Tuesday - Sep 25, 2018

Obama expresa preocupación que futuros presidentes emprendan guerra perpétua y encubierta de drones


obamas-drone-war_hl

por Ryan Devereaux y
Alex Emmons
The Intercept

El presidente Obama advierte en una nueva entrevista sobre un futuro en el que un presidente de EE.UU. podría participar en guerras perpetuas encubiertas “en todo el mundo.” Pero afirma que las medidas transparentes de rendición de cuentas que está poniendo en práctica harán que sea menos probable.

En la entrevista, con Jonathan Chait de New York Magazine, Obama se mostró de acuerdo con una de las críticas más sobresalientes de su guerra de drones, que puede ser motivo de “comodidad institucional e inercia con lo que parece ser una forma bastante antiséptica de la eliminación de los enemigos”.

Obama explicó que ha visto “la manera en la que el número de ataques de aviones teledirigidos va hacia arriba y el routineness con el que, al principio de mi presidencia, estaban viendo tanto el Departamento de Defensa y la CIA y lo que nuestros equipos de inteligencia piensan acerca de esto”.

Continuó: “Y me preocupaba, porque creo que se podía ver, más allá del horizonte, una situación en la que, sin que el Congreso mostrara mucho interés en la contención de las acciones con las autorizaciones que fueron escritas realmente en términos generales, se termina con un presidente que pueda llevar a guerras perpetuas de todo el mundo, y muchas de ellas encubiertas, sin ningún tipo de responsabilidad o debate democrático”.

El presidente expresó un sentido de urgencia para frenar a estos poderes que parece especialmente adecuado dado que ambos candidatos a la Casa Blanca han indicado receptividad a la intensificación del uso de la fuerza militar en el exterior, con Donald Trump yendo tan lejos como la expresión de la apertura a matar a las familias de sospechosos de terrorismo.

“En el momento en que salga de aquí, el pueblo estadounidense va a tener una mejor idea de lo que su presidente está haciendo”, dijo Obama. “Su presidente va a tener que ser más responsables de lo que él o ella en otro tiempo habría sido. El mundo, creo, tendrá una mejor idea de lo que estamos tratando de hacer y lo que representamos. Y creo que todo eso va a servir al pueblo estadounidense para bien en el futuro”.

Pero la medida de transparencia existente que Obama promociona como un ejemplo en la entrevista – la liberación de la administración de su recuento sobre las víctimas civiles de los ataques con aviones no tripulados en Yemen, Pakistán y Somalia – fue visto por muchos en la comunidad de derechos humanos como una farsa, en gran parte porque que apuntaban a una cifra de muertos muy inferiores la de tantos observadores externos.

La liberación, hecha pública el viernes por la tarde del fin de semana del Cuatro de Julio, informó que entre 64 y 116 civiles murieron durante los dos mandatos de Obama. La Oficina de Periodismo de Investigación, a comparación, ha estimado que entre 492 y 1,077 civiles han muerto por ataques aéreos durante los ocho años de la presidencia de Obama.

Y preguntas críticas sobre esas operaciones siguen sin respuesta, tales como las circunstancias que condujeron a la muerte de Momina Bibi, de 68 años de edad, abuela paquistaní muerta en un ataque aéreo de octubre de 2012; o la razón del ataque que se llevó la vida de Salim Ahmed bin Ali Jaber, un imán anti-Al Qaeda en Yemen el mes anterior; o la historia completa de cómo las fuerzas estadounidense llegaron a apuntar a un convoy de boda, también en Yemen, un año más tarde, matando a 12 personas.

Esas preguntas siguen sin respuesta, en parte porque cuando el gobierno publicó el informe de víctimas civiles, lo hizo sin detallar un solo incidente específico en el que se confirmará la muerte de civiles – excluyendo toda posibilidad para el seguimiento o la rendición de cuentas públicas para estas operaciones. (Ver la serie de Intercepción Los papeles de aviones no tripulados, que describen los documentos militares secretos que expusieron el funcionamiento interno de las guerras con aviones no tripulados de Obama).

Es más, los cambios alarmantes que Obama describe como en el horizonte ya están aquí.

“Lo que es tan interesante es que el presidente Obama reconozca el problema – de que los futuros presidentes tendrán la facultad de matar a nivel mundial, así como en secreto. Lo que no reconocen es la cantidad de lo que su papel en su administración tuvo que hacer para ver esto como una normalidad extraña, “Nauseen Shah, director de seguridad nacional y los derechos humanos de Amnistía Internacional, dijo a la intercepción.

“Hay algo de extraño en la persona que muchos dicen que muy responsable de esta situación de hecho se acusa y se dice que él trató de planear”, añadió Shah. “Los que vamos a quedar con la administración de Obama es un precedente mucho más peligroso de los homicidios globales, secretos que los que empezamos”.

Desde el principio de su presidencia, Obama abrazó fuertemente argumentos legales, incluyendo el “secreto de Estado”, para desviar las investigaciones sobre el uso del gobierno de la fuerza letal en el extranjero; luchó vigorosamente durante años para mantener su justificación para asesinar a un ciudadano estadounidense en secreto; nunca explicó cómo los EE.UU. llegó a matar a ese mismo hijo de 16 años de edad, ese mismo ciudadano estadounidense; y nunca ha obligado a su vez a la agencia de inteligencia de primera clase de responder públicamente por las muertes de civiles no occidentales – de los cuales ha habido muchos – durante una campaña de bombardeo encubierta de ocho años.

En la entrevista de la revista New York, Obama dio a los grupos de derechos humanos y la “izquierda” el crédito para entrar en temas de transparencia en la ejecución selectiva – pero al mismo tiempo indicaron que tenían poco impacto en sus propias decisiones.

“Me alegra que la izquierda me empuja a esto”, dijo Obama. “He dicho a mi personal y a mis jefes conjuntos, lo he dicho en la Sala de Situación: yo no quiero volver a llegar al punto en el que estamos cómodos con la matanza. No es por eso que quería ser presidente, para matar gente”.

Chris Anders de la Unión Americana de Libertades Civiles, dijo que no estaba impresionado por el propio sentido de la moderación de Obama. “El presidente ha dejado muy amplias reivindicaciones de autoridad ejecutiva para ordenar ataques letales lejos de los campos de batalla tradicionales. Incluso si él ha instituido algunos procesos, y algunos niveles menores de transparencia – tales como los niveles agregados de víctimas – todavía hay un muy amplio poder casi sin controles significativos en él”.

(Este artículo fue editado para ajustarse al espacio).

https://theintercept.com/2016/10/03/obama-worries-future-presidents-will-wage-perpetual-covert-drone-war/