Sunday - Oct 21, 2018

México: Las fuerzas de seguridad en Baja California Sur no estaban preparadas, y todavía no lo están


policia_HL

Estado indefenso contra el crimen violento

por Mexico News Daily

Cuando el crimen violento comenzó a aumentar en Baja California Sur en 2014, las fuerzas de seguridad del estado no estaban preparadas para combatirlo, dejándolos prácticamente indefensos frente al flagelo.

Esa es la opinión compartida por los analistas de seguridad, la sociedad civil y las autoridades estatales y federales, todos los cuales reconocen que las mismas deficiencias de seguridad también facilitaron que las bandas criminales establezcan una presencia en el estado.

Un funcionario de seguridad de la capital estatal, La Paz, que habló ante el diario El Universal bajo condición de anonimato, dijo que la policía del estado sigue siendo ineficaz e insensible a los delitos violentos.

“Nuestra policía no sabe cómo manejar una confrontación. La policía de La Paz no sabe a qué disparar, cómo esconderse, cómo proteger a las personas o cómo acordonar un área para brindar apoyo”, dijo.

“Si hay un choque. . . la policía simplemente no va a llegar, los dejará, porque no saben [qué hacer], no han tenido ningún programa de entrenamiento continuo en respuesta, prevención e investigación [del crimen]”, agregó.

Según la organización no gubernamental Causa en Común, la policía en Baja California Sur está rezagada respecto de las fuerzas en todos los demás estados del país en términos de capacitación y profesionalismo.

En un estudio publicado en noviembre, la organización señaló las deficiencias de la academia de policía del estado, incluida la ausencia de un campo de tiro, pista e instalaciones para llevar a cabo entrenamiento táctico.

El gobernador del estado, Carlos Mendoza, se comprometió a tener una nueva instalación completa para fines del año pasado, pero aún no se ha materializado.

Además, Causa en Común dijo que los reclutas de la policía habían revelado que tenían que pagar sus uniformes y otros gastos de sus propios bolsillos y que sus superiores a menudo los enviaban a recados personales.

Después de que dos grupos criminales se enfrentaron en un tiroteo en el estado que dejó tres muertos en julio de 2014, la población local dejó inmediatamente en claro dos cosas: el crimen organizado se había infiltrado en el estado y la policía estatal y municipal no estaban preparados para enfrentarlo.

Las estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública confirman esos temores iniciales.

Hubo 126 homicidios en el estado en 2014, pero ese número casi se duplicó a 226 el año siguiente. La cifra llegó a 281 en 2016 antes de aumentar a un total de 701 asesinatos el año pasado. Solo Colima registró una mayor tasa de homicidios per cápita en 2017.

El número de homicidios ha aumentado tan dramáticamente desde 2014 que se tuvo que construir un nuevo cementerio en La Paz.

Pero aunque el creciente problema de violencia era claro para los ciudadanos, las autoridades reaccionaron con lentitud y no fue hasta noviembre de 2016 cuando las primeras fuerzas tácticas y de inteligencia federales llegaron a La Paz.

Durante una visita a Baja California Sur el mismo mes, el entonces secretario de interior, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que el estado prácticamente había comenzado desde cero en términos de su respuesta a los niveles crecientes de crímenes violentos.

“No había una agencia contra los secuestros, no había ningún lugar para entrenar a la policía, se pensó que nunca pasaba nada en La Paz y que nunca pasaría nada”, dijo en ese momento.

Finalmente, el mes pasado, el Comisionado de Seguridad Nacional Renato Sales anunció que se desplegarían 5.000 oficiales adicionales de la Policía Federal en “ciudades clave” del país, incluidos los populares destinos turísticos de Los Cabos y La Paz.

Sin embargo, el director del Observatorio Nacional de Ciudadanos enfatizó que la presencia de fuerzas federales no resolvería el problema solo.

Francisco Rivas también dijo que la organización había advertido a las autoridades desde 2014 de una inminente crisis de seguridad, pero no atendieron la advertencia e implementaron una estrategia de seguridad que funciona.

Agregando a los problemas de Baja California Sur, hay una escasez de investigadores de la escena del crimen para resolver casos y los servicios de emergencia médica del estado también son muy inadecuados.

Grupos de voluntarios o empresas privadas responden al 90 por ciento de las llamadas de emergencia que se realizan en el estado y el gobierno estatal solo tiene un avión de rescate y solo cinco ambulancias de Protección Civil.

El líder de un grupo de voluntarios que ha estado respondiendo a las emergencias en La Paz desde 1999 atribuyó la situación a la inacción y la apatía de los sucesivos gobiernos.

“Ningún gobierno ha estado preocupado por la atención de emergencia”, dijo Juan Alfonso Lamarque, y agregó que el grupo tiene que hacer su propia recaudación de fondos para cubrir la mayoría de sus costos.

Todas las morgues del estado -con excepción de la de Los Cabos, que fue construida el año pasado- también están desactualizadas y carecen del espacio necesario para hacer frente al creciente número de cuerpos que están recibiendo.
Ante la amenaza que representa el crimen para la economía del estado orientada al turismo, la comunidad empresarial de Los Cabos se comprometió el mes pasado a 140 millones de pesos para construir nuevos cuarteles militares en el popular destino turístico.
Fuente: El Universal (sp)

En otras noticias de México:

La gasolinera Nayarit es propiedad de la comunidad
La comunidad indígena ingresa al mercado minorista de combustibles

No solo las compañías petroleras extranjeras han aprovechado la oportunidad de ingresar al mercado minorista de combustible de México.

Al menos 1.500 residentes de una comunidad indígena en Nayarit unieron sus recursos para abrir la primera estación de servicio propiedad de la comunidad de México.

La comunidad indígena Wixáritari de Santiago Pochotitán, Tepic, comenzó el proyecto en 2012 e inició la construcción de la estación de servicio en 2015. Pero los fondos se agotaron, retrasando su apertura hasta el viernes pasado.

La inversión de 11 millones de pesos (US $ 590,000) se compartió con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, que recaudó 6 millones de pesos, y la comunidad se encargó del resto.

El director de la comisión, Roberto Serrano, dijo que el proyecto beneficiará a 15,000 personas en el área, mientras que el gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría García, pronosticó que esto ayudará a impulsar la economía local.

La estación empleará a 15 personas.

Fuente: El Financiero (sp)