Friday - Sep 21, 2018

No hay otra forma de luchar


BURLINGTON, WA - 11JULY15 - Farm workers and their supporters march to the office of Sakuma Farms, a large berry grower where they went on strike in 2013.  They are demanding that the company bargain a contract with their union, Familias Unidas por la Justicia.  They have organized a boycott of Driscoll's, the giant berry distributor, accusing it of being responsible for the violation of their labor rights at Sakuma, since the company buys all the Sakuma blueberries the workers pick.  The workers are indigenous migrants from Oaxaca, in southern Mexico.

Copyright David Bacon

El boicot liderado por trabajadores agrícolas de bayas de Driscoll

por Felimón Pined
Entrevistado por David Bacon

Felimón Pineda es vicepresidente de Familias Unidas por la Justicia, el sindicato independiente de trabajadores agrícolas en el estado de Washington. Fue uno de los delanteros originales cuando se organizó la unión en el 2013. El sindicato, junto con la unión de los trabajadores en huelga de la granja en Baja California, México, ha organizado un boicot en las bayas de Driscoll, la empresa de bayas más importante del mundo.

Exigen de Driscoll asumir la responsabilidad de las condiciones y violaciones de los derechos laborales por parte de los productores que venden dichas bayas. Piñeda describe la vida de un trabajador agrícola que produce bayas de Driscoll, y su propia historia que lo puso en los campos del estado de Washington. Él contó su historia a David Bacon durante una entrevista en Linden, Washington.

Nuestra ciudad en Oaxaca es Jicaral Coicoyán de las Flores. Hablamos mixteco bajo. Tengo 33 años de edad, pero me fui a una edad muy joven. En 1996 llegué a San Quintín [en Baja California] con mi hermano mayor. Después de cuatro noches en Punta Colonet, encontramos un lugar para alojarse en un campamento. Había un montón de cabinas para las personas que permanecían allí durante seis meses. Teníamos planeado volver a Oaxaca después, pero habiendo estado allí durante seis meses no teníamos más dinero. Todos estábamos trabajando – mi hermana, mi hermano mayor, su esposa, sus dos hijos y yo – todos recogíamos tomates y pepinos para tener algo que comer. No había baño en el lugar. La gente iba al baño en los tomates y los chiles. Los niños también.

Otro hombre que vivía allí, que hablaba de otro dialecto mixteco, nos alquiló una pequeña casa. Era una habitación, muy pequeña. Estuvimos allí un año. Llegábamos a casa a las cinco de la tarde y los niños comían su comida fría porque no podíamos hacer la comida en la estufa. Entonces mi hermano dijo que deberíamos comprar una parcela entre todos nosotros, para tener un lugar donde vivir. Así que hicimos un solo pago, y luego otro. Mi hermano sigue viviendo allí, y sus hijos han crecido ahora. Su hijo mayor tiene 22 o 23. Mi sobrina ahora tiene niños.

En Punta Colonet, la vida era muy dura. El trabajo fue siempre mal pagado. Había que trabajar mucho por muy poco. En 1996 el salario era de 45 pesos. En 2002 trabajé tres meses allí de nuevo, y en 2005 trabajé casi un año. Los patrones pagan alrededor de 100 pesos. Pero la comida era más barata entonces. La Maseca [harina de maíz] [costaba 55 pesos]. No estábamos viviendo bien, pero ganábamos lo suficiente para pagar. Los refrescos costaban cinco pesos. Ahora cuestan 12 pesos.

He vivido en Punta Colonet dos años, y luego, debido a nuestra gran necesidad, tuve que empezar a venir a los EE.UU… Trabajé con tomates en la Florida, donde hacía mucho calor. Era un trabajo muy duro, porque tienen un tráiler para los tomates, y yo no alcanzaba. Usted tiene que levantar el cubo lleno de tomates de unos nueve pies. La persona en el remolque lo agarra y lo vacía, y luego se lo devuelve. No podía hacerlo, y yo tenía que hacer algo, el cubo pesa más de 30 libras. Fue muy difícil, pero hice ese trabajo por un año y medio. En San Quintín Recogí tomates también, pero no fue tan duro.

Recientemente, hemos visto que el movimiento crece en San Quintin – la Alianza de Organizaciones Nacional Estatal y Municipal por la Justicia Social. Están para defender al pueblo. Para mí, es muy importante que haya alguien dispuesto a defender a la gente. Los partidos políticos no están interesados en lo que nos está pasando en el trabajo. No sé cómo se inició la Alianza, pero he oído que está sufriendo una gran cantidad de amenazas por parte de las empresas, las amenazas por parte del gobierno. Los ricos y los patrones han comprado el gobierno. Ellos pagan a la policía, que luego le disparan a la gente. No importa si son mujeres o niños. Eso es lo peor que he visto en el Valle de San Quintín.

En algún momento en el futuro, volveré a México. Con las amenazas recibidas, que podrían afectarme a mí también. Por esa razón estoy muy agradecido por el movimiento que han organizado. Por mi parte, quiero enviar un saludo a todos los líderes en San Quintín. En el 2013 los hermanos Sakuma aquí en el estado de Washington nos amenazaron también, debido al movimiento que organizamos. Nos amenazaron con la policía y contrataron a los consultores y los guardias. Su propósito era deshacerse de nuestra unión. Gracias a la unión que hemos organizado aquí, Familias Unidas por la Justicia, que se mantuvo firme, la empresa no fue capaz de deshacerse de nosotros. Seguimos luchando.

Es por eso que estoy tan interesado en la lucha que está pasando en el Valle de San Quintín. Cuando oí que habían ido a la huelga hablé con mi hermano y le pregunté por el número de teléfono de la estación de radio allí. Luego hablé con ellos y nos dieron el número de Bonifacio Martínez de la Alianza, para que pudiéramos comunicarnos con los líderes.

Parece que llegaron a un acuerdo sobre los salarios. Pero después consiguieron una respuesta del gobierno el año pasado, entiendo que el gobernador se retractó de su palabra, y lo mismo hicieron los Jefes. Así que luego comenzaron a boicotear Driscoll, la compañía que distribuye una gran cantidad de bayas de San Quintín. Ha sido difícil mantener la comunicación, pero no hemos perdido el contacto. Para leer el artículo completo, visite:

http://davidbaconrealitycheck.blogspot.com/2016/08/no-other-way-than-to-struggle.html.