Monday - Nov 19, 2018

Mensaje de despedida de Ron Paul a Estados Unidos: Abracen a la libertad o enfréntense a la auto-destrución – Parte 5


por Marvin J. Ramirez

Marvin J. RamirezMarvin J. Ramirez

NOTA DEL EDITOR: Queridos lectores: Les presento un discurso memorable, el que considero que es el discurso del siglo. Está hecho por un hombre quien creo tiene la mayor convicción respecto de la libertad de todas las personas que conozco. Este hombre es el Congresista Ron Paul, quien dejará el Congreso tras 36 años. Mike Adams, editor de Natural News, se tomó el tiempo de transcribirlo. Como el texto resultó demasiado largo, El Reportero lo publicará en distintas partes durante varias semanas. Espero que lo disfrute y vea por usted mismo cómo la visión de este hombre saca a la luz la corrupción de nuestro sistema político, con la esperanza de que todos podamos ayudar a detenerla a tiempo, la destrucción de nuestra República. PARTE 5

El mensaje de despedida de Ron Paul a Estados Unidos: Apéguese a la libertad o enfréntese a la auto-destrucción

por Mike Adams

Se podría decir que el reciente discurso de despedida de Ron Paul es el discurso más importante en la historia norteamericana. El Dr. Paul se refiere a los fatales problemas que Estados Unidos enfrenta, sin tapujos. Este discurso debe ser leído por cualquier persona que quiera entender las verdaderas razones de por qué EE.UU. sigue en un espiral hacia debajo de un fracaso económico y social bajo el interminable crecimiento del Gran Gobierno y la deuda fuera de control.

Acá hay otra parte del texto completo:

La Proliferación de los Crímenes Federales

La Constitución estableció cuatro delitos federales. Hoy en día, los expertos no se ponen de acuerdo sobre el número de delitos federales están ahora en los libros – sitúan el número en miles. Una sola persona no puede comprender la enormidad del sistema legal – especialmente el código tributario. Debido a la mal aconsejada guerra contra las drogas y la expansión federal sin fin del código penal contamos con más de 6 millones de personas en régimen suspensivo correccional, más que los soviéticos nunca tuvieron, y más que cualquier otra nación hoy, incluyendo China. No entiendo la complacencia del Congreso y la voluntad de continuar con su obsesión por la aprobación de más leyes federales. Las leyes obligatorias de sentencia asociadas a las leyes de drogas han agravado los problemas de las cárceles.

El registro federal tiene ahora 75.000 páginas y el código tributario tiene 72.000 páginas, y se expande cada año. ¿Cuándo va a comenzar a gritar la gente: “ya es suficiente”, y demande al Congreso cesar y desistir?

Lograr la libertad Solamente se puede lograr la libertad si se le niega al gobierno el uso agresivo de la fuerza. Si uno busca libertad, se necesita un tipo específico de gobierno.

Para lograrlo, se necesita más que servicio labial.

Hay dos opciones:

• Un gobierno diseñado para proteger la libertad – un derecho natural – como su único objetivo. Se espera que las personas cuiden de sí mismas y rechacen el uso de cualquier fuerza para interferir con la libertad de otra persona. El gobierno se ha dado una autoridad estrictamente limitada para hacer cumplir los contratos, la propiedad de bienes, resolver conflictos, y defenderse contra la agresión extranjera.

• Un gobierno que pretende proteger la libertad pero se le concede poder para utilizar arbitrariamente la fuerza sobre las personas y las naciones extranjeras.

Aunque la concesión de poder muchas veces pretende ser pequeña y limitada, es inevitable que haga metástasis en una política omnipotente. Este es el problema por el cual el mundo ha sufrido a lo largo de los siglos. Aunque debiera estar limitada, no obstante, es un sacrificio al 100 por ciento de un principio que los potenciales tiranos encuentran irresistible.

Se utiliza con fuerza – aunque de forma incremental e insidiosamente.

La concesión de poder a los funcionarios públicos siempre demuestra el dicho que: “el poder corrompe”.

Una vez que el gobierno obtiene una concesión limitada para el uso de la fuerza para moldear los hábitos y planificar la economía, provoca un movimiento constante hacia un gobierno tiránico. Sólo un espíritu revolucionario puede invertir el proceso y negar al gobierno este uso arbitrario de la agresión. No hay zonas grises. Sacrificar un poco de libertad para la seguridad imaginaria siempre termina mal.

El lío de hoy es el resultado de que los estadounidenses aceptaron la opción # 2, aunque los fundadores trataron de darnos la opción # 1.

Los resultados no son buenos. A medida que nuestras libertades se han erosionado, nuestra riqueza se ha consumido. La riqueza que vemos hoy en día se basa en la deuda y la tonta voluntad por parte de extranjeros para tomar nuestro dinero por bienes y servicios. A continuación, nos lo prestarán de nuevo a nosotros para perpetuar nuestro sistema de deuda.

Es increíble que haya funcionado durante todo este tiempo, pero el impasse en Washington para resolver nuestros problemas indica que muchos están empezando a comprender la gravedad de la crisis de la deuda en todo el mundo y los peligros que enfrentamos. Cuanto más tiempo continúe este proceso, más duro será el resultado.

La crisis financiera es una crisis moral Muchos ahora están reconociendo que se avecina una crisis financiera, pero pocos entienden que es, en realidad, una crisis moral.

Es la crisis moral que ha permitido que nuestras libertades se vean menoscabadas y permite el crecimiento exponencial del poder ilegal del gobierno. Sin una comprensión clara de la naturaleza de la crisis, será difícil evitar una marcha constante hacia la tiranía y la pobreza que la acompaña.

En última instancia, el pueblo tiene que decidir qué forma de gobierno quieren, la opción #1 o la opción # 2. No hay otra opción. Afirmar que hay una opción de una “pequeña” tiranía es como describir el embarazo
como un “toque de embarazo”.

Es un mito creer que una mezcla de mercados libres y el gobierno económico de planificacióncentral es un compromiso digno. Lo que vemos hoy es el resultado de ese tipo de pensamiento. Y los resultados hablan por sí mismos.