Sunday - Dec 16, 2018

México ha sido pintado en un mar de granate, los colores de Morena


morena_frontpg

El partido que gobernó México ininterrumpidamente durante 71 años es ahora una tercera fuerza debilitada

por Mexico News Daily

En un mar de granates se encuentra una única isla pequeña de azul: Guanajuato, el único estado en México donde Andrés Manuel López Obrador no ganó el voto popular en las elecciones presidenciales del domingo.

El resto del país fue pintado con los colores electorales de Morena, un partido que solo se registró formalmente hace cuatro años, pero que fue el principal buque que llevó a su líder a una victoria arrolladora con el 53 por ciento del voto nacional.

Pronto no solo será la fuerza dominante en la política federal, sino que también tendrá una fuerte presencia en muchas otras partes del país.

Morena y sus aliados políticos – el Partido Laborista (PT) y el conservador Partido de Encuentro Social (PSE) – no solo ganaron la presidencia, sino también una mayoría decisiva en ambas cámaras del Congreso federal, las gobernaciones de cuatro estados y la capital, mayorías congresionales en 12 estados e innumerables cargos municipales y otras alcaldías.

A partir de septiembre, la coalición Juntos Haremos Historia tendrá 303 de los 500 escaños en la cámara baja del Congreso federal y 70 de los 128 en el Senado.
Eso significa que por primera vez en 24 años, el presidente de México tendrá una mayoría legislativa.

La principal oposición del Congreso encabezada por Morena vendrá de la alianza Por el México en el frente, encabezada por el Partido de Acción Nacional (PAN) y nominada por Ricardo Anaya para la presidencia, pero su capacidad para arruinar la agenda del gobierno se verá limitada al tener solo 140 y 38 asientos en las dos casas respectivas.

Más allá del dominio federal, Claudia Sheinbaum de Morena se convertirá en la primera alcaldesa femenina elegida en la Ciudad de México, que a veces se considera el segundo cargo más importante en la política mexicana, mientras que los candidatos de la coalición del partido ganaron las carreras de gobernadores en Morelos, Veracruz, Tabasco y Chiapas. Morena también tuvo éxito en las elecciones para la alcaldía en muchas de las capitales estatales y grandes centros de población del país.

En el estado de México, el partido obtuvo el control de la capital, Toluca, y de al menos ocho municipios que forman parte del área metropolitana de la Ciudad de México, incluyendo Ecatepec, Tlalnepantla, Naucalpan y Texcoco. También ganó las carreras de la alcaldía en 11 de los 16 condados de la Ciudad de México.

Incluso el Atlacomulco del estado de México, el lugar de nacimiento del presidente Enrique Peña Nieto y una cuna política de otros destacados políticos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cayó en manos de Morena.

Culiacán, Morelia, Zacatecas, Oaxaca, Cancún y Chetumal son algunas de las otras capitales de los estados y las principales ciudades donde Morena tuvo éxito electoral.

En el estado natal de Tabasco, López Obrador, Morena ganó carreras por la alcaldía en 15 de los 17 municipios, incluido el Centro, que abarca la capital del estado, Villahermosa.

De los 12 estados donde Juntos Hacemos Historia ganó mayorías congresionales, tres fueron antiguos bastiones del PRI: el estado de México, Colima e Hidalgo.

Volviendo a la carrera presidencial, la candidata al segundo lugar Anaya, que ganó el 22 por ciento de la votación total, solo logró salvar a Guanajuato de la marea Morena de color marrón que barrió México.

Anaya ganó allí por más de 203,000 votos, pero en el vecino Querétaro, su estado natal, AMLO quedó en la cima con más de 61,000 votos.

Y así se desarrolló en los estados de todo el país, tanto en el PAN como en el PRI: la marea Morena no pudo detenerse, demostrando que el apetito por el cambio era real y generalizado.

El nivel de descontento con el PRI gobernante, que ha estado plagado de escándalos de corrupción y aumento de la violencia, está especialmente bien ilustrado por los resultados de las elecciones estatales en Veracruz.

Mientras que el candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade, ganó solo el 16 por ciento de la votación federal, el candidato del partido en el estado de la costa del Golfo tuvo un desempeño aún peor, con solo un 14 por ciento.

Además, de 30 puestos en juego en el Congreso estatal, el PRI no ganó ninguno.

Debe recordarse que, además de la impopularidad generalizada y generalizada del gobierno federal del PRI, los votantes de Veracruz acaban de salir del gobierno de uno de los gobiernos estatales más corruptos de México en los últimos tiempos, liderado por el ahora preso Javier Duarte.

Ese factor, sin duda, también jugó en el rechazo de los votantes al PRI y su cálido abrazo a Morena.

Sin embargo, en la vecina Tabasco, el candidato del PRI se fue aún peor, ganando solo el 12 por ciento de los votos.

En Ciudad de México, su candidato a la alcaldía, Mikel Arriola, ganó por debajo del 13 por ciento de los votos y en Morelos, donde el ex jugador de fútbol y actual alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, tomó el poder, el candidato del PRI solo pudo juntar alrededor del 6 por ciento.

Ese hartazgo, la sensación de estar harto del status quo, se tradujo en que el PRI no solo perdió la presidencia y las dos gobernaciones estatales, sino que también se redujo a un tercer poder débil en el Congreso federal con la coalición que encabeza ganando solo 63 asientos en la cámara baja y 20 en el Senado.

No puede haber ninguna duda de que se ha producido un cambio importante en la política mexicana.

El partido que gobernó México ininterrumpidamente durante 71 años hasta el año 2000 y que fue sinónimo de poder político en gran parte del siglo XX es ahora una tercera fuerza debilitada cuya influencia a nivel federal ha sido usurpada por Morena.

Si bien no hay duda de que una serie de factores contribuyeron a la caída de la gracia del PRI, quizás una de las razones, con la que el nombre del partido también ha sido demasiado a menudo, supera a todos los demás: la corrupción.

Fuente: Excelsiór (sp), El Financiero (sp), Milenio (sp).