Tuesday - Oct 23, 2018

Opositores acusan que iniciativa del Canal en Nicaragua es un gran fraudeque


por y servicios de cable de El Reportero

flag

Con un gran titular “el Canal es un gran fraude”, la oposición en Nicaragua denunció la concesión para construir un canal en Nicaragua a un consorcio chino de dudosa reputación.

Una comisión del Congreso de Nicaragua aprobó dar la concesión para construir y operar un canal entre Pacífico y el Caribe a un consorcio con sede en China, el gran proyecto de infraestructura aprobado rápidamente a pesar de las objeciones de la oposición.

La presidente de la comisión de infraestructura, Jenny Martínez, dijo que el proyecto de inmediato fue enviado a la Asamblea Nacional, que se espera que lo apruebe el jueves. El Frente Sandinista del presidente Daniel Ortega controla el poder legislativo nacional, con 63 de los 92 políticos.

Los políticos de la oposición votaron en contra de la propuesta, diciendo que la iniciativa se está apresurando.

Para Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenith), no basta con que los representantes de los partidos de la oposición se opongan en la Asamblea Nacional, y se preguntó dónde están las bases de los partidos políticos y la conciencia creada sobre los peligros inminentes contra la población.

“Esto merece ser llevado a la Asamblea Nacional”, dijo al diario nicaragüense La Prensa, la presidente del CENIDH, quien cree que la población no debe permitir que el proyecto se discuta el jueves.

La Prensa denunció que la iniciativa de la Ley y el Acuerdo Marco que otorga las concesiones del canal interoceánico y otros ocho subproyectos son una estafa, como opinan los opositores al proyecto, ya que la ley dispone que Nicaragua tiene el derecho de construir un proyecto serio del canal interoceánico, puertos de aguas profundas, ferrocarriles y aeropuertos en ambos mares. En cambio, se entrega a una empresa que quiere obtener dinero fácil, que dice estar en el sector de las grandes infraestructuras, cuyas acciones pertenecen a una empresa privada establecida en las Islas Gran Caimán.

La empresa china, Canal de Desarrollo de Inversiones HK Nicaragua, está trabajando con el gobierno de Nicaragua en el proyecto del canal, que fue anunciado la semana pasada. Los expertos dicen que puede tardar 11 años en terminarse, a un costo de $ 40 mil millones y requerirá la excavación de cerca de 130 millas (200 kilómetros) de la vía acuática.

Los defensores dicen que el canal navegable podría crear 40.000 empleos en la construcción y el doble del producto interno bruto per cápita de Nicaragua, uno de los países más pobres de América Latina. El gobierno tiene previsto conceder a la empresa china una concesión por un período inicial de 50 años, con la posibilidad de doblarlo.

Los críticos dicen que es necesario que haya más información antes de que los políticos aprueben la construcción de un canal cuya ubicación e impacto ambiental no han sido determinados. Otros han cuestionado la viabilidad del plan a unos pocos cientos de kilómetros al noroeste del Canal de Panamá.

“Dado que no hay un camino definido, no se puede medir el grado de gravedad de este proyecto”, dijo el miembro de la oposición Javier Vallejos.

Jaime Incer, asesor de la Presidencia en materia ambiental, estuvo de acuerdo con Vallejos y dijo que las autoridades deben definir una ruta específica antes de aprobar una concesión.

Ortega no ha presentado un estudio de viabilidad económica sobre el posible impacto ambiental del proyecto. El mes pasado, dijo que el proyecto comenzaría en la Bahía Bluefields, en la costa sur del Caribe, pasaría por el centro del país y el lago de Nicaragua y terminaría en la costa sur del Pacífico.

El viceministro de relaciones exteriores, Manuel Coronel, presidente de la Autoridad Gran Canal, dijo el lunes que la adjudicación de la concesión a la empresa china garantiza que el proyecto se llevaría a cabo.

Desarrollo de Inversiones del Canal de Hong-Kong tiene registrada una oficina en la capital nicaragüense. Se ha dicho que está dispuesta a estudiar a fondo el impacto tecnológico, económico, ambiental y social del proyecto.

“Este es un gran proyecto que tiene el potencial de transformar el comercio internacional y lograr beneficios económicos y sociales significativos para Nicaragua, sus vecinos y América Latina”, dijo el portavoz de la compañía, Ronald MacLean-Abaroa, en el sitio web del grupo.

La empresa china pagaría a Nicaragua 10 millones de dólares anuales durante la primera década, seguida de una parte de los ingresos del canal que comenzarían con el 1% y aumentaría a un porcentaje no especificado durante la duración de la concesión.

Después de terminar la concesión, la empresa china tendría que entregar a Nicaragua todos los edificios y otras infraestructuras canal. La legislación dice que el gobierno puede expropiar cualquier propiedad o derechos sobre los bienes necesarios para desarrollar el canal.

José Aguerri, presidente de la asociación de las cámaras de comercio de Nicaragua, dijo que era crucial que el gobierno especificara la ruta del canal y que los políticos consulten a los grupos cívicos y organizaciones ambientales antes de aprobar el proyecto.

Panamá, que tiene un flujo de ingresos constante de su canal, deliberó antes de embarcarse en un proyecto de expansión de siete años y $ 5.2bn para permitir que barcos más grandes utilicen su canal. Ese proyecto está programado para ser terminado el próximo año.

Nicaragua, por su parte, ha estado apurando la aprobación de su canal a pesar de los cuestionamientos. Los partidarios de la construcción argumentaron en una presentación de 2006 que podían captar 4,5% del tráfico de mercancías marítimas mundiales y ganar un margen de beneficio del 22% en 2025, aunque sus estimaciones de gastos en ese momento eran mucho más bajas.