectáculo de ocupación estaba en marcha, ante mis ojos.

Los motores de los helicópteros rugían en el cielo oscuro, las calles a cientos de cuadras eran inaccesibles a los conductores y el transporte público. Los vehículos de seguridad policial con un sofisticado equipo de comunicaciones y antenas que parecían guerras futuristas, parecían estar en una batalla contra al-Qaeda.

Parecía como si la elite de las unidades de control de multitudes del SFPD y el comisario estaban haciendo un simulacro.

Sí, un simulacro, en preparación para futuros disturbios, que según los cientistas sociopolíticos, algo grande ocurrirá en el futuro cercano, como disturbios civiles, y se están preparando para ello. Se anticipa una crisis financiera diseñada por la elite bancaria para tomar control total de la población a través de un estado policial.(Podría no ser coincidencia que ahora esté renunciando el Papa).

Con la idea de compartir este miedo y anticipar lo que podría ocurrir uno de estos días, comparto el siguiente artículo, escrito por Paul Joseph Watson y Alex Jones, dos grandes periodistas que han estado siguiendo los eventos que han conducido a las preparaciones del gobierno y las tomas bancarias.

Por qué a elite bancaria quiere disturbios  en EE.UU parte 1 de una serie de dos

Todos los indicios claramente sugieren que las autoridades de Estados Unidos se están preparando para disturbios civiles generalizados.

Esta tendencia no ha surgido por casualidad – es parte de un método de
probada eficacia utilizada por la élite bancaria para tomar el control de las naciones, despojarlos de sus bienes, y absorberlos en el nuevo orden mundial.

Hay un imperativo económico crucial de por qué la élite está tratando de diseñar y explotar el descontento social.

Como el respetado periodista de investigación Greg Palast expuso en 2001, la élite bancaria global, a saber, el Banco Mundial y el FMI, ha perfeccionado una técnica que les ha permitido hacerse con los activos de muchos otros países en el pasado – técnica hallegado a ser conocida
como el “motín del FMI”.

En abril de 2001, Palast obtuvo documentos filtrados del Banco Mundial, que esbozó un proceso de cuatro pasos sobre la manera de saquear los pueblos de su riqueza e infraestructura, poniendo el control de los recursos en manos de la élite bancaria.

Uno de los pasos finales del proceso, el “motín del FMI”, detalló cómo la élite planificaba disturbios civiles en masa de antemano que tendrían el efecto de asustar a los inversionistas y provocando quiebras gubernamentales.

“Este incendio económico tiene su lado bueno – para los extranjeros, quienes pueden escoger otros activos a precios de remate”, escribe Palast, y agregó: “Un patrón emerge. Hay un montón de perdedores, pero los claros ganadores parecen ser los bancos occidentales y el Tesoro de EE.UU”.

En otras palabras, la élite bancaria crea el ambiente muy económico – alza las tasas de interés, lo que eleva los precios de los alimentos, la pobreza, reduce los niveles de vida – que precipita los disturbios civiles – y luego como un buitre se abalanza sobre él para devorar lo que queda de los activos baratos del país.

Ya hemos visto este proceso desarrollarse en lugares como Bolivia, Ecuador, Indonesia, Grecia y Argentina.

Los siguientes son España, Italia, Gran Bretaña y Francia – todos los cuales han visto disturbios generalizados en los últimos dos años.

Como Ha-Joon Chang explica en The Guardian, las raíces de los disturbios de Europa fueron provocadas por “los gobiernos que infligen un viejo programa al estilo FMI, en su propia población”, es decir, los mismos programas de “austeridad, privatización y desregulación”, causaron disturbios en los años 80 y 90 en los países más pobres.

Si bien el FMI y el Banco Mundial han saqueado la mitad del globo con su terrorismo económico, Estados Unidos sigue siendo el premio final. El primer paso del proceso de cuatro pasos para la incautación bancaria de un país – la privatización de los activos estatales – ya está en marcha en EE.UU., con la infraestructura vendida a empresas extranjeras, con la ayuda de Goldman Sachs, a un ritmo alarmante.

Un componente clave de la insidiosa agenda de la élite bancaria para producir un colapso económico en Estados Unidos por su diseño también se centra en el proceso de des-industrialización del país, eviscerado la plataforma de la nación para la auto-suficiencia y su sustitución por la dependencia de los rescates bancarios.

Esto ya se ha alcanzado en gran medida en Europa – con casi todas las principales economías del continente dirigida por los afiliados tecnócratas de Goldman Sachs.

En Estados Unidos, el 32 por ciento de los empleos en la manufactura se han perdido desde 2000, mientras que 56.000 instalaciones de fabricación han suspendido su actividad desde 2001. El gobierno de Obama también ha declarado la guerra a la industria del carbón, con el propio Obama prometiendo la “quiebra” a cualquiera que trate de construir una nueva planta de carbón. Mientras tanto, China construye una nueva planta de carbón cada dos semanas.