Tuesday - Dec 11, 2018

Nuevo estudio prueba que los alimentos orgánicos son más sanos y nutritivos


Organic-Fresh_health_online


El análisis más comprensivo que se haya hecho para comparar los alimentos orgánicos con aquellos “convencionalmente” cultivados con pesticidas y fertilizantes sintéticos llegó a la conclusión de que las frutas y verduras orgánicas no sólo son menos tóxicas, sino en realidad más nutritivas que la producción convencional.

A decir de los investigadores, la diferencia entre los productos orgánicos y los productos convencionales fue tan notoria al grado de que el cambio a una dieta orgánica equivale a añadir dos porciones de frutas y verduras a la dieta diaria.

“Lo que resulta crucial e importante de esta investigación es que derroca el mito de que los métodos de cultivo no afectan la calidad de los alimentos que ingerimos”, expresó Helen Browning, directora ejecutiva de Asociación de Suelos, quien no formó parte del estudio.

Pero los resultados fueron minimizados en las noticias, que citaron nutriólogos prominentes que minimizaban las diferencias nutricionales encontradas e ignoraron por completo la cuestión de los pesticidas.

Diferencias significativas

El estudio de pares comparativos fue fundado por la Unión Europea y el Trust Sheepdrove, dirigido por un equipo de investigación internacional y publicado en British Journal of Nutrition. Los investigadores analizaron 343 estudios por pares anteriores de diferentes países que habían medido las diferencias entre la fruta, la verdura y los granos orgánicos y los convencionales. Es el meta-análisis más amplio sobre el tema que se haya efectuado.

Los investigadores encontraron que hay una diferencia estadística significativa en el contenido nutritivo de los productos orgánicos y los productos convencionales, ya que las frutas y verduras orgánicas contienen entre 19 y 69 por ciento más antioxidantes que sus contrapartes convencionales.

Aunque aún no se han realizado estudios que contemplen las diferencias de salud a largo plazo entre aquellos que siguen una dieta sobre todo orgánica y aquellos que poseen una dieta convencional, los investigadores señalan que los antioxidantes como los que se encuentran en altas concentraciones en los alimentos orgánicos “han sido previamente asociados con la reducción de riesgo de enfermedades crónicas, incluyendo trastornos cardiovasculares, neurovegetativos y ciertos tipos de cáncer”.

Los niveles más altos de antioxidantes que se encontraron equivalen a la proporción  de “una a dos de las cinco raciones de frutas y verduras que se recomienda consumir diariamente”, escribieron  los investigadores, “y serán por tanto significativos en términos de la nutrición humana, si se confirma la información que asocia estos [compuestos]  a los beneficios de salud relativos al aumento del consumo de fruta, verdura y granos integrales”.

Además de los beneficios nutricionales, los investigadores también encontraron que los productos y granos convencionales son cuatro veces más propensos a contener residuos de pesticidas que los productos orgánicos, y también contienen concentraciones altamente significativas del metal pesado cadmio. Estas diferencias también fueron significativas a nivel estadístico.

“Este estudio demuestra que elegir alimentos producidos bajo estándares orgánicos puede conducir a un aumento en la  ingestión de los deseados antioxidantes nutritivos y reduce la exposición a metales pesados tóxicos”, dijo el autor principal Carlo Leifert, de la Universidad de Newcastle. “Esto constituye una aportación importante a la información  de que disponen comúnmente los consumidores, la cual ha sido hasta ahora confusa y conflictiva.”

Nutriólogos de pocas miras contraatacan

Los medios calificaron los resultados del estudio como controversiales y citaron a nutriólogos escépticos de los resultados. Las críticas al estudio se centraron sobre todo en sembrar dudas respecto a los beneficios de los antioxidantes para la salud, o expresaron preocupación de que alentar a las personas a comer productos orgánicos podría  (debido a la diferencia de costos) conducirlas a reducir el consumo total de frutas y verduras.

“A fin de cuentas todos necesitamos comer más frutas y verduras, independientemente de si son o no orgánicas, para formar parte de una dieta sana y balanceada, la cual ayudará a proteger la salud”, dijo Alison Tedstone, director nutriólogo de Salud Pública de Inglaterra.

Por mucho, estas críticas han ignorado los hallazgos de que los alimentos orgánicos tienen también niveles más bajos de pesticidas y metales pesados, si bien se sabe que algunos pesticidas se acumulan en el cuerpo humano causando serios problemas de salud, incluso en concentraciones muy bajas.