Saturday - Oct 21, 2017

Miles de millones fueron desviados con compañías protegidas


juan_manuel_portal_HL copy

Investigación revela fraude masivo por agencias federales

Recopilado por México News Daily

Once agencias federales desviaron más de 3,400 millones de pesos (US $192 millones) de fondos del gobierno a través de compañías blindadas e ilegales entre 2013 y 2014 en un fraude masivo que sumó más de 7,600 millones de pesos (US $426 millones), según una investigación conjunta de un organismo digital periódico y un grupo anti-injerto.

Publicado bajo el título de The Master Fraud, la investigación de Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, (Mexicans Against Corruption and Impunity) encontró que los contratos ilegales por valor de más de 7.6 mil millones de pesos fueron emitidos durante el período y el destino final de más de 3.4 mil millones de pesos de la cantidad se desconoce, aunque los bolsillos de los funcionarios del gobierno son los principales sospechosos.

Más de 50 funcionarios están implicados en la estafa.

Se emitieron contratos a 186 empresas, pero solo 58 de ellas existen o se han establecido de conformidad con la ley, según la investigación, el resto son empresas concubinas o con irregularidades que incluyen no tener dirección, nunca haber sido registradas o simplemente no existe en absoluto.

En efecto, 128 empresas que no existían o no tenían la capacidad de realizar el trabajo que supuestamente habían contratado para recibir fondos públicos. Un ejemplo fue una compañía que supuestamente vendía zapatos recibiendo un contrato de varios millones de pesos para rediseñar el sistema de servicio al cliente de la seguridad social para los trabajadores del gobierno.

Otro elemento del fraude fue el uso de las universidades para canalizar los fondos.

Los cargos de la investigación que más bien que dando el dinero directamente a las compañías fantasmas, estaba malversando a través de ocho universidades públicas que fueron presumiblemente contratadas para proporcionar servicios. Bajo la ley mexicana, las universidades están exentas del proceso de licitación competitiva generalmente requerido para los contratos gubernamentales.

Sin embargo, aunque en teoría es legal contratar a las universidades para que presten servicios, en los casos investigados no hicieron nada aparte de pasar el dinero después de tomar su corte o “comisión”.

Las universidades involucradas en la estafa incluyeron la Universidad Autónoma de México, la Universidad Autónoma del estado de Morelos y cinco universidades de Tabasco. Juntos, lograron un poco más de mil millones de pesos en comisiones de los 73 acuerdos que firmaron con agencias federales.

El resto de los más de 7,600 millones de pesos se utilizaron para contratar servicios a precios inflados.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), el banco de desarrollo Banobras y la petrolera estatal Pemex fueron los peores infractores.

Emilio Lozoya, de CEO de Pemex, ya está envuelto en un escándalo de corrupción de la firma brasileña Odebrecht. El ex jefe de Banobras, Alfredo del Mazo, está a punto de asumir como gobernador del estado de México después de ganar la elección en junio.

Sedesol, encabezada por la actual secretaria de Desarrollo Agrario, Rosario Robles, ha sido sometida a un escrutinio particular porque los fondos desviados se habrían utilizado para programas sociales para ayudar a las personas más empobrecidas y vulnerables del país.

Otros organismos implicados son la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Secretaría de Economía (SE), entre otros.

La investigación extensa condujo a las dos organizaciones, a seis estados en donde las compañías shell supuestamente estaban basadas. Para establecer sus alegaciones, hicieron más de 500 solicitudes de información, revisaron miles de documentos, realizaron más de 100 entrevistas y visitaron más de 100 direcciones de supuestas compañías y accionistas.

Sus conclusiones son apoyadas por la Oficina del Auditor Federal (ASF), que de hecho ha advertido desde 2013 que las agencias gubernamentales estaban violando la ley al contratar universidades por servicios que no eran capaces de proporcionar.

El Auditor en jefe, Juan Manuel Portal dijo que “es un claro acto de corrupción” y “es un mecanismo no sólo para el desvío de fondos, sino para la desaparición de los recursos públicos”.

Dijo que los jefes de las agencias culpables son responsables incluso si no firmaron los acuerdos que permitieron la desviación de fondos. Portal instó a los jefes de las agencias a no permitir que otros funcionarios firmaran en cantidades tan grandes de dinero público, ya que son los únicos responsables de ello.

Dijo que las sanciones deben ser impuestas a las agencias responsables y que deben cumplir con los requisitos establecidos. También dijo que no hay justificación para la complicidad de las universidades y que las autoridades también deben emprender acciones legales contra ellas.

La ASF ya ha presentado 15 denuncias ante la Procuraduría General de la República (PGR) relacionadas con la desviación de fondos, pero las agencias federales han continuado con el plan.

Animal Político y MCCI afirman que la cantidad de fraude podría ser mucho mayor. El gobierno federal ha firmado 2,061 acuerdos por un total de más de 31,600 millones de pesos con universidades desde 2010, cuando Felipe Calderón, quien presentó el plan, fue presidente.

Las autoridades dicen que están investigando las reclamaciones de fraude.

Fuente: Animal Polític (sp)