Saturday - Oct 20, 2018

Nace un nuevo sindicato de trabajadores agrícolas


MOUNT VERNON, WA - 15JUNE17 - Members of Familias Unidas por la Justicia vote to ratify a contract negotiated with Sakuma Brothers Farms after four years of strikes and boycotts.

Copyright David Bacon

Los obreros indígenas de Oaxaca obtienen un sindicato en el noroeste del Pacífico

por David Bacon

Las hamburguesas de Bob y Brew, una hamburguesa en la salida de la autopista Cook Road en la Interestatal 5, a unas dos horas al norte de Seattle, no parecen un lugar donde los trabajadores agrícolas del Noroeste del Pacífico pueden cambiar sus vidas y mucho menos hacer algo de historia. Pero el 16 de junio, media docena de hombres en ropa de trabajo reunieron mesas con asientos en la zona de Bob, al aire libre. Danny Weeden, gerente general de Sakuma Brothers Farms, se unió a ellos.

Después de intercambiar saludos corteses, Weeden abrió cuatro carpetas y entregó copias de un contrato de trabajo que había tomado 16 sesiones de negociaciones llevar a cabo. Como las páginas de la firma fueron pasadas abajo de las tablas, cada persona firmó. Weeden recogió su ejemplar y se marchó; Los obreros permanecieron el tiempo suficiente para animar y tomar fotos con los puños en el aire. Luego también se fueron.

Fue un final tranquilo para cuatro años de huelgas y boicots, en los cuales estos trabajadores habían organizado el primer sindicato de trabajadores agrícolas en los Estados Unidos en un cuarto de siglo-Familias Unidas por la Justicia (FUJ).

El sindicato en sí no será como la mayoría de los demás. En la reunión de ratificación celebrada la noche anterior, muchas de las personas se fueron al salón del monte. La Iglesia Unitaria de Vernon habló entre sí en Mixteco o Triqui. Los miembros de Familias Unidas por la Justicia vienen originalmente de las ciudades de Oaxaca y el sur de México, donde la gente habla lenguas indígenas que tenían siglos de antigüedad cuando los españoles colonizaron las Américas.

“Somos parte de un movimiento de pueblos indígenas”, dice Felimon Pineda, vicepresidente de FUJ. Un inmigrante de Jicaral Cocoyan de las Flores en Oaxaca, dice que organizar el sindicato es parte de una lucha contra la discriminación que sufren los indígenas en México y Estados Unidos: “A veces la gente nos ve como muy bajos. El derecho a ser humano es el mismoL.

Según Rosalinda Guillén, directora de Community2Community, una organización de apoyo que ayudó a los trabajadores a organizarse, “La cultura indígena juega un papel importante, especialmente el proceso de toma de decisiones colectivo de la gente. Los fuertes lazos culturales y lingüísticos dan al sindicato una gran fuerza.“

Sakuma Brothers Farms contrata a cerca de 450 trabajadores cada año para recolectar sus fresas y arándanos de junio a octubre, en sus campos de Burlington y Mt. Vernon, Washington. Alrededor de la mitad vive en el área local, y la mitad se acerca al norte para la temporada de recolección de Santa María, Madera, Livingston y otras ciudades trabajadoras agrícolas en California. Los migrantes del sur viven en los campos de trabajo de la compañía durante la duración del trabajo.

Casi todos los trabajadores de Sakuma llegaron de México hace años, y han estado viviendo en los Estados Unidos desde entonces.

Casi todos los trabajadores de Sakuma llegaron de México hace años, y han estado viviendo en los Estados Unidos desde entonces. Dependen de este trabajo de temporada recolectando bayas para una gran parte de sus ingresos anuales.

En 2013, los trabajadores se enojaron por una baja tasa de piezas y malas condiciones en los campos de trabajo, y protestaron a los gerentes de la empresa. Uno de ellos fue despedido y se le dijo que abandonara el campamento donde vivía su familia. El resto de los trabajadores de la empresa detuvo la cosecha para recuperar su trabajo y su vivienda. En las semanas que siguieron, comenzaron a negociar con los propietarios de la granja, la familia Sakuma.
Eligieron un comité para hablar por ellos, que se convirtió en el núcleo de Familias Unidas por la Justicia.

En el transcurso de las negociaciones, los trabajadores descubrieron que la compañía había reclutado a 78 trabajadores en México y los trajo a Estados Unidos bajo el programa de visas H2A. Estos trabajadores contratados sólo podían trabajar para el empleador que los reclutaba y sólo podían quedarse por la duración de un contrato de trabajo limitado a varios meses, después de lo cual tenían que regresar a México.

“En 2013, los salarios de los trabajadores de H2A eran $12 por hora, y nuestros salarios eran $9.37”, dice Ramón Torres, uno de los huelguistas originales. “Cuando descubrimos eso, nuestra primera demanda fue que recibiéramos el mismo sueldo”.

Bajo las reglas del programa H2A, los empleadores tienen que demostrar que no pueden encontrar trabajadores en los Estados Unidos antes de que puedan contratar trabajadores contratados en el extranjero. Después de que la temporada de recolección 2013 terminó, Sakuma Farms envió cartas a los trabajadores involucrados en los paros de trabajo, diciendo que habían sido terminados por falta de trabajo. La granja entonces aplicó al Departamento de Trabajo para que los visados trajeran 479 trabajadores-suficiente para reemplazar a toda su fuerza de trabajo.

Torres llama a esto un momento decisivo para los trabajadores, cuya respuesta a la solicitud de visas de Sakuma fue brillantemente efectiva. “Escribimos cartas para demostrarle al gobierno que estábamos listos para trabajar Cuando la gente oyó que la compañía estaba diciendo que no podían encontrar trabajadores, todos firmaron la carta, todos nosotros, llenamos 489 cartas”.

Después de que los miembros del sindicato y los partidarios entregaron las cartas en las oficinas del Departamento de Trabajo en San Francisco, Seattle, Washington, D.C. y Chicago, la compañía retiró su solicitud. Sin los trabajadores H2A para recolectar las bayas, se vio obligado a volver a contratar a los huelguistas para la temporada 2014. “Eso hizo que nuestros miembros fueran aún más fuertes en su apoyo al sindicato”, dice Torres. “Todo el mundo comprendió entonces que la compañía quería reemplazarnos, y que necesitábamos un sindicato para protegernos a nosotros mismos. Eso facilitó nuestra lucha”.

Este artículo fue cortado para caber en el espacio. Para ver el artículo completo, visite:

Http://davidbaconrealitycheck.blogspot.com/2017/06/a-new-farm-worker-union-is-born.html