Thursday - Jun 20, 2019

Nueva ley obligará a los propietarios de automóviles híbridos y eléctricos a pagar tarifas para compensar el gas que no compran


marvinphotonew_editorial2

NOTA DEL EDITOR

Queridos lectores:

Estaba, y todavía estoy, feliz de haber encontrado el auto perfecto para mi hermana Juana, quien gastaba casi $100 por semana, manejando unas 100 millas por semana en su viejo Ford Taurus de 6 cilindros. Sentía pena por ella, pues como ganadora de un salario mínimo, ello se había convertido en una verdadera dificultad para ella. Ahora está manejando el mismo número de millas, pero está gastando sólo una fracción de lo que gastaba antes.
Pero al leer el artículo a continuación, escrito por Matt Agorist, solo espero que nuestro gobierno de California, que tiene hambre y sed de dinero, no siga el camino de otros estados: que penalice a los conductores de autos híbridos por no pagar el impuesto a la gasolina que el gobierno ha estado acostumbrado robar a sus ciudadanos. Esperemos que no ocurra en California, sin embargo, nuestro estado es el estado líder de los EE.UU. que promueve e incentiva el uso de energía limpia. – Marvin Ramírez.

Debido a que los propietarios de automóviles híbridos y eléctricos no pagan lo suficiente en impuestos a los combustibles, el gobierno los obligará a pagar tarifas anuales exorbitantes

por Matt Agorist

Si alguna vez pensó que el gobierno se preocupa por las posibles soluciones a los problemas ambientales, como los autos eléctricos, el siguiente caso en Carolina del Norte demuestra cuán farsa es su “cuidado”. Los legisladores en Carolina del Norte han presentado un proyecto de ley que obligará a los propietarios de vehículos híbridos y eléctricos a pagar tarifas anuales exorbitantes para compensar los impuestos a la gasolina que no están pagando. Este movimiento crea un incentivo negativo para participar en la solución del mercado libre para un medio ambiente más limpio mediante la compra de automóviles eléctricos y de bajo consumo de combustible.

El Proyecto de Ley 446 del Senado obligará a los propietarios de automóviles híbridos y eléctricos a pagar tarifas masivas por el privilegio de conducir estos automóviles en su estado. En la actualidad, el estado ya está robando $130 al año en tarifas a los ciudadanos que conducen automóviles eléctricos, pero la nueva legislación más que duplicaría esa cantidad a $275 para el año 2022 y agregaría autos híbridos a la lista de extorsión. El proyecto de ley incluye un texto que también aumentaría las tasas cada año, debido a la inflación, por supuesto.

Este es incentivo opuesto que otros estados usan para fomentar el uso de tecnología más limpia. Sin embargo, no es exclusivo de Carolina del Norte, ya que otros 19 estados han aprobado leyes similares.

A medida que el mercado libre proporciona soluciones para un medio ambiente más limpio, aquí viene el estado para asegurarse de que puedan reprimirlo.

Como informa The News Observer, el Proyecto de Ley Senatorial 446 fue presentado por Jim Davis y Tom McInnis, republicanos que encabezan los comités de transporte y asignaciones de transporte. El proyecto de ley está diseñado para ayudar a compensar la disminución de los ingresos generados por el impuesto a los combustibles a medida que los autos y camiones obtienen un mejor rendimiento de combustible o no usan nada de combustible.

Según Davis, todo se reduce a “nuestros caminos”.

“En este momento, no pagan ningún impuesto a la gasolina por la compra de electricidad, y están usando nuestras carreteras”, dijo Davis. “Este proyecto de ley pretende brindar paridad para que todos contribuyan con su parte justa a los ingresos del impuesto al gas”.

Según el News Observer, el aumento masivo de las tarifas ha preocupado a los fabricantes de automóviles, según Henry Jones Jr., un abogado que representa a la Alianza de Fabricantes de Automóviles, que incluye a Ford, GM, Fiat Chrysler, Toyota y otros ocho fabricantes de automóviles.

Al crear un incentivo negativo para que los ciudadanos de Carolina del Norte compren autos eléctricos, los legisladores estatales no solo están frenando el crecimiento de la industria de consumo eficiente de combustible, sino que también están desalentando una solución de mercado libre para un medio ambiente más limpio.

“Si estamos tratando de alentar a más vehículos eléctricos, parece que esa tarifa es un poco más de lo que debería ser”, dijo la senadora por Carolina del Norte, Joyce Waddell.

Otros legisladores no están de acuerdo y dicen que si tienen que pagar un impuesto sobre el combustible para conducir a sus consumidores de gasolina, entonces los conductores de vehículos eficientes en el consumo de combustible también deben subir la marcha para conducir en sus carreteras.

“En las carreteras en las que viajan causan tanto problema como mi camioneta”, dijo el senador de Carolina del Norte, Bill Rabon. “Estoy pagando 36 centavos por galón para viajar en esa carretera, y es justo que paguen una cantidad igual”.

Naturalmente, los defensores de este proyecto de ley no tienen en cuenta los costos externos de los motores de combustión que todos pagan. Y, en gran parte debido a los subsidios del gobierno y los privilegios especiales otorgados a los contaminadores masivos por el estado, los costos reales de los combustibles fósiles, que todos pagan sin elección, son mucho mayores.

Algunos de estos costos externos son fáciles de ver, como el smog, la contaminación y la degradación de la tierra. Pero otros no son tan fáciles de ver como los costos del asma y el cáncer. Lamentablemente, esta es un área en la que los costos totales no están representados en los precios del mercado debido al hecho de que muchos de los contaminadores más grandes del mundo tienen permiso para degradar el medio ambiente por agencias gubernamentales como la EPA.

En una corporatocracia, esperaríamos que nada menos que una agencia reguladora tenga una puerta trasera para que las empresas saquen la salud humana y ambiental con fines de lucro.

Un ejemplo de este privilegio para los contaminadores es la Ley de Control de Sustancias Tóxicas (TSCA, por sus siglas en inglés) que se aprobó en 1976 y fue administrada por la EPA. Es la principal puerta de entrada para la introducción de productos químicos en el mercado. Se supone que la TSCA debe proteger a los estadounidenses del “riesgo irrazonable para la salud o el medio ambiente”, pero gracias a la disposición de secretos comerciales se nos niega información sobre el 65 por ciento de los productos químicos que se han introducido en los últimos 27 años.

Como los legisladores de todo el país presionan para imponer impuestos a aquellos que eligen una solución de libre mercado para la contaminación, haríamos bien en recordar que todos los costos ocultos debidos a sus privilegios especiales y lagunas otorgadas a algunos de los contaminadores más grandes del mundo son pagados por todos nosotros – Lo legislamos o no.